Cierra 40 sucursales para quedarse con 700 a partir de febrero

BMN reestructura su red de oficinas con el reto de salir a Bolsa

Oficina de BMN en Madrid
Oficina de BMN en Madrid

BMN vuelve a dar otra vuelta de tuerca a su red de sucursales con el ojo puesto en su deseada salida a Bolsa. La entidad que preside Carlos Egea tiene previsto cerrar en los próximos días 40 sucursales de baja rentabilidad. De ellas, 20 están situadas en Andalucía, y más concretamente en Granada, otras 10 están situadas en Levante y otras 10 en Baleares, todas zonas consideradas core.

Estos cierres (que pueden convertirse en ventas si consiguen algún comprador, lo que parece ya muy complicado), irán acompañados de otra transformación del modelo de la entidad financiera. Su objetivo es contar con una red de 700 sucursales el próximo mes de febrero, número que considera idóneo, ya que está “en consonancia tanto con los estándares del sector en función de nuestro ámbito territorial así como de nuestra dispersión geográfica”, explican fuentes de la entidad liderada por Cajamurcia.

La decisión de esta reestructuración de BMN fue comunicada a la plantilla el pasado 23 de diciembre. El nuevo modelo de este banco implica cambios tanto en el la forma de distribución de la red como en el modelo de negocio, enfocados a un crecimiento que se ha vuelto necesario si se tiene en cuenta el cada vez mayor estrechamiento de los márgenes de intereses de las entidades financieras en general. Y en particular en el caso de BMN, cuyo reto para este año es lograr salir a Bolsa si no quiere terminar engullida por otro banco de mayor tamaño. Su privatización es un objetivo prioritario del nuevo Gobierno al ser uno de los compromisos adquiridos con Bruselas tras recibir 1.600 millones en ayudas.

Según la entidad, con el nuevo modelo se pretende un cambio de sistema de trabajo más encaminado a las necesidades del negocio y de la clientela, que permita reducir los procesos administrativos y enfocar el trabajo diario a crecer. Hay que recordar que BMN desmanteló hace un mes sus servicios centrales que estaban situados en Madrid.

BMN justifica el cierre de estas 40 sucursales, que se suman otra tanda que ha ido recortando en los últimos dos años, en la necesidad de abrir centros de asesoramiento financiero, empresas y de consumo, con horarios especiales de mañana y tarde.

Además, pretende reforzar determinadas áreas de negocio, en función de las características de cada territorio, desde comercio exterior, banca de empresas, de particulares, negocio agrario, consumo, etc. Se pasará así de 11 direcciones regionales y 47 zonas a 22 direcciones (ocho en Levante, ocho en Andalucía, cinco en Baleares y una en Madrid), con sus correspondientes responsables comerciales de empresas, gestión comercial, ahorro inversión, negocio de seguros y planificación. Cada dirección regional tendrá una media de en torno a unas 30 sucursales.

Esta estructura supone así prescindir de 48 trabajadores entre las zonas y las antiguas direcciones regionales. Estas salidas se suman a las que puedan salir del plan de prejubilaciones que ha puesto en marcha el banco para empleados mayores de 55 años de edad.

De momento, se han abierto cinco centros de negocio de empresas en los dos últimos meses (Valencia, Alicante, Sevilla, Málaga y Madrid). Son centros casi en exclusiva para pymes.

Los centros de asesoramiento financiero son oficinas que aglutinan gestores comerciales especializados para atender a clientes de distintos segmentos de actividad y que mantienen su relación comercial en otras oficinas del banco, o proceden de sucursales cerradas. Se ha abierto recientemente el centro de asesoramiento de Jaén, y en breve se abrirá en Granada, Murcia, Palma de Mallorca y previsiblemente en Cartagena, Lorca y Elche. Los centros de atención al comercio y al consumo cuentan ya con uno abierto en Puerta Real (Granada) y están en proceso de apertura dos en Murcia y uno en Palma de Mallorca. Además, abrirán centros para autónomos.

 

Kutxabank vende 10 agencias de Cajasur

Hace unos días fue Kutxabank el grupo que decidió hacer un ajuste en su red de sucursales, aunque en este caso de su filial Cajasur. La entidad vasca decidió vender todas las sucursales que poseía en Extremadura y que operaba bajo la marca Cajasur. En total, diez agencias que fueron adquiridas por la Rural de Almendrajelo, Cajalmendralejo. La entidad cordobesa, filial de Kutxabank, con una baja cuota de penetración en la comunidad extremeña, asegura que ha optado por potenciar su crecimiento en Andalucía, donde tiene una presencia más destacada. La Rural de Almendralejo es una de las entidades del sector que ha decidido apostar por crecer con compras de redes. En 2014 adquirió 15 sucursales en España del portugués Banco Caixa Geral. Las diez oficinas de Cajasur registraban un negocio de 300 millones de euros.