Nuevas expresiones transforman antiguas zonas marginales

Un paseo por la Roma más ‘hipster’

Nuevas expresiones culturales transforman antiguas zonas marginales en lugares llenos de vida.

Vista de un grafitis en el barrio de San Lorenzo. Ver fotogalería
Vista de un grafitis en el barrio de San Lorenzo.

Si quiere conocer la Roma más hipster, cultureta y espontánea, no podrá marcharse de la ciudad sin conocer sus rehabilitados barrios, como el Pigneto; la noche más movida de la capital, como la de San Lorenzo; su arte más contemporáneo y callejero o sus iglesias más modernas, como la del Jubileo, también conocida como Dios Padre Misericordioso. Un recorrido tan inspirador como desenfadado y entretenido.

De barrio en barrio

Si hay una institución que pueda marcar la forma de vida de un lugar esa es la universidad, y esto es lo que ocurre en el barrio de San Lorenzo. El hecho de que la mayor universidad de Europa, La Sapienza, se encuentre ubicada en él ha calado hondo en sus calles, convirtiendo el antiguo ambiente obrero del lugar en un ambiente joven, lleno de vida, de restaurantes, pubs y clubes nocturnos. En San Lorenzo también hay cabida para la artesanía. Talleres y tiendas de street style comparten el espacio.

Otro de los barrios que destaca en Roma, y no por ser de los más bellos, es el del Pigneto. Alejado del centro turístico, no es sencillo llegar a él pero si en su visita a la capital italiana busca encontrar las últimas tendencias, sin duda el paseo merecerá la pena. Sus calles albergan numerosas galerías de arte y centros culturales, todos ellos con un elemento en común: su gestión.

Vista desde el ojo de la cerradura de la puerta de la Orden de los Caballeros de Malta, junto al jardín de los Naranjos.
Vista desde el ojo de la cerradura de la puerta de la Orden de los Caballeros de Malta, junto al jardín de los Naranjos.

La administración de todos ellos está en manos de asociaciones y cooperativas, una característica que sin duda busca la independencia del movimiento. Un ejemplo de estos centros es el Forte Fanfulla. En su interior acoge restaurantes, tiendas de ropa, exposiciones, una productora de documentales y un centro de idiomas, entre otras iniciativas. Este barrio también es el escenario de la película Accatone del cinematógrafo Pier Paolo Pasolini.

Otra actividad que muestra la gran libertad e independencia del barrio es el mercadillo que se celebra cada cuarto domingo de mes en la vía peatonal del Pigneto. Aquí, los vecinos montan sus propios tenderetes, en los que se pueden encontrar desde baratijas hasta alguna que otra antigualla nada despreciable.

A pocos minutos del Coliseo, la presencia de la Tercera Universidad dinamiza la vida y la noche del barrio de la Garbatella. Con viviendas agrupadas, huertos y jardines, emula el modelo de ciudad jardín británico, un escéptico lugar que nació en el período de entreguerras como barrio rojo y obrero y donde la resistencia partisana se desarrolló con fiereza.

Hoy sus numerosos centros culturales y teatros como el Ambra alla Garbatella o los antiguos cines Palladium dinamizan y revalorizan un barrio que coge cada día mayor fuerza dentro de la Roma más cultural y moderna.

Arte urbano y grafitis

Admirar las calles de la periferia romana nunca fue tan lucrativo y todo ello gracias al ayuntamiento de la ciudad, que decidió apoyar la iniciativa espontánea de numerosos grafiteros que habían tomado las calles con sus pinturas. Desde 2015 bajo el lema Cambia de perspectiva, la calle es tu nuevo museo, más de 300 murales conforman un recorrido por los barrios periféricos de la ciudad.

Aunque muchas pinturas ya existían, otras se han encargado a artistas internacionales con el fin de embellecer las zonas y ofrecerles la vida y la afluencia de turismo de la que carecían. Entre los artistas, el vallisoletano Borondo firma una imponente Piedad en uno de los murales del Museo dell’altro e dell’Altrove en Via Prenestina.

Un museo diferente

Todo comenzó con la decisión de trasladar algunas obras clásicas del complejo capitolino –que tuvo que cerrar temporalmente algunas de sus salas– a una antigua central eléctrica de principios del siglo XX ubicada en el barrio de Ostiense, entre los Mercados Generales y la orilla izquierda del Tíber. Aquella improvisada idea funcionó tan bien que se decidió montar una exposición permanente.

Si decide acercarse, podrá contemplar obras clásicas, como estatuas de dioses o de emperadores entremezcladas con antiguas máquinas que todavía se conservan. Un museo que sin duda sorprende y que junto a otras iniciativas culturales ha dado vida a un distrito antes poco recomendable.

Iglesia del jubileo

La Iglesia del Jubileo o del Dios Padre Misericordioso, construida en 2013 por el arquitecto Richard Meier.
La Iglesia del Jubileo o del Dios Padre Misericordioso, construida en 2013 por el arquitecto Richard Meier.

Porque si algo caracteriza a Roma es la cantidad de templos religiosos que albergan sus calles, la Roma más moderna y alternativa no podría contarse sin la presencia de la Iglesia del Jubileo creada por Richard Meier en 2003 y que se encuentra ubicada al este de la capital, concretamente en Tor Tre Teste.

Su blancura, sus líneas curvas, sus tres paneles que simulan las velas de un barco y que representan la Santísima Trinidad, conforman el exterior del templo. Resalta también su campanario con sus cinco campanas colocadas verticalmente representando a los cinco continentes. Dentro, la blancura impoluta continúa, resaltada por la luz que entra por los múltiples ventanales.

Tres países en uno

Los que aman Roma dicen que desde sus miradores pueden contemplarse las vistas más espectaculares del mundo. Son opiniones tan válidas como cualquiera, pero lo que sí es seguro es que desde la cerradura de la puerta del Palacio del Aventino, además de una fastuosa, sorprendente y original vista de la Basílica de San Pedro, podrá vislumbrar tres países al mismo tiempo: el Vaticano, Italia y Malta, ya que el edificio es considerado extraterritorial por albergar la embajada del Priorato de Malta, una orden religiosa conocida como la Orden de Malta.