Gamesa, Iberdrola o Amadeus, posible objetivo de las desinversiones

Las firmas españolas, bajo la lupa de los fondos soberanos

Las firmas españolas, bajo la lupa de los fondos soberanos

Las caídas del precio del crudo no solo se han convertido en un quebradero de cabeza para las compañías petroleras, sino que están pasando factura a los fondos soberanos, un vehículo de inversión cuyo capital procede fundamentalmente de las exportaciones de materias primas como petróleo y gas.

A pesar de que en las últimas sesiones el crudo ha vivido una especie de minirally todavía se encuentra lejos de la estabilidad y los expertos creen, además, que la alegría de la semana pasada es más un rebote que un cambio de tendencia.

Este repunte, que ayer llegó ayer a su fin, ha tenido lugar en un contexto de rumores que apuntan a la posibilidad de que Rusia y los estados que integran la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) lleven a cabo alguna acción coordinada para frenar la sangría del oro negro, algo de lo que se beneficiarían los países exportadores de crudo, incluidos los más reticentes a recortar la producción como Arabia Saudí e Irán. Sin embargo, los acercamientos se han limitado hasta la fecha a Rusia y Venezuela, según las últimas informaciones, e Irán lejos de reducir su producción continúa firme en su idea de incrementarla.

La recuperación del precio del crudo desde los mínimos de 27,88 dólares que llegó a marcar el barril de Brent, no obstante, resultan insignificante si se compara la caída que acumula desde junio de 2014 (71%).Es decir, hasta que el precio del barril recupere los tres dígitos todavía queda mucho por recorrer y puede que a lo largo de este camino algunos encuentren obstáculos difíciles de sortear.

Los analistas de JP Morgan han comenzado a revisar sus previsiones y creen que si el precio del petróleo se mantiene en los niveles actuales, en torno a los 30 dólares a lo largo de los próximo 11 meses, los ingresos de los países productores caerían un 8% desde los 300.000 millones de dólares (274.400 millones de euros) que estiman para el conjunto de 2015 a los 275.000 millones de dólares (251.500 millones de euros) que podrían alcanzar este año.

Para combatir esta situación, los estados podrían desplegar una serie de actuaciones para no ver comprometidas sus arcas.Y una de las que apuntan los expertos es a las desinversiones. En total desde la firma cifran en hasta 240.000 millones de dólares (220.000 millones de euros) estas ventas.

Los mercados de renta variable y renta fija serían los más damnificados por estas operaciones. Así, los expertos de JPMorgan calculan que en el caso de la Bolsa las ventas podrían alcanzar los 110.000 millones de dólares (100.900 millones de euros) mientras que en el de deuda la cifra rondaría los 75.000 millones de dólares (68.800 millones de euros).

Lo que no detalla el departamento de análisis del banco es qué regiones del mundo se verían salpicadas por estas desinversiones ni qué fondos las llevarían a cabo. Pero si se echa un vistazo a la composición del accionariado de las empresas del Ibex 35 algunas de ellas podrían ser protagonistas de esas ventas en los próximos meses.

Uno de los fondos soberanos con más presencia dentro de las cotizadas españolas es el de Noruega. Su fondo de pensiones cerró el tercer trimestre con unas pérdidas de 29.000 millones de euros. Además, el Gobierno noruego tiene previsto para este año tomar prestado de él 3.700 millones de coronas suecas (388 millones de euros) para equilibrar sus presupuestos.

Norges Bank cuenta con participaciones en la mayoría de los 35 valores que componen el selectivo español. Según datos de Bloomberg, la entidad está presente en el accionariado de todas las compañías a excepción de Aena. Pero entre los ejemplos más significativos se encuentran Gamesa e Iberdrola, ambos recogidos en el registro de la Comisión Nacional delMercado de Valores (CNMV). En el caso del fabricante de aerogeneradores la participación que ostenta el fondo escandinavo alcanza el 3%, mismo porcentaje que posee de la eléctrica española.

Pero no solo Norges Bank está presente en las cotizadas españolas. También disponen de participaciones significativas otros fondos como el de Singapur que ostenta el 4,9% de Amadeus o la autoridad de Qatar propietaria del 6,16% del capital de Iberdrola.

Un caso peculiar es el de IAG. El grupo resultante de la fusión de Iberia y British Airways cuenta con una escasa presencia de los fondos soberanos –según Bloomberg, Norges Bank tiene en su poder acciones representativas del 1% del capital–, pero sí que está participada por Qatar Airways, la aerolínea de carácter estatal del país del Golfo Pérsico.

Junto a las desinversiones, desde JPMorgan también barajan la posibilidad de que los países dependientes de los ingresos del crudo acudan al mercado de capitales en búsqueda de financiación. En la entidad prevén que se emitan hasta 20.000 millones de dólares (unos 18.400 millones de euros). Uno de los países que desde el pasado verano han recurrido a esta estrategia es Arabia Saudí. Sin embargo, será en los próximos meses cuando estas medida adquiera un mayor protagonismo después de que su economía registrara en 2015 un déficit público récord del 15% por la caída de los precios del petróleo.