La tercera subasta de energía tendrá un cariz “más reivindicativo”

La OCU prepara una nueva compra colectiva de electricidad y gas

Las primera se la adjudicó Holaluz.com en 2013 y la segunda, Gas Natural y Viesgo.

Facturas de la luz.
Facturas de la luz.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) está preparando una nueva compra colectiva de electricidad y de gas, que sería la tercera que organiza esta asociación en poco más de tres años. Según la OCU, su lanzamiento está previsto en principio para finales de febrero o comienzos  de marzo. La primera subasta, solo de electricidad, se la adjudicó la comercializadora independiente catalana Holaluz.com y la segunda, que incluía también el suministro de gas, se la llevaron Gas Natural Fenosa (la de luz) y Eon España, ahora Viesgo (la de gas).

Consciente de la falta de competencia en los mercados energéticos, la OCU pretende dar un sesgo “más reivindicativo” a esta nueva edición. Para ello buscará el apoyo de los consumidores para reclamar una serie de medidas para lograr “un mercado energético más justo”.

En este sentido, va a presentar 10 propuestas: una auditoría del sistema eléctrico, que podría concretar el futuro Gobierno;que se mantenga la tarifa regulada;una modificación de la nueva regulación sobre autoconconsumo (que se eliminen el peaje de respaldo y las trabas administrativas y se establezca el balance neto); perseguir eficientemente las prácticas comerciales abusivas por parte de las empresas y se proteja mejor a los consumidores;que se tomen medidas sobre pobreza energética creando una tarifa social ligada a la renta; que se promueva la competencia con la incorporación de nuevos agentes;se simplifique el mecanismo de reclamaciones;se acelere la modernización del parque de contadores, y se establezca una asesoría con consejos para ahorrar.

Estas medidas se someterán a votación entre los interesados que se registren en la plataforma de la nueva subasta, para que estos decidan cuáles consideran más interesantes, aseguran en la OCU. “El objetivo de la compra, además de proporcionar un ahorro a los consumidores, es pedir su colaboración para que cambien las condiciones del mercado y estas le sean más beneficiosas”, asegura Ileana Izverniceanu, portavoz de OCU.

En la asociación tienen puestas sus esperanzas en el informe en profundidad que está elaborando la CNMC (Sala de Competencia) sobre la generación en España. El organismo recuperará para ello el informe que en su día elaboró la CNE sobre los beneficios llovidos del cielo (windfall profit) que, por el sistema marginalista del mercado, cobran la nuclear y la hidráulica.

  • Una convocatoria más reducida

Celebrada el 17 de octubre de 2013, la primera compra colectiva de electricidad organizada en España generó una gran expectación. De hecho, se registraron como interesados más de 300.000 usuarios. La subasta se la adjudicó Holaluz.com, que logró finalmente algo menos de un 10% de los inscritos:25.000 nuevos contratos. Según los datos proporcionados por la compañía, estos lograron un ahorro medio del 8% en su factura.

Ya a la segunda subasta, con un precio más ajustado y no exento de polémica, se presentaron grandes compañías de Unesa, que se habían negado a acudir a la primera convocatoria. La de energía eléctrica se la llevó Gas Natural y la de gas, Eon España (Viesgo). En total, se inscribieron 117.000 personas y se firmaron 12.000 nuevos contratos. Los consumidores que acuden a esta subasta y acepten las condiciones deben cambiar su contrato de suministro.

Tras el éxito de las dos primeras convocatorias de compra colectiva de energía, el margen de demanda se va estrechando. Así lo reconoce la OCU que confía en la incorporación de nuevos comercializadores y mantiene su compromiso de realizar una subasta al año.

La asociación ha organizado subastas en otros sectores, como el de la telefonía o los carburantes, cuyo objetivo es lograr mejores precios para los usuarios que las compañías pueden ofrecer al vender por el volumen demandado.

Aires acondicionados, pellets y placas solares

Con el proyecto denominado Clear, en el que participan la Organización de Consumidores y Usuarios y sus hermanas de Portugal, Italia y Bélgica, estas asociaciones pretenden promocionar las energías limpias. Aunque la OCU deja claro que no es una organización medioambiental y que su fin es defender al consumidor y que este logre precios justos, con el proyecto Clear puede lograr ambos objetivos.

Una de las iniciativas del mismo ha sido la compra colectiva de estufas y pellets (biomasa) para estufas, aparatos de aire acondicionado y equipos de energía fotovoltaica. No se trata exactamente de una subasta, pues el fabricante es elegido directamente por la organización de entre los más competitivos de sus listas, pero el mecanismo es similar. Para la compra de estufas y pellets se han inscrito 3.435 usuarios;en el caso de los aires acondicionados, 60. La Organización de Consumidores y Usuarios atribuye esta escasa demanda a que fue el primer lanzamiento y se lanzó el pasado mes de junio. En el caso de la compra de paneles fotovoltaicos, la compra colectiva se realizará a mediados de febrero.

La OCU ha pedido la modificación de algunos preceptos de la nueva regulación del autoconsumo. Así, pide que se reduzca el coste de legalización de los equipos ya instalados. El coste medio de este trámite está en torno a los 800 euros. Así, en el caso de un kit fotovoltaico de 250 vatios (que puede generar un 10% de la energía de una vivienda) se le duplica el periodo de amortización de 7 a 15 años.

La organización también ha pedido un recorte de las trabas y requisitos administrativos para la conexión e instalación.