Sus productos cuentan con el máximo reconocimiento por parte de analistas

Los secretos de Cartesio, la mejor gestora de fondos de España

Los socios fundadores son también los gestores, e invierten todo su patrimonio en sus fondos

Una de las claves de su éxito es la simplificación máxima del catálogo de productos

Los secretos de Cartesio, la mejor gestora de fondos de España

La sede de Cartesio Inversiones dice mucho de la filosofía de gestión que se esconde detrás de la mejor gestora de fondos de España. Situada en un imponente edificio de la Glorieta de Ruben Darío –diseñado por el arquitecto Pedro Muguruza y vecino del Palacio de Bermejillo, sede del Defensor del Pueblo–, apenas hay referencias visuales para encontrar el despacho donde trabajan los responsables de la firma. Máxima solidez, prestigio y profesionalidad, combinadas con una discreción extrema.

Esta sociedad gestora de fondos de inversión es la única firma española que ha conseguido que todos sus productos sean premiados con la medalla oro de Morningstar, el proveedor de información sobre fondos más importante del mundo.

Apuesta por la liquidez hasta que escampe

M. M. M.

Los gestores de Cartesio no tienen ningún problema por destinar la mayor parte de la cartera de los fondos a activos ultralíquidos si ven que la tormenta arrecia en los mercados financieros. De acuerdo con los últimos datos de cartera recogidos en Morningstar, en su fondo Cartesio Y (mixto agresivo), el 44% de su patrimonio estaba en liquidez. En el caso de su producto más conservador, el Cartesio X, esta apuesta por el efectivo (pueden ser depósitos o instrumentos de deuda pública a muy corto plazo) roza el 70%.

Cartesio puede hacer estas apuestas por la flexibilidad que tienen los mandatos de sus fondos de inversión, y por la vocación fundamental que tiene la gestora, que es procurar mantener siempre el capital de los partícipes, sacrificando para ello parte de la rentabilidad que podrían llegar a obtener.

Esta plataforma clasifica cada familia de fondos de inversión con estrellas. Tras analizar la rentabilidad en los últimos años, su perfil de riesgo y las comisiones que cobran, otorga una puntuación. La máxima calificación, cinco estrellas, solo se concede al 10% mejor de los fondos de cada categoría.

Más allá de esta evaluación cuantitativa, los analistas de Morningstar hacen un exhaustivo análisis a cada gestora en el que valoran el perfil y experiencia profesional de sus empleados, la trayectoria de sus fondos, el proceso de inversión de la firma, las características de la propia sociedad gestora (por ejemplo, su grado de independencia). Solo aquellos fondos cuyas gestoras cumplen con los cinco pilares fijados por Morningstar pueden llegar a recibir la medalla de oro.

Al cierre de febrero, únicamente 16 fondos de inversión españoles tenían alguna medalla de Morningstar. De ellos, solo dos obtuvieron la medalla de oro: Cartesio X y Cartesio Y, los dos productos gestionados por Cartesio Inversiones.


Las claves del éxito

Esta sociedad se fundó en 2004 por parte de tres socios: Cayetano Cornet (exdirector de inversiones de Invercaixa) y dos exdirectivos de Morgan Stanley, Juan Antonio Bertrán y Álvaro Martínez. Los tres socios fundadores invierten todo su patrimonio a través de los fondos de Cartesio, una garantía que los clientes confíen en su vocación por la preservación del patrimonio del partícipe.

Además de este compromiso máximo de los gestores, otra de las claves de Cartesio es la sencillez. La entidad tan solo tiene dos estrategias de inversión, una mixta agresiva (Cartesio Y) y otra mixta defensiva (Cartesio X). Desde 2009, optaron por tener una replica del fondo Y en Luxemburgo, para clientes internacionales, y desde 2011 cuentan con otra para el fondo X. En total, gestionan un patrimonio agregado de cerca de 1.300 millones de euros.

Otra de las máximas de la firma es la voluntad de preservar el capital. En este sentido, sus gestores no se comparan con otros fondos de la misma categoría, sino que apuestan por un perfil de inversión más cauto. Se pierden parte de la subida, pero cuando llueve se mojan menos que el resto. Un buen ejemplo es el desempeño de Cartesio X. Tan solo en tres de los doce últimos trimestres ha cerrado con pérdidas y su rendimiento medio anual en los cinco últimos ejercicios ha sido del 4,69%.

El hecho de que la gestora pertenezca a los socios fundadores es otro de los puntos fuertes, dado que así no tienen conflictos de interés, ni tienen campañas para tratar de comercializar cierto tipo de fondos.

Otra de las claves de su éxito se basa en el perfil de los partícipes de sus fondos. El importe mínimo de suscripción son 6.000 euros, lo que retrae a muchos inversores oportunistas. La firma procura dedicar mucho tiempo a transmitir a sus clientes la filosofía de inversión. Así, cuando llegan turbulencias, registran muchas menos solicitudes de reembolso que en otras firmas, lo que les otorga más facilidades de gestión, puesto que no tienen que tener un gran colchón de liquidez previsto para potenciales salidas.

Además, el mandato de los fondos es amplio, lo que les confiere una gran versatilidad y flexibilidad. De esta forma, los gestores pueden adaptarse ante condiciones adversas del mercado y llegan a construir carteras en las que el 70% es efectivo, a la espera de que pase la tormenta y aparezcan nuevas oportunidades de inversión en el horizonte.