El selectivo se anota un tímido 0,21%

El Ibex mantiene los 8.800 pese al lastre de la banca y el petróleo

Operadores del parqué de Nueva York.
Operadores del parqué de Nueva York.

El Ibex ha retomado hoy su actividad tras el parón de Semana Santa en una sesión marcada por la volatilidad. El selectivo, que encaraba una jornada con el foco puesto en la conferencia de la presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, ha desviado toda su atención hacia el mercado doméstico, cuando a media mañana Telefónica daba a conocer un cambio de rumbo en el seno de su presidencia. La tercera mayor compañía española por capitalización bursátil anunciaba que su presidente, César Alierta, dejaba su cargo, proponiendo como sustituto a José María Álvarez-Pallete.

Con este relevo, el gigante de las telecomunicaciones devolvía al Ibex a terreno positivo, después de que las ganancias de la apertura se hubieran evaporado lastradas por la nueva caída en el precio del petróleo y por el mal comportamiento registrado por la banca en todo el continente. Sin embargo, tras una apertura a la baja en Wall Street, el selectivo se ha acabado desinflando para cerrar con una tímida subida del 0,21%, hasta los 8.808,3 puntos. Aunque el índice español ha logrado mantener el soporte de los 8.800 puntos que había perdido en su sesión anterior, los estuvo poniendo en peligro durante gran parte de la jornada. Y es que pese al impulso que han dado al parqué compañías como OHL (+4,12%), que había quedado eximida de fraude durante la víspera por las autoridades mexicanas, o Telefónica (+1,48%), después de anunciar el relevo en su presidencia, las caídas en el sector de la banca han acabado copando el protagonismo. Con ello, entidades como Sabadell (-1,51%), CaixaBank (-1,38%), Bankia (-1,37%) o Popular(-1,13%) han terminado por frenar los ascensos en el selectivo.

IBEX 35 9.323,60 0,33%

Pero los descensos en el sector bancario europeo no solo han estado protagonizados por las entidades españolas, sino que han tenido su origen en Italia y Portugal. Pese a haber negado que el BCE lo haya instado a realizar una ampliación de capital, Banca Monte dei Paschi ha vuelto a sufrir la desconfianza de los inversores, lo que la ha llevado a registrar una caída de más del 5% y convertirse en la entidad con peor desempeño en el Viejo Continente. Estos retrocesos han cobrado mayor fuerza en las entidades lusas. El enfriamiento de la compra del portugués BPI por parte de CaixaBank, que tuvo lugar el pasado jueves, ha golpeado a la cotización de la firma lusa, lo que la ha hecho retroceder un 6,8%. Junto con esta, Banco Comercial Portugués también ha cedido más de un 7%, después de que anunciara que sus accionistas votarán una alteración normativa que en la práctica facilitaría la entrada de nuevo capital sin necesidad de convocar una asamblea general extraordinaria.

Esta espiral bajista en el sector bancario ha acabado trasladándose a los parqués europeos, que han cotizado sin rumbo durante la mayor parte de la sesión y han cerrado en signo mixto. Así, el Cac francés se ha anotado un 0,7%, el Footsie británico ha cedido un 0,09%, el Dax alemán ha registrado una subida del 0,3% y el Mib italiano se ha dejado un 0,1%.

La volatilidad que ha imperado en los parqués del Viejo Continente ha venido de la mano del petróleo, que ha vuelto a perder los 40 dólares, además de la proximidad del ajuste de carteras antes del cierre del primer trimestre, que tendrá lugar este jueves.

Pero, a pesar de todos los contratiempos que han sufrido hoy los mercados, los inversores tampoco han querido perder de vista las palabras de Janet Yellen, lo que ha hecho incrementar, aun más, la volatilidad hasta que la presidenta de la Reserva Federal ha salido en escena. Hasta entonces, los índices en Wall Street se han estado moviendo entre las ganancias y las pérdidas. Al cierre de los mercados europeos, el Dow Jones cedía un 0,20%, el S&P se dejaba un 0,10% y el Nasdaq se anotaba un 0,34%.

En el mercado de deuda, la estabilidad ha regresado a todo el continente. La rentabilidad del bono español a 10 años ha caído desde el 1,52% de la última sesión al 1,44%. Por su parte, la prima de riesgo también se ha enfriado hasta los 130 puntos básicos, desde los 134 del pasado jueves.