Los acreedores le dan siete mes más

Abengoa emprende la recta final hacia su rescate

Abengoa confía en tener bien atado su rescate para finales de abril. El grupo de ingeniería solicitó ayer al juez homologar el contrato de espera, que le otorga hasta siete meses de plazo para lograr la adhesión del 75% de sus acreedores al plan de reestructuración, que evitará su entrada en concurso, y que activará su plan de saneamiento.

Planta solar de Abengoa en Sanlúcar la Mayor (Sevilla).rn
Planta solar de Abengoa en Sanlúcar la Mayor (Sevilla). EL PAIS

Abengoa ha logrado salvar los muebles. El grupo de ingeniería presentó ayer ante el juzgado de lo mercantil número dos de Sevilla que tramita su preconcurso el apoyo de los acreedores con más del 75% de la deuda financiera para lograr así sellar el contrato de espera, denominado standstill en jerga inglesa.

La empresa que preside Antonio Fornieles ha logrado el visto bueno del 75,04% de los tenedores de su pasivo financiero, después de que firmara su plan de reestructuración con los bancos agrupados bajo el G6 –Santander, CaixaBank, Bankia, Popular, HSBC y Crédit Agricole, tras la marcha de Sabadell, que vendió su deuda corporativa con un valor nominal de 75 millones de euros a CVC– y a las gestoras de fondos tenedoras de sus bonos y representadas por Houlihan Lockey. Juntos agrupaban más del 40% del pasivo financiero.

El grupo presentó ayer una providencia ante el juzgado de lo mercantil número 2 de Sevilla solicitando al magistrado Pedro Márquez Rubio la homologación del acuerdo de refinanciación alcanzado con los acreedores, tanto para Abengoa como para 44 de sus filiales. Además, solicita que se declare la paralización de las ejecuciones contra el patrimonio de estas sociedades hasta que se resuelva la homologación. Con este pacto, los acreedores aceptan abstenerse de presentar una solicitud de concurso necesario o solicitar la ejecución de las garantías sobre determinados créditos. Una providencia que, previsiblemente, será aceptada por el juez.

El contrato de standstill concede a Abengoa un plazo de siete meses para lograr el cuórum necesario y obtener la adhesión del 75% de los tenedores de su pasivo. Algo que se espera que logre fácilmente habida cuenta del porcentaje que ha aceptado el acuerdo de espera y que es superior al 60% requerido por la norma. Con todo, fuentes conocedoras del proceso señalan que para la adhesión definitiva pasarán aún entre cuatro y seis meses, mientras que otras fuentes confían en que esté ratificado a finales de abril. Será entonces cuando la empresa convocará junta de accionistas para su aprobación definitiva.

Las acciones sube más de un 3% en el Nasdaq

Este lunes no ha habido sesión bursátil en España ni en el resto de las Bolsas del Viejo Continente, pero sí en el Nasdaq y Abengoa cotiza en el Nasdaq a través de un programa de ADS (American Depositary Shares). Estos llegaron a subir más de un 6%, aunque a media sesión en Nueva York se anotaban un 3,5%. Cada ADS equivale a cinco acciones clase B de Abengoa, las que tienen un único derecho de voto. En el Nasdaq cotizan 171,6 millones de ADS de Abengoa, equivalentes a los 858 millones de títulos B que tiene actualmente el grupo en circulación. El grupo de ingeniería, ante la elevada presencia de accionistas estadounidenses en su capital, decidió cotizar en Estados Unidos en octubre de 2013.

En la Bolsa española, los títulos B, que formaban parte del Ibex 35 hasta que el grupo solicitó el preconcurso de acreedores el pasado mes de noviembre, finalizaron la sesión del jueves pasado, la última jornada con el mercado abierto hasta hoy, a 0,25 euros. Estas acciones se disparan un 89% desde el mínimo que marcaron el pasado 21 de enero. Las A, que tienen cada una 100 derechos de voto, terminaron a 0,663 euros. La escalada en este caso es del 87%.

En todo caso, está por ver el efecto que tiene en el valor la emisión masiva tras la capitalización de deuda por unos 5.600 millones de euros. Todavía queda por fijar el precio al que se realizará la emisión de los nuevos títulos. Además, las acciones A y B quedarán unificadas en un solo tipo con los mismos derechos. La filial en la que Abengoa controla el 41,9% del capital, Atlantica Yield (hace unos meses, Abengoa Yield), también subía alrededor de un 2% a media sesión. Su capitalización total ronda los 1.820 millones de dólares (unos 1.600 millones de euros).


Los mayores impulsores del plan de reestructuración han sido las gestoras de fondos que adquirieron deuda cotizada de Abengoa y entre las que están BlackRock, Attestor, Centerbridge, Delta, D.E. Shaw, Elliott, Eton Park, Invesco y Värde. Serán ellas las que se encarguen de inyectar hasta 1.500 millones de euros de dinero nuevo en la compañía, cuantía precisa para poner en marcha su plan de saneamiento, aunque aún está por ver cómo se concretan los plazos y los precios. Además, los bancos que han aportado financiación a la empresa, entre los que están los miembros del G6, aportarán hasta 800 millones en avales.

De esta forma, el nuevo mapa del accionariado de Abengoa mutará desde el actual. Las gestoras que inyecten el dinero nuevo en el grupo se quedarán con el 55% del capital. Otro 35% estará en manos de los acreedores de la deuda antigua de la que se capitalizarán unos 5.600 millones, un 5% recibirán las entidades que pongan dinero para los avales. El 5% restante quedará en manos de los actuales accionistas, unos 50.000 pequeños accionistas e Inversión Corporativa, el brazo inversor de los Benjumea y de otras familias sevillanas.