Día Internacional de la Mujer

“Emprendiendo aprendes que de todo sacas algo para llegar a tu meta”

Hoy se celebra el Día Internacional de la Mujer con el objetivo de defender la participación femenina en la sociedad en condiciones de igualdad con el hombre. Sin embargo, aún queda mucho camino por recorrer.

1975 es el año en el que la ONU institucionalizó el Día Internacional de la Mujer, aunque en realidad hace más de 100 años que se celebra este día. Fue el incendio en la fábrica de camisas Triangle Shirtwaist de Nueva York lo que motivó que se empezara a utilizar una fecha para reivindicar los derechos de las mujeres. En este incendio murieron 146 mujeres trabajadoras que habían sido encerradas en la fábrica para evitar robos y desórdenes durante las protestas que habían iniciado para conseguir mejoras laborales. Los cambios que este dramático hecho consiguió en materia legislativa de las normas de seguridad laborales e industriales son uno de los principales motivos que marcan la celebración del Día Internacional de la Mujer Trabajadora.

Desde entonces mucho se ha avanzado, pero en la actualidad todavía no se han alcanzado condiciones de igualdad laboral entre hombres y mujeres a pesar de que además numerosos estudios, como el Informe Women in business, no dejan de arrojar datos tan concluyentes como que si hubiera paridad de sexos en las empresas se podría incrementar el producto interior bruto de los países un 26% en la próxima década. Eso sí, para ello, hace falta voluntad política y social, pues sería necesario incrementar el nivel de educación de la mujer, aumentar su incorporación al mundo financiero y digital, incrementar su protección legal y pagar el trabajo de asistencia social que actualmente realiza la mujer en todos los países del mundo.

En España, otro de los principales problemas se encuentra en el acceso de la mujer a posiciones de liderazgo empresarial. Y es que, aunque representa el 52% de la población con estudios universitarios, sólo ocupa el 22% de los puestos directivos en las empresas españolas de entre 100 y 500 empleados. Esto se debe a que la conciliación de la vida laboral y familiar no está resuelta y todavía existen barreras culturales y sociales que provocan que buena parte de las mujeres acaben poniendo en un segundo plano su crecimiento profesional para asumir el peso de las responsabilidades domésticas.

Es el fenómeno conocido como techo de cristal, que hace referencia a la barrera invisible pero existente que impide a las mujeres seguir desarrollándose en sus carreras profesionales y que resulta difícil de analizar pues en unas ocasiones esas limitaciones vienen dadas por la manera de funcionar de las organizaciones pero en otras son las propias mujeres las que se las autoimponen. Así, la falta de confianza en sí mismas o la decisión personal de no entrar en las ternas de promoción por el alto coste personal y familiar que va a tener el nuevo puesto suponen sin duda uno de los mayores retos a los que se enfrentan las mujeres a la hora de ocupar cargos directivos.

Para escuchar en primera persona las motivaciones que llevan a las mujeres a emprender, la manera en la que les afecta a su vida personal el tener su propia empresa y si realmente sienten que merece la pena todo lo que eso conlleva, Telefónica Open Future ha reunido a varias de las CEOs de las startups que forman parte de su red de emprendimiento como Rebeca Ricco de Talentank, Beatriz Recuenco de Dentaltix, Cristina Barranco de Pupilum y Marta Nicolás y Lucía Chávarri de Muapp.