25.000 afiliados menos que en 2011

Balance del empleo en la legislatura

Rajoy deja el Gobierno con 271.164 parados menos que en noviembre de 2011

El número de afiliados se mantiene inalterable (17,2 millones de afiliados)

Trabajadores en una refinería en Gibraltar.
Trabajadores en una refinería en Gibraltar.

El mes de noviembre se cierra con 17,2 millones de afiliados a la Seguridad Social y 4,1 millones de parados. Cuatro años antes, Mariano Rajoy accedió al Gobierno de España con 17,2 millones de cotizantes y 4,4 millones de desempleados. El balance global ofrece una reducción del paro y un mantenimiento del empleo, favorecido por el crecimiento económico de la segunda mitad de la legislatura

Hay 518.000 parados menos cobrando prestaciones contributivas

Paro: Entre noviembre de 2011 y noviembre de 2015 han salido de las listas de los servicios públicos de empleo 271.164 personas, de las que 235.265 eran hombres y tan solo 35.899 eran mujeres. Sin embargo, la tasa de paro, según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), se ha mantenido prácticamente inamovible, ya que ha pasado del 21,28% al 21,18% entre el tercer trimestre de 2011 y 2015. La explicación reside en que el número de parados (numerador de la tasa de paro) ha caído con menos intensidad que la población activa (denominador). Esta última bajó en 583.000 personas entre el tercer trimestre de 2011 y el de 2015. Las razones para salirse de ese registro pueden ser múltiples desde que los desempleados se han ido al extranjero en busca de oportunidades o que se ven afectados por el desánimo, ya que no confían que el hecho de estar apuntados les ayude a encontrar trabajo.

Afiliación: El número de afiliados a la Seguridad Social se ha mantenido prácticamente inalterable, con 17,2 millones de afiliados, aunque el comportamiento del mercado laboral ha sido radicalmente diferente en la primera mitad y en la segunda mitad de la legislatura. En 2012 y 2013, con el PIB en tasas negativas, la economía española perdió un millón de cotizantes y entre 2014 y 2015 ha ganado un millón de afiliados. En concreto, la ganancia ha sido de medio millón anual y el crecimiento previsto para los próximos ejercicios ha llevado tanto a Rajoy como a la oposición a asegurar que ese ritmo se mantendrá en la siguiente legislatura.

El paro bajó en 271.164 personas y la población activa en 583.000

El comportamiento ha sido similar entre los sectores que más puestos de trabajo generan (industria, comercio y hostelería). Entre los tres tenían 4,9 millones de cotizantes en noviembre de 2011, llegaron a 4,6 millones en 2013 y volvieron 4,9 en noviembre de 2015.

Contratos: Entre enero y noviembre de 2011 se firmaron 13,2 millones de contratos, de los que 12,2 millones (un 92,4% del total) fueron temporales y 1,04 fueron indefinidos (el 7,6%). Cuatro años después, la foto no es muy diferente: el número de contratos firmados es de 15,3 millones (2,1 millones más), con una fuerte ganancia de temporales frente a los indefinidos. En noviembre de 2015 había 14,1 millones de contratos temporales (dos millones más) y 1,2 indefinidos (100.000 más). Por lo tanto, el balance muestra que los contratos de duración determinada han seguido ganando terreno frente a los de duración indefinida; de los 2,1 millones de contrataciones más, dos millones han sido temporales y tan solo 100.000 indefinidas.

El 91% de los contratos firmados siguen siendo temporales

La estadística también muestra un incremento de la contratación a tiempo parcial. El 30% de los 1,2 millones de contratos firmados en noviembre de 2011, tanto indefinidos como temporales, eran a tiempo parcial; cuatro años después, la cifra ha crecido hasta el 33%. Pero el incremento es mucho más importante si se analiza en términos absolutos: en noviembre de 2011 se firmaron 369.294 contratos a tiempo parcial y en noviembre de 2015 536.264.

Prestaciones: Es el indicador que muestra con mayor claridad el impacto de la crisis entre las personas que no tienen empleo. En noviembre de 2011 había 2,7 millones de beneficiarios de prestaciones por desempleo, lo que suponía una tasa de cobertura (número de desempleados que perciben algún tipo de prestación) de un 67%; cuatro años después, el número de receptores ha bajado a 2,1 millones (muchos de ellos siguen sin trabajo pese al tiempo transcurrido) y la tasa de cobertura se ha situado en el 54%, trece puntos menos. El principal cambio a la baja se ha producido en los perceptores de prestaciones contributivas (aquellos cuya cotización les permite recibir una ayuda en función de su cotización): en noviembre de 2011 había 1,3 millones de perceptores y en noviembre de 2015, la cifra ha bajado a 784.595 (518.000 menos). En el resto de prestaciones también se han producido caídas: 167.053 personas menos que cobran subsidios (ayudas tras agotar las prestaciones contributivas), 34.066 menos en rentas activas de inserción (ayudas por formación), 25.601 en subsidios agrarios. Otro dato que revela el impacto de la crisis es la cuantía media de la prestación contributiva. Cuando llegó el PP al Ejecutivo era de 858 euros, mientras que ahora es de 801 euros, como consecuencia de las rebajas salariales y que en muchos casos los empleados no logran acumular los dos años necesarios para cobrar el máximo.

La tasa de cobertura de los parados ha bajado 13 puntos

Extranjeros: En el inicio de la anterior legislatura, los extranjeros eran parte fundamental del mercado de trabajo. En noviembre de 2011 había 1,75 millones de ocupados de otros países (un 10%). Desde esa fecha inició una caída hasta enero de 2014, en el que tocó suelo hasta los 1,51, lo que supuso un ajuste de 240.000 afiliados (un 14% menos). En los dos últimos años, en paralelo a la recuperación económica, los cotizantes han subido a los 1,62 millones, todavía lejos de los niveles del principio de la legislatura.

Normas