Madrid y Barcelona encabezan los incrementos

La vivienda abandona la crisis y los precios subirán un 5% este año

Viviendas en construcción en Madrid
Viviendas en construcción en Madrid

El precio de la vivienda subió un 1,4% entre enero y marzo, según el informe presentado esta mañana por la tasadora Tinsa. Se trata del segundo incremento trimestral consecutivo y certifica, en opinión de Pedro Soria, director de Productos y Diversificación de la tasadora, que este ejercicio será el de la normalización del mercado tras seis de crisis, con correcciones de precios superiores al 50%. “Todos los indicadores están en verde, gracias a que las tres palancas de crecimiento del mercado laboral (PIB, crédito y mercado laboral) están creciendo”, subrayó Soria durante la presentación.

En ese incremento de precios del primer trimestre han tenido un papel relevante Madrid y Cataluña, donde suben ya a tasas superiores al 7% y donde ya se detectan más demanda que oferta en las capitales y en el extrarradio de Madrid. De hecho, los precios crecieron en todos los distritos de Madrid entre enero y marzo, hecho que ya sucedió en Barcelona entre octubre y diciembre de 2015. El estudio también detecta una situación similar en Baleares.

En este contexto, las previsiones de la tasadora apuntan a incrementos del 5% para el conjunto del ejercicio, aunque advierten que la recuperación de precios será desigual y se producirá a distintas velocidades toda vez que el mercado laboral, el crédito o el esfuerzo que tienen que realizar las familias para comprar una vivienda son muy diferentes.

Buena prueba de ello es que los precios están en tasas positivas en diez autonomías y siguen cayendo en otras sietes, mientras que suben en 25 provincias y caen en otras 27. En la división autonómica destaca el avance de precios en Cataluña y Madrid frente a los descensos en Galicia (-3,1) y (-3,5%). Por provincias ya hay seis (Barcelona, Albacete, Madrid, Lleida, Santa Cruz de Tenerife y Gerona), donde los precios suben más del 5%.

Soria subrayó que la incertidumbre en el ámbito político no está afectando al mercado residencial, toda vez que las decisiones que toman los compradores están ligadas a otros indicadores, como el empleo o el crédito. “Los precios están asequibles y la reducción de los costes financieros (el euribor, el indicador de referencia de las hipotecas, está en negativo) hacen que la situación sea propicia para la compra de vivienda, aunque tanto el coste como el precio subirán en el medio y largo plazo”.

Más compras, casas iniciadas e hipotecas

Las estimaciones de Tinsa apuntan a una recuperación de precios impulsada por la mejoría de todos los indicadores del mercado residencial. Jorge Ripoll, director del servicio de estudios de la tasadora, precisó que el mayor incremento se producirá en los visados de inicio de obra, en el que se podrían iniciar hasta 70.000 casas este año. “Supondría un crecimiento entre el 30% y el 40%, pero supone una décima parte del punto más elevado del boom”. Ripoll auguró que las compraventas crecerán en una horquilla entre el 10% y el 15%, lo que aportaría cerca de medio millón de operaciones, mientras que las hipotecas subirán un 20% hasta rozar las 300.000 a final de año.