El Ibex rebota desde los 8.000 puntos

Las cinco fuerzas que mueven a un mercado hipersensible

La Bolsa española amplía las pérdidas.
La Bolsa española amplía las pérdidas. EFE

¿Será duradero el rebote? O aún hay margen para nuevas fases de corrección? Salvo episodios de ganancias puntuales, los mercados bursátiles  se muestran muy sensibles a cualquier noticia negativa. El Ibex 35 ha pasado de rozar los 8.400 puntos el lunes a poner en peligro el nivel de los 8.000 tres días después. Hoy, regresa el buen tono. Varios factores marcan el ánimo de los inversores.

  • Petróleo

La evolución de los precios del petróleo pesa en los mercados desde el inicio de año y de nuevo la correlación entre las Bolsas y el crudo es total, de manera que si el oro negro corrige los inversores desatan una oleada de órdenes de venta. Miguel Paz, de Unicorp Patrimonio, señala que “en cuanto el petróleo se da la vuelta, todo cambia radicalmente”. Explica que “la mayor producción de Irán se verá compensada por la reducción de producción de EE UU y tarde o temprano se equilibrará la oferta y demanda del petróleo y el precio tenderá a estabilizarse. Mientras tanto, seguiremos con las Bolsas totalmente correlacionadas con los vaivenes del precio del petróleo”.

Los expertos de Citi sostienen que el precio del crudo, que se mueve en torno a los 32 dólares el barril de Brent, está cerca de su suelo. A finales de enero, la cotizacion bajó hasta los 27 dólares. Desde el departamento de análisis de Bankinter comentan que “el mercado seguirá cotizando la incertidumbre que genera China y la volatilidad del petróleo”.

  • Macro

Unos días llegan datos macroeconómicos esperanzadores y otros días contribuyen al pesimismo del mercado. Dos suelen ser las lecturas. SmithKline se han deshecho de determinadas unidades de negocio. Por un lado, que en la medida en que los datos macro son peores de lo esperado se avivan los temores a una recaída en la recesión. Por otro, que unas malas cifras dan argumentos para que los bancos centrales mantengan su papel de salvaguarda de la economía y los mercados.

Link Securities sostiene que “con grandes dudas sobre las perspectivas económicas a medio plazo, creemos que se necesita la publicación de cifras económicas sólidas para que la calma vuelva a los mercados de forma duradera y éstos puedan volver a recuperar posiciones”. Por su parte, José Luis Rodríguez Campuzano, estratega de Citi en España, asegura que “la confusión sobre el escenario económico y financiero al que nos enfrentamos en el futuro próximo mantiene a los inversores muy prudentes”.

  • Resultados

En plena presentación de resultados empresariales, los inversores están muy atentos a la salud de las cuentas de las empresas. Jaume Puig, de GVC Gaesco, cree desde comienzos de año que la campaña de resultados, que finaliza el próximo lunes, debería contribuir a calmar y estabilizar el mercado, “ya que las cotizaciones no reflejan hoy el valor adecuado de las empresas”.

  • Divisas

El mercado de divisas vuelve a estar caliente y muy volatil. El dólar ha ido perdiendo terreno frente a las principales divisas a medida que la Fed sugería que la subida tipos, iniciada el pasado diciembre, sería más lenta de lo inicialmente previsto. Así, el euro se ha apreciado ante el billete verde, pero desde Ebury mantienen que “la debilidad económica de la zona euro hace que la actuación del BCE en su próxima reunión de política monetaria sea casi certeza, lo que debería servir como techo para cualquier apreciación de la moneda común”.

Pero en los últimos días la protagonista es la libra esterlina, que ha registrado su cotización más baja en siete años frente al dólar, debido a la incertidumbre que genera el referéndum que celebrará el Reino Unido el próximo 23 de junio y en el que los británicos decidirán si quieren quedarse o abandonar la Unión Europea. La libra bajó de los 1,40 dólares por primera vez desde marzo de 2009. La perspectiva de una salida, así como de divisiones internas que socaven al Gobierno, han alarmado a los inversores, que pronostican una gran volatilidad hasta que se celebre la consulta. El banco británico HSBC pronosticó hoy que la moneda nacional puede depreciarse hasta un 20 % si los británicos votan finalmente a favor de abandonar la UE, entre encuestas que indican que ambas posibilidades van empatadas, según recoge Efe.

  • Tipos de interés

En Europa se espera que el BCE recorte aún más los tipos de depósito, ya en negativo, mientras que no están claros los próximos movimientos de la Fed sobre los tipos de interés. Nadie espera que los suba en marzo, pero algunos miembros del banco central de EE UU han lanzado mensajes alcistas, al tiempo que no se descarta volver a niveles negativos. “Si la subida de tipos responde a un proceso de normalización monetaria en un contexto positivo para la economía la reacción del mercado debería ser alcista; si la advertencia de tipos puede generar más incertidumbre a nivel internacional que más tarde lleve a un impacto económico negativo en EE UU a través del mercado, es obvio que la respuesta inicial debería ser negativa”, analiza Campuzano.