¿Por qué son tan exagerados los últimos movimientos del mercado?