La operadora analiza distintas alternativas para la división, incluida la OPV

El mercado valora Telxius, la nueva filial de Telefónica, en más de 5.000 millones

La posible OPV proporcionaría liquidez a la teleco así como una reducción del ratio de deuda hasta 2,25 veces el ebitda

Logotipo de Telefónica en unas instalaciones de la empresa.
Logotipo de Telefónica en unas instalaciones de la empresa.

Telefónica tiene en marcha toda la maquinaria financiera y operativa en torno a Telxius, su nueva filial de infraestructuras, que incluirá las torres de telefonía móvil, las redes de cables submarinos y posiblemente los centros de datos. En un hecho relevante remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la teleco comunicó que está analizando distintas alternativas estratégicas para esta división, incluida una posible operación pública de venta.

La empresa se ha alejado por el momento de hacer valoraciones sobre estos negocios, pero en el mercado ya corren las apuestas, que parten desde los 5.000 millones de euros. Así, en noviembre pasado, Barclays otorgó a la nueva filial un valor de empresa de hasta 9.500 millones de euros. Beka Finance, a su vez, cree que el rango de valoración se mueve entre 6.000 y 10.000 millones, en función de los activos finales que se incluyan. Esta firma da un enterprise value a las 15.000 torres anunciadas de 4.000 millones.

En el mercado hay coincidencia en destacar el sentido estratégico de Telefónica en la creación de Telxius, que permite aflorar valor oculto. Sabadell, que habla de la colocación de una participación minoritaria, señala que el impacto de la venta sería positivo puesto que se pondría en valor negocios que estarían actualmente infravalorados.

La entidad apunta que serviría para ampliar la fortaleza financiera de Telefónica, porque se podría reducir el endeudamiento de 2016 entre un 4% y un 8%. Si se vendiera un 30% del capital de Telxius, el ratio de deuda neta frente a Ebitda quedaría por debajo de 2,25 veces, frente a los 2,35 veces establecido por la teleco con la venta de la filial británica O2, actualmente en curso.

JB Capital, por su parte, cree que la posible venta ayudaría a Telefónica a mantener la agilidad financiera y contar con liquidez para posibles operaciones en Brasil, México y otros países latinoamericanos. En este caso, en el mercado se ha especulado con el posible interés de la teleco por comprar a AT&T el negocio televisivo en Brasil de la antigua DirecTV. Santander también cree que se reduciría apalancamiento, mientras que BPI indica que Telefónica busca aprovechar los elevados múltiplos del sector de las torres de móvil.

N+1, a su vez, defiende la diversificación de activos y la presencia en distintos países de Telxius, lo que le convierte en un player internacional con buena posición para competir en este mercado.

En cualquier caso, Telefónica contempla distintas opciones que van desde la OPV a la posible venta de los activos, si apareciesen compradores. Y puede haberlos. Entre ellos figuran los operadores independientes de torres de EE UU American Tower, SBA y Crown Castle. Las dos primeras, de hecho, ya han adquirido torres a Telefónica en distintos países latinoamericanos. En la partida podría entrar Cellnex, que ya se quedó con torres de la teleco en España.

Otras operaciones en marcha de la compañía

Desde un primer momento, desde Telefónica se ha querido insistir en que la puesta en marcha de Telxius está totalmente al margen de lo que pueda suceder con la venta de la filial británica O2 a Hutchison.

Algunas entidades, no obstante, como es el caso de Haitong Securities, creen que la decisión final sobre la salida a Bolsa de esta nueva división, podría depender también del resultado final de la operación de venta de O2.

En cualquier caso, en Telefónica están convencidos de que la transacción se cerrará finalmente. La pasada semana, la Comisión Europea envió a Hutchison las objeciones sobre la operación por el impacto en el mercado del móvil en Reino Unido, y ahora ambas partes están negociando las vías para llegar a un acuerdo, tal y como ha sucedido en operaciones similares en otros mercados del Viejo Continente. De todas formas, en otoño pasado, Telefónica no descartó una posible colocación en Bolsa de parte del capital de O2 si finalmente la venta no se materializaba.

No es la única opción en esta línea que la compañía está barajando. El director financiero, Ángel Vilá, señaló en una conferencia organizada por Morgan Stanley, que una OPV de Telefónica México sería atractiva para los inversores.

En el mercado se defendió que la operación tendría sentido estratégico, además de proporcionar nuevos fondos a Telefónica. De hecho, el país norteamericano es uno de los países en los que la operadora está registrando mayor crecimiento y tiene potencial para seguir ganando clientes. En este escenario, UBS concedió un valor de empresa a Telefónica México de 4.563 millones de euros, por 4.131 millones de Citi. i-font-family:NewsMiller; mso-ansi-language:ES-TRAD'>JB Capital, por su parte, cree que la posible venta ayudaría a Telefónica a mantener la agilidad financiera y contar con liquidez para posibles operaciones en Brasil, México y otros países latinoamericanos. En este caso, en el mercado se ha especulado con el posible interés de la teleco por comprar a AT&T el negocio televisivo en Brasil de la antigua DirecTV. Santander también cree que se reduciría apalancamiento, mientras que BPI indica que Telefónica busca aprovechar los elevados múltiplos del sector de las torres de móvil.

N+1, a su vez, defiende la diversificación de activos y la presencia en distintos países de Telxius, lo que le convierte en un player internacional con buena posición para competir en este mercado.

En cualquier caso, Telefónica contempla distintas opciones que van desde la OPV a la posible venta de los activos, si apareciesen compradores. Y puede haberlos. Entre ellos figuran los operadores independientes de torres de EE UU American Tower, SBA y Crown Castle. Las dos primeras, de hecho, ya han adquirido torres a Telefónica en distintos países latinoamericanos. En la partida podría entrar Cellnex, que ya se quedó con torres de la teleco en España.

Cellnex tiene en la actualidad una capitalización bursátil de 3.140 millones de euros. La filial de Abertis, que gestiona un parque cercano a 15.000 torres de móvil entre España e Italia, llegó a superar los 4.000 millones de euros a finales de 2015, antes del agravamiento de la crisis de los mercados.

Inwit, filial de Telecom Italia, tiene una capitalización superior a 2.610 millones de euros. La empresa tiene algo más de 11.200 torres.