La inflación cerró 2015 con una caída media del 0,5%

Casi la mitad de los productos del IPC ya sube más que los salarios

El descenso del IPC estuvo justificado por el derrumbe del precio del petróleo.

El 72% de los productos que analiza el INE está en positivo

El IPC en diciembre Ampliar foto

La estadística que elabora el Instituto Nacional de Estadística (INE) esconde múltiples contradicciones. La inflación se mantuvo estable en diciembre y cerró 2015 con un descenso medio de cinco décimas. De los doce meses, tan solo dos registraron tasas positivas. Que los precios caigan es una buena noticia en la medida en la que se produce una ganancia de poder adquisitivo para los hogares por el mayor crecimiento de los salarios (0,74%) y de las pensiones (0,25%). Sin embargo, la corrección de precios ha estado justificada exclusivamente por el desplome del precio del petróleo, como demuestra el hecho de que de las doce partidas que componen el IPC, tan solo dos (vivienda y transporte) cerraron en negativo, ambas muy condicionadas por el descenso del crudo y su impacto en las facturas de la luz y del gas y en el gasto mensual de la gasolina y del gasóleo.

El precio de los alimentos sube el doble en España que en la zona euro

El resto, que tiene un peso del 72% dentro del IPC, cerraron el pasado ejercicio en positivo. De las diez partidas cuyos precios subieron el pasado ejercicio, hay cuatro, con un peso del 42,5%, que cerraron diciembre incluso creciendo más que los salarios. Se trata de alimentos y bebidas no alcohólicas, con un alza anual del 1,8%, otros bienes y servicios (1,7%), bebidas alcohólicas y tabaco (1,3%) y hoteles, cafés y restaurantes (0,9%). Si el análisis se realiza con las medias anuales, el resultado es similar, con subidas de precios que van desde las nueve décimas de la hostelería hasta el 1,6% de otros bienes y servicios. Por lo tanto, una primera conclusión que se puede extraer es que los precios sí están subiendo y especialmente en aquellos productos que no están influenciados por el mayor o menor precio del crudo y sí por el mayor o menor consumo de los hogares.

Petroleo Brent 56,900 -2,735%

Es el caso de los alimentos, la partida cuyos precios crecieron más en diciembre, con un alza del 1,8%. Eurostat, la oficina estadística de la Comisión Europea, hace públicos el martes los datos armonizados de inflación que, con toda seguridad revelaran las tendencias mostradas en los de noviembre. Ese mes, el precio de los alimentos subía el doble en España que en la media de la zona euro.

Conscientes de este fenómeno, los analistas ya han comenzado a revisar sus anteriores previsiones y anticipan que el índice general volverá a tasas positivas a finales de 2016, fecha en la que consideran que el petróleo dejará de presionar a la baja los precios de consumo. La Fundación de las Cajas de Ahorro (Funcas) actualizó el viernes las suyas en esa misma dirección, aunque estableció tres escenarios diferentes. El central, con un barril de petróleo a 38 dólares, establece que la inflación volverá a tasas positivas en septiembre. Los otros dos alternativos prevén un crudo a 44 dólares, con lo que la inflación volvería a crecer en torno a junio, y un barril a 30 dólares, lo que llevaría a la inflación a registrar tasas negativas todo el año. En cualquiera de esas tres hipótesis, la inflación subyacente se mantendría en el entorno del 1%.

El nexo de unión entre crecimiento y precios

Los precios no han variado de la misma manera en todas las comunidades autónomas. En diciembre, la inflación subió en cinco comunidades autónomas (Baleares, Cataluña, País Vasco, Comunidad Valenciana y La Rioja), se mantuvieron estables en otras dos (Andalucía y Madrid) y en el resto bajaron. ¿Por qué se produce esa asimetría?

La respuesta se encuentra en la distinta velocidad de crecimiento del PIB. Las que más crecen sufren mayores presiones al alza en sus precios y viceversa. Las últimas previsiones realizadas por el Centro de Predicción Económica (Ceprede), ligado a la Universidad Autónoma de Madrid, así lo corroboran. Las regiones que más crecieron el pasado ejercicio fueron La Rioja (4,9%), Baleares (4,1%), Aragón (3,9%), País Vasco y Murcia (3,7%), Navarra (3,6%) y Comunidad Valenciana y Extremadura (3,5%). La que menos avanzó fue Canarias, con una subida del PIB del 1,7%, y fue en la que se registró la mayor caída de precios al consumo, con un retroceso de cuatro décimas.