España podría volver a registrar aumento de los ingresos

Telefónica examina sus cuentas de 2015, marcadas por las provisiones

La teleco anunció una provisión de 2.900 millones para cubrir el plan de ajuste en España

Logotipo de Telefónica en su sede de Las Tablas.
Logotipo de Telefónica en su sede de Las Tablas.

Telefónica afronta mañana uno de sus principales exámenes ante la comunidad financiera: la presentación de sus cuentas anuales de 2015. Unos resultados que, en este caso, van a estar marcados por las provisiones y extraordinarios en el cuarto trimestre.

Y es que, entre otros movimientos, la operadora anunció a finales de enero una provisión de 2.900 millones de euros para cubrir el Plan de Suspensión Individual (PSI) de contratos acordado con los sindicatos en España, que abre la puerta a la salida de la empresa a los mayores de 53 años con un 68% del salario. La partida se recogerá como gasto de personal no recurrente en el ejercicio 2015.

En estas circunstancias, en la comunidad financiera ya se hacen apuestas. Según fuentes del mercado, Telefónica podría alcanzar unos ingresos en el cuarto trimestre en el entorno de los 11.800 millones de euros. El consenso de Bloomberg apunta a unos ingresos de 11.761 millones y un ebitda de 802 millones. Otros analistas creen que el ebitda del cuarto trimestre se situaría por encima de los 700 millones, por el efecto de la citada provisión por el plan laboral en España. Por este mismo motivo, la teleco podría entrar en números rojos contables que rondarían los 1.300 millones, según estas fuentes. De todas formas, el rango de las previsiones de los analistas es muy amplio, precisamente por los extraordinarios.

Al margen del efecto de las provisiones, el mercado va a evaluar la evolución de Telefónica España, que podría registrar aumento de ingresos por segundo trimestre consecutivo. El ejercicio también se vio influido por la compra de Canal+, cerrada en mayo pasado.

Otro factor de relevancia en los resultados será el impacto de los tipos de cambio en los distintos países latinoamericanos, especialmente de la depreciación del real brasileño, como consecuencia del agravamiento de la crisis económica. Telefónica Brasil, que mantuvo la tendencia de crecimiento durante los primeros nueve meses del año, cerró durante el primer semestre la compra de GVT para crecer en la banda ancha.

Dividendo y operaciones en marcha

El mercado va a estar muy pendiente de la evolución del proceso de venta de O2, filial británica de Telefónica, a Hutchison. Una operación clave para la teleco en su estrategia de reducción de deuda así como para llevar a cabo la retribución de 0,75 euros por acción prevista para 2016. En principio, Hutchison va a defender la compra ante las autoridades comunitarias, que deben dar el visto bueno.

Otro movimiento de relevancia es la creación de Telxius, filial que englobará las torres de telefonía móvil y los cables submarinos, que Telefónica podría sacar a Bolsa.