Pocas alternativas seguras rentables

Cómo se comportarán los productos de ahorro tras la bajada histórica de tipos de interés

Cómo se comportarán los productos de ahorro tras la bajada histórica de tipos de interés

Mario Draghi ha decidido dar una nueva vuelta de tuerca a su política monetaria expansiva, rebajando tipos al 0%, aumentando la compra de bonos y penalizando las facilidades de depósito de los bancos. Con todo ello, busca, de nuevo que se expanda el crédito, que los bancos lo concedan más y a mejores condiciones, pero lo único que tenemos claro es que los primeros productos que cambiarán sus condiciones serán los de ahorro.

Por ejemplo, queda claro que estos tipos bajos son beneficios para los hipotecados, aunque no para todos. El grupo de los afortunados, que pueden ver incluso que sus hipotecas se sitúen en tipos medios de alrededor del 0,2%-0,3% durante uno o incluso dos años, serán los que la firmaron antes del 2007-2008, con diferenciales bajos. Los que las han firmado después, verán también rebajar las mismas pero en una proporción menor, ya que la inmensa mayoría tienen diferenciales de Euribor + 1,5% o superior. Y los que la firmen, mucho cuidado, los bancos están creando mecanismos para que los tipos negativos les afecten poco, desde cláusulas cero a tipos fijos durante los primeros 12 o 24 meses. No hablemos de préstamos al consumo, que siguen caros y con muchos condicionantes (nóminas, seguros de protección de pagos, contratación de otros productos…), alguna rebaja veremos, pero pocas. Y las tarjetas de crédito, ni eso. Siguen la mayoría con tipos superiores al 22% cuando el Euribor a 12 meses está en tasas negativas.

  • Cómo se comportará el ahorro

Con todo ello, lo peor lo van a llevar son los ahorradores tradicionales. En el corto plazo, los tipos ya son muy reducidos. En cuentas remuneradas son pocos los productos que superan la barrera del 0,2%-0,3%. En depósitos a corto plazo, igual. La barrera del 0,5% está ya condicionada en muchos productos a inversiones importantes. La única opción que sigue quedando son las ofertas promocionales que entidades como Ing Direct, Bancopopular-e.com o Self Bank ofrecen para nuevos clientes. Pero superada estas ofertas que no suelen ir más allá de los 3 meses, se vuelve a esta rentabilidad mínima. La bajada de tipos no influye tanto en estos productos de ahorro, porque ya está descontada que a corto plazo estamos en una situación de intereses por debajo del 0%. Por tanto, si vemos alguna variación será mínima y lo normal es que se mantengan.

La peor parte de esta bajada se la llevarán los depósitos a largo plazo. Esta bajada ha transmitido la idea de tipos negativos durante mucho más tiempo y con ello, la remuneración extra que aportaban los depósitos a 18, 24 o 36 meses desaparece. Es decir, se paga más porque se estimaba que dentro de 12-15 meses habría una clara recuperación de tipos que compensaba lo que se pagaba en estos momentos. Si la recuperación se posterga no se puede dar esta remuneración adicional. Con ello, veremos en estos productos las bajadas de remuneración más claras.

  • ¿Alternativas? Las seguras muy poco rentables

¿Hay alternativas? La situación actual no muestra muchas, al menos con niveles de riesgo controlados. Si optamos por Fondos de Inversión de Renta Fija, son casi totalmente descartables. Los tipos bajos se trasladan rápidamente en los fondos que invierten en deuda y muchos de ellos están con rentabilidad negativa. Por ejemplo, en los fondos de Renta Fija a Corto Plazo, la rentabilidad media anual en el mes de febrero fue del -0,63%, con sólo 41 productos de un total de 163 con rentabilidad positiva.

Si optamos por productos de renta variable o incluso mixtos, estaríamos cambiando radicalmente de tipo de inversión y lo haríamos siempre con un pensamiento mucho más a largo plazo, a 5 o más años. No hay que olvidar el momento de incertidumbre que vive la bolsa. Esta misma incertidumbre se extiende a los depósitos estructurados que invierten en Bolsa, con muy poco que ganar y mucho que perder, en el mejor de los casos lo más probable es no ganar nada y dejar el dinero inmovilizado mucho tiempo.

Otras alternativas no nos ofrecerán mucho más que los depósitos. Es probable que encontremos seguros de ahorro con una remuneración algo mayor, en una o dos décimas, pero poco más. Para ello, cedemos en algunos aspectos como en la liquidez del producto o las garantías que siempre tienen cuentas y depósitos a través del Fondo de Garantía de Depósitos.

Por todo ello, paciencia, analicemos bien nuestras inversiones y el riesgo de las alternativas para ver si merece la pena, al menos hasta que se rebaje la incertidumbre global que nos rodea.