El expresidente de la Diputación y de PP en Valencia, detenido

24 detenidos en una redada por cobros ilegales en el PP valenciano

El expresidente de la Diputación y de PP en la provincia de Valencia, Alfonso Rus, es uno de los detenidos en el transcurso de una operación contra la corrupción relacionada con la empresa pública Imelsa en Valencia que ha llevado a la Guardia Civil y la Fiscalía Anticorrupción a realizar 33 registros. Rus fue detenido en la empresa familiar que tiene en el Polígono Industrial de Xátiva, su localidad natal.

También han sido detenidos la exconcejala del PP del Ayuntamiento de Valencia María José Alcón, el exvicepresidente de la corporación provincial y exalcalde de Moncada, Juan José Medina, el exacalde de Genovés, Emilio Llopis y el exvicepresidente de Diputación y ex secretario autonómico de Educación Máximo Caturla. 

Rus, el hombre fuerte del PP valenciano que 'cayó' por "dos millones de pelas"

Europa Press

El que fuera 'hombre fuerte' del PP de Valencia, el expresidente del partido en la provincia y de la Diputación Alfonso Rus, ha sido arrestado por la Guardia Civil en el marco del caso 'Imelsa', que investiga una supuesta trama de corrupción a través de esta empresa pública. Se trata de un paso más en el descenso de la trayectoria del veterano político, que comenzó cuando aparecieron unas grabaciones en las que se le oía contar dinero. “Dos millones de pelas”, que hicieron que fuera apartado de la cúpula 'popular'.

Rus estuvo al frente de la Diputación de Valencia desde 2007, del PP provincial desde 2004, como alcalde de Xàtiva desde 1995 y presidió el Club Deportivo Olímpic de Xàtiva.

El dirigente sacó pecho repetidamente de no tener mácula en su gestión política pero, tras trascender las grabaciones sobre el caso Imelsa --desveladas a raíz de una denuncia de EUPV y que registró el exgerente de Imelsa, Marcos Benavent-- se vio obligado a desistir de continuar al frente de la institución provincial tras ser suspendido cautelarmente de militancia del PP.

La Operación Taula llevada a cabo este martes por la Guardia Civil en Valencia se dirige contra una trama de corrupción infiltrada en varias administraciones públicas valencianas --Ayuntamientos, Diputación Provincial de Valencia y Generalitat-- que se descubrió a raíz de la denuncia por el caso Imelsa.

Comisiones a cambio de contratos fraudulentos

Los integrantes de esta trama se servían de sus puestos de responsabilidad en las administraciones o en empresas públicas para obtener comisiones a cambio de contratos fraudulentos. Entre los detenidos (se prevén un total de 24) están el expresidente 'popular' de la Diputación de Valencia Alfonso Rus y la exconcejal en la capital María José Alcón.

Según las fuentes consultadas, la investigación se inició a partir de una denuncia presentada ante la Fiscalía de Valencia por una presunta gestión irregular de la empresa pública Imelsa por parte de su entonces director gerente, Marcos Benavent.

El Partido Popular de la Comunidad de Valencia ha acordado la destitución “inmediata” de todos los cargos orgánicos que desempeñan los detenidos hoy en una operación anticorrupción y su cese en cualquier actividad relacionada con su formación política, según un comunicado publicado en su página web.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha subrayado hoy que la operación policial que se esta desarrollando en Valencia por el caso Imelsa y que afecta a miembros del PP valenciano es una demostración de que “en España no hay impunidad”.

Puig afirma que el PP "cobijó la corrupción"

El presidente de la Generalitat valenciana, Ximo Puig, ha señalado, ante la operación que está desplegando este martes la Guardia Civil contra la corrupción en Valencia, que “hoy es un día triste” que “demuestra que durante mucho tiempo el PP cobijó la corrupción”. “No se trata de una manzana podrida sino que ha sido un cesto propiciando la podredumbre”, se ha lamentado.

Al respecto, ha señalado, tras presentar el Plan de infraestructuras educativas, que “no se trata tanto de un problema de una persona o de otra” sino que es una corrupción “sistémica” que ha funcionado “desgraciadamente en este país contra el interés general de los valencianos”.

En ese sentido, ha recalcado que hay “una responsabilidad política añadida” que tiene que ver con “el modus operandi de estas actuaciones que se han producido” porque no se trata “de una manzana podrida sino que ha sido un cesto propiciando la podredumbre”.

Así, ha apuntado que le entristece que la Comunitat Valenciana vuelva “desgraciadamente” a aparecer por una gestión “absolutamente desleal” con los valencianos, que “nos avergüenza” y que “queremos que tenga el resultado que debe tener desde la responsabilidad política y judicial”.