Cierre desigual en 2015

Cómo invertir en planes de pensiones en un año de inestabilidad financiera

Cómo invertir en planes de pensiones en un año de inestabilidad financiera

Acabamos de cerrar un año 2015 en el que se han combinado buenas oportunidades de inversión en algunos activos con resultados bastante más negativos en otras. Esta misma realidad la encontramos en los planes de pensiones. Las categorías “seguras” se han visto lastradas por una coyuntura global de tipos de interés bajos, que tampoco cambiará mucho tras la subida de finales de año de tipos en Estados Unidos.

Por ejemplo, el mejor plan de pensiones de 2015 en la categoría de Renta Fija a Corto Plazo, ha sido el Renta 4 Renta Fija, con una rentabilidad del 1,06%. Este resultado tan bajo contrasta con la rentabilidad media anual de este plan en los 3 últimos años que ha sido del 3,33%. El resultado es una muestra de la situación de la categoría con los tipos tan bajos. Tan sólo 11 productos ganaron más del 0,40% en este año y dos tercios del total tuvieron pérdidas. En Renta Fija a Largo Plazo el resultado es algo superior pero tampoco vive un buen momento, nos encontramos con algún producto que gana más del 2%, como Plan Caixa Futuro 2026 con un 2,21% pero también casi la mitad de los planes están en negativo. El resultado es que las categorías tradicionalmente seguras hay muchos que apenas mantienen el patrimonio o incluso ni eso, lo cual complica la situación de muchos inversores

  • ¿Qué se puede hacer ante esta coyuntura?

Quien apuesta por estos productos, lo suelen hacer por dos motivos. Porque no les gusta el riesgo o porque están en los últimos años antes del cobro de su plan de pensiones y no quieren perder dinero en esos años previos. En el primer caso, si les quedan años para su jubilación no es mal momento de asumir algún riesgo más. Si la renta fija no da resultados se puede optar por alguna categoría de más riesgo como la renta fija mixta, que combina una parte de su inversión en renta variable.

Estos productos han dado resultados más positivos, con más de la mitad superando el 2,5% de rentabilidad y algunos incluso el 5%, siendo el más destacado el Ibercaja Gestión Evolución con un 5,97%. Lo previsible es que el 2016 no sea tan bueno y que incluso veamos muchos más planes en números rojos, pero en un horizonte de 8-10 años el resultado superará en mucho a una renta fija que tardará en combinar seguridad y rentabilidad en regla general.

Si queda poco para la jubilación las opciones son más limitadas, como menor el plazo para compensar si algún año es malo. Todo ello hará ganar muchos enteros a los planes de pensión garantizados que con una fecha determinada de rescate determinada, añaden una rentabilidad fija (conocida y preestablecida de antemano) o variable dependiendo de la evolución de activos.

  • ¿Oportunidades en renta variable? Piensa en largo plazo

La renta variable, a pesar del mal cierre de año, es la que quizá menos podemos comparar resultados del 2015 con expectativas del 2016. Las previsiones son de un año más inestable y con pocas oportunidades claras de inversión tanto por países como por sectores. Resultados como el del BK Mixto 75 Bolsa con un 13,98% en la categoría de Renta Variable Mixta o el 18,22% de Plus Ultra Renta Variable, el más rentable de esta categoría, serán más complicados de ver y aumentarán los planes con resultados negativos, pero coyunturalmente.

Con una situación, como hemos visto anteriormente, negativa en la categoría de renta fija, no hay muchos incentivos para que “aparquemos” nuestra inversión en planes más seguros temporalmente. Por ello, veamos más que nunca nuestra inversión en planes siempre como algo a largo plazo, optimicemos a aquellos con inversiones algo menos arriesgadas –por ejemplo, valores de primera categoría de bolsas europeas como Francia o Alemania frente a la inversión en países emergentes- y mantengamos la calma analizando más la rentabilidad conseguida a 5 años o más que los resultados presentes. Esto conlleva no hacer traspasos de planes de forma prematura y en este caso, a diferencia de si nos queda poco tiempo para el rescate del plan, no dejarse tentar por los garantizados ya que en este caso si veríamos comprometido el traspaso a otro producto si la coyuntura mejora.

En resumen, mantener la calma, pensar en el largo plazo y siempre adecuarse a tu objetivo final y no en la incertidumbre y caídas temporales que veamos en este 2016.