Debuts bursátiles

Parques Reunidos hace pleno al tres en estrenos por los suelos

El gestor de instalaciones de ocio cede un 4,8% en su primer día en Bolsa

El consejero delegado de Parques Reunidos, Fernando Eiroa, en la salida a Bolsa de la compañía.
El consejero delegado de Parques Reunidos, Fernando Eiroa, en la salida a Bolsa de la compañía.

La avalancha de salidas a la Bolsa española de esta semana, con tres nuevos debutantes, los primeros desde el de Euskaltel en julio del año pasado, ha dejado un mal sabor de boca en el mercado. Las colocaciones de Telepizza, Dominion y Parques Reunidos han implicado la apuesta de 1.300 millones por parte de inversores institucionales, que han registrado pérdidas instantáneas.

El grupo de instalaciones de ocio se reestrenó el viernes con gran inestabilidad, después de haber permanecido fuera del parqué desde 2004, año en que Advent la compró por 170 millones. La subasta de preapertura hizo saltar todas las alarmas al llegar a igualarse las órdenes de compraventa en torno a 8 euros.

La buena noticia es que el desplome fue solo virtual. Después de abrir plano y con Morgan Stanley, el banco encargado de estabilizar el valor, empleándose a fondo, Parques Reunidos cerró en los 14,75 por acción. En el peor momento de la sesión, marcó un mínimo en los 14,1 euros, lo que implicaba una caída del 9%.

El consejero delegado de la compañía, Fernando Eiora, reconoció que no era el mejor momento para salir a Bolsa y que habían tratado de incorporar inversores de calidad. La mayor parte de la demanda fue de fondos estadounidenses y británicos, con la excepción de la familia March, que ha invertido 100 millones para controlar el 8% a través de su holding Corporación Financiera Alba.

PARQUES REUNIDOS 11,50 -1,71%

Telepizza sigue a la deriva y Dominion remonta

El reflujo del reestreno de Telepizza se deja sentir en el mercado. La cadena de comida rápida no solo firmó el peor debut de la historia de la Bolsa española con un retroceso en su primer día cercano al 20%, sino que las órdenes de venta han proseguido después. Su capitalización, de entrada en 780 millones de euros –inferior a los 850 millones que pagaron por ella Permira y Ballvé en 2007–, cierra la semana a menos de 620.

Fuentes del mercado conocedoras de la operación reconocen que el precio de referencia de 7,75 euros por título –ya en la parte baja de la banda orientativa de 7 a 9,5 euros– debió fijarse por debajo. El viernes llegó a caer hasta los 5,8 euros (un retroceso del 25% desde el precio de salida), aunque finalmente cerró sin cambios en los 6,15 euros por título. Los fondos especulativos que habían cubierto el libro de órdenes se han salido a la primera curva: se ha movido ya en torno al 70% de los títulos que salieron a cotizar. UBS, el estabilizador del valor, ha estado tutelando la evolución en Bolsa de Telepizza y ha estado presente en más del 90% de las transacciones, pero no parece haber conseguido su misión.

La evolución de Dominion, bajo el programa de estabilizacion de JB Capital Markets, ha sido más satisfactoria. Tras caer un 5,8% en su primera sesión, el jueves recuperó un 9,7% y se colocó por encima de los 2,74 euros fijados como precio de referencia. El viernes, sin embargo, volvieron las ventas y finalizó prácticamente al precio del debut, en 2,75 euros por acción.

El deslucido estreno del grupo de parques temáticos se ha producido pese a que las expectativas manejadas en un principio establecían su tasación en unos 1.500 millones (20,5 euros por acción) quedaron rebajadas a 1.250 millones (15,5 euros por título), tras disminuir el precio incluso por debajo de la última horquilla, de 16 a 16,5 euros por título.

El pésimo reestreno –el peor de la historia, de hecho– de Telepizza, con un desplome de más del 19% el pasado miércoles, fue decisivo para que empresa, accionistas –Arle controlaba el 72% y ahora se quedará con un 40%– y los bancos coordinadores Deutsche Bank y Morgan Stanley optaran por hacer ese guiño a los inversores. No fue suficiente.

Parques Reunidos ha captado 525 millones de euros para fortalecer su balance y frenar en seco sus gastos financieros. Para ello, reducirá deuda desde los cerca de 1.100 millones netos que tenía en balance a cierre de 2015 a unos 775 y además pagará por ellos un 3,25% de media, cuando hasta abonaba más de un 7%.

La compañía se propone además continuar con su política de crecimiento y tiene en el punto de mira unos 30 activos, pues se guarda unos 300 millones para realizar compras en el futuro inmediato. Tras crecer con fuerza desde 2004 –cerró el año anterior a su exclusión de Bolsa con unas ventas de 87,7 millones y un beneficio bruto de explotación (ebitda) de 19,8– en su ejercicio fiscal concluido en septiembre de 2015 alcanzó unos ingresos de 606 millones, con un ebitda de 195 millones y un beneficio neto de 19,8.

España representa el 23% de los ingresos de la empresa y el máximo ejecutivo de la empresa, Fernando Eiora, recalcó el viernes en la renovada puesta de largo en Bolsa que tienen planes para crecer por todo el mundo. En especial, en “EE UU, Alemania, Reino Unido, Francia y en todos los lados”, sentenció. Y es que Parques Reunidos destinará unos 300 millones de euros en los próximos tres años a compras, ampliaciones y reformas de sus actuales parques. La compañía ya tiene en su punto de mira unos 30 proyectos y según reconoció el viernes su máximo ejecutivo prevé cerrar en breve un proyecto en Reino Unidos de su nueva división de instalaciones localizadas en centros comerciales.

Eiroa también anunció que los beneficios crecerán de forma potente. Solo gracias a la salida a Bolsa, la compañía gastará menos en intereses, que pasarán de 78,1 millones en 2015 a poco más de 51.

La empresa se compromete además a remunerar a sus accionistas con un dividendo que oscilará entre el 20% y el 30% de su resultado neto. El objetivo es que su rentabilidad por dividendo se sitúe en el entorno del 2%.

Parques Reunidos pone el broche a una semana de estrenos decepcionantes, al menos en sus respectivas primeras sesiones, en la Bolsa. Telepizza batió todos los récords con un desplome que rondó el 20%, Dominion se dejó casi un 6% en su primera sesión. Las salidas a Bolsa programadas a lo largo del ejercicio –Telxius, Aernnova y Unicaja, entre otras– deberán analizar su oportunidad.

Precios y debuts forzados al límite

Estreno en Bolsa de Telepizza.
Estreno en Bolsa de Telepizza.

El motivo de salir a Bolsa es crucial. Hay empresas que se ven obligadas a ir al mercado a captar capital para amortizar deuda o facilitar una refinanciación. En otros, los inversores quieren salir a toda cosa. Arle, que hasta el jueves controlaba un 72% de Parques Reunidos, trató de vender la compañía a otras firmas de capital riesgo a finales de 2015. Los precios oscilaban entre los 1.700 y los 2.000 millones de euros, (con deuda), pero el todavía accionista de control –tiene más del 40% del capital– ha optado por refinanciar la empresa. Para ello era necesario captar 525 millones de euros en una ampliación de capital; al tiempo, ha vendido parte de sus acciones.

En el caso de Telepizza, el factor de la madurez en la inversión ha sido clave. Permira llevaba nueve años y necesitaba liberar recursos. Dominion ha sido el debut menos forzado. CIE Automotive no ha vendido ni una acción de su filial, de la que seguirá controlando más del 50%, pero se ha ahorrado tener que inyectarle los 150 millones que ha recaudado de terceros inversores.

Las tasaciones de Telepizza oscilaban entre los 850 y los 1.350 millones de euros, según los departamentos de análisis de los bancos colocadores. Ya cotiza a menos de la mitad de su valoración máxima, pues cerró el viernes con una capitalización de 620 millones de euros. Desde Renta 4, Ángel Pérez recuerda que las comparaciones son complicadas. Por ejemplo, el espejo de Telepizza era, en teoría, Domino’s Pizza, que cotiza en máximos históricos en EEUU. Pero el tamaño la hace muy diferente. Domino’s cuenta con más de 10.000 establecimientos, frente a los 1.311 de Telepizza, y su capitalización ronda los 5.000 millones de euros. Lo mismo ocurre con Parques Reunidos, cuyo principal rival es la británica Merlin Entertainments, con un tamaño muy superior, de 5.600 millones de euros. En la misma tesitura está Dominion (con 450 millones de valor), que tiene de principal comparable a la francesa Spie, con una capitalización de más de 2.600 millones.

La ventana de oportunidad de las empresas para salir ha estado bloqueada por unos mercados turbulentos. En la semana, el Ibex se ha dejado un 2,24%, con el problema global, sobre las dudas del crecimiento, y el nacional, ante la imposibilidad de pactar un gobierno.