Materias primas

Los productores de crudo ganan 32.000 millones con Doha

Ministro saudí del Petróleo, Ali al-Naimi
Ministro saudí del Petróleo, Ali al-Naimi

El fracaso de la reunión de Doha a la hora de alcanzar un acuerdo para estabilizar el mercado de petróleo no ha impedido que los países productores se hayan beneficiado de las negociaciones que sentaron las bases de la reunión. Según los datos facilitados por Bloomberg, las potencias petrolíferas han ganado alrededor de 32.000 millones de dólares con la subida del precio del crudo iniciada con las conversaciones entre Rusia y Arabia Saudí el pasado 16 de febrero, sesión en la que se firmó el preacuerdo de congelación de los niveles de producción que finalmente no se materializó.

Desde esa fecha hasta la celebración de la reunión de Doha, el precio del barril de Brent, referencia en Europa subió un 43%, encareciéndose en 13 dólares, mientras que el West Texas, referencia en Estados Unidos, se anotó un alza del 54%, elevándose en más de 16 dólares. Esta subida de precios permitió que el valor total de la producción de oro negro de Arabia Saudí aumentase en 3.300 millones de dólares mientras que la de Rusia se elevó en 3.700 millones. Incluso los países que no acudieron a la cumbre en Doha, como Estados Unidos y Canadá, se beneficiaron de los efectos indirectos de las negociaciones, toda vez que el valor de su producción de petróleo subió en 3.000 y 1,5 millones de dólares respectivamente.

El acuerdo para congelar los niveles de producción de crudo para estabilizar el mercado no se llevó a buen puerto por el conflicto que Arabia Saudí mantiene con Irán. El país persa, que se libró en enero de las saciones comerciales que restringían sus exportaciones, ha declarado en numerosas ocasiones que no congelará su producción hasta recuperar la cuota de mercado perdida. Pese a ello, las conversaciones para que un nuevo acuerdo se materialice siguen siendo constantes por parte de los países productores, que intentarán un nuevo acercamiento formal en la reunión de la OPEP de junio, a la que también están invitados los países ajenos al cártel que acudieron a la cita en Doha.