40 startups se suben a un ring de boxeo

Este concurso está pensado para aquellas start-ups que se encuentren sumergidas en una primera o segunda ronda de financiación y busquen entre 100.000 y dos millones de euros

40 startups se suben a un ring de boxeo

Los próximos 16 y 17 de febrero tendrá lugar el concurso Elevator Pitch. El evento forma parte de la VII edición del Salón MiEmpresa y para el mismo serán seleccionados un total de 40 de los proyectos del total de start-ups que presenten su candidatura. La novedad de esta convocatoria es que los elegidos lidiarán cara a cara en un ring de boxeo para conseguir financiación.

Esta iniciativa, referente para emprendedores, pymes, empresarios y autónomos, cambiará las reglas del juego en 2016 y constará de una organización en dos fases. En la primera de ellas se seleccionarán 40 proyectos, de las más de 200 candidaturas que se espera recibir. La segunda se realizará durante la VII edición del salón y, en concreto, dentro de la sala “the ring”.

En ella, los representantes de los proyectos seleccionados lidiarán cara a cara por conseguir un propósito común, como es obtener financiación suficiente para seguir desarrollando sus líneas de negocio. Este concurso está pensado para aquellas start-ups que se encuentren sumergidas en una primera o segunda ronda de financiación y busquen entre 100.000 y dos millones de euros.

El concurso Elevator Pitch cuenta con diez categorías: app/movilidad, big data/social analytics, bio-tech/e-health, ecommerce, fin-tech, marketplace/comunidad, hardware/internet de las cosas, SaaS y videojuegos/gaming.

Proceso eliminatorio

La dinámica del concurso se caracteriza por un proceso eliminatorio. Así, se llevarán a cabo dos duelos y una final por categoría. En esta última cita se podrá elegir a los diez mejores proyectos. Los finalistas seleccionados, uno por categoría, presentarán su pitch durante la tarde del miércoles 17 de febrero frente al jurado.

Este se encontrará formado por business angels, inversores y fondos de capital riesgo. Sus miembros valorarán múltiples aspectos, entre los que destacan aspectos relacionados con los modelos de negocio desarrollados por las start-ups, su viabilidad, equipo, mercado, ventajas competitivas, posibilidad de internacionalización y perspectivas de futuro.

Normas