Entrevista con Jordi Sevilla, coordinador del programa económico del PSOE

“Queremos crear un impuesto para financiar las pensiones”

“Queremos crear un impuesto para financiar las pensiones”

Jordi Sevilla (Valencia, 1956) formó parte del grupo de personas que asesoró a Zapatero en el camino a la presidencia del Gobierno en 2004. A la historia ha pasado la célebre frase de “Lo que tú necesitas saber para esto son dos tardes”, que le espetó al expresidente. En ese tránsito de la oposición al Gobierno, Sevilla se rodeó de un grupo de economistas entre los que estaba un desconocido Pedro Sánchez. Once años después, Sánchez, ahora secretario general del PSOE, lo ha recuperado para coordinar el programa económico con el que comparece a las elecciones del 20 de diciembre. Y la principal prioridad será hacer todo lo contrario en política económica que el PP en los últimos cuatro años. “Hemos vivido la legislatura más regresiva de la democracia española: no ha habido ningún gobierno que haya hecho una política más de derechas en degradación y recorte del estado de bienestar y derechos laborales”, apunta.

Pregunta. La formación que gane las elecciones encontrará un país creciendo al 3%, un déficit cercano al 6% y un paro del 20%. En el otro lado habrá una deuda cercana al 100%, una devaluación salarial sin precedentes y casi dos millones de parados sin protección. ¿Condicionará la herencia recibida la política económica del PSOE?

Respuesta. Estamos saliendo de la recesión, pero no de la crisis. Y eso condiciona mucho las políticas económicas porque, en mi opinión, si queremos salir de la crisis, tenemos que hacer todo lo contrario que se ha hecho durante estos cuatro años en política económica. Creo que el panorama tiene que ser lo contrario de un modelo basado en deprimir salarios y costes laborales para ser competitivos en el exterior. Lo que nos hemos encontrado es que lo que hace crecer el PIB es cuando las familias deciden ir a comprar y las empresas invierten. Hay que hacer una política económica orientada a la I+D, a la innovación, a hacernos competitivos por hacer las cosas bien y no más baratas, y por restablecer reequilibrios en el mercado laboral, peligrosamente rotos con la reforma laboral, unilateralmente impuesta por el PP.

Pactos y escaños

Podemos: Sevilla no entiende porque la gente considera a Podemos como la opción más factible para pactar con el PSOE. “Ideológicamente son como pulgas. Van saltando de un lado a otro, y no acabo de saber donde están. Iglesias cada vez me recuerda más a Anguita y me cuesta encontrar una idea en el programa de Podemos que no haya figurado en el IU”.

Escaños: El coordinador del programa económico cree que no habrá mayoría absoluta y que será necesario pactar y negociar. “Cómo, cuando y con quién dependerá de los números. No es lo mismo 110 que 90 escaños a la hora de negociar”.

Futuro: Si el PSOE gana las elecciones y si se lo piden, estaría dispuesto a ser ministro de Economía. En caso contrario buscará empleo en el sector privado, en el que ha trabajado desde 2009.

P. ¿Qué es lo más le preocupará el día 21 de diciembre, en el caso de que los socialistas ganen las elecciones?

R. Tengo dos preocupaciones para el 21D:qué vamos a hacer con el presupuesto de 2016 para cumplir con el objetivo de déficit, ya que la Comisión Europa dice que tenemos que hacer un ajuste de 10.000 millones, y qué vamos a hacer con la patata caliente de un modelo de financiación autonómica que no han sido capaces de solventar.

P. El PSOE acusa a la reforma laboral de muchos de los males de la economía española. ¿Finalmente se derogará o solo se modificará parcialmente?

R. La derogaremos. Y eso significa que la sustituiremos por otra normativa en dos momentos. Uno será inmediato en el que vamos a intentar recuperar el protagonismo de la negociación colectiva, suprimido por una reforma laboral que ha escorado las relaciones laborales en exceso a favor del empresario. No vamos a poner en cuestión a la empresa ni la flexibilidad, pero sí determinado tipo de prerrogativas y abusos que se han hecho a favor de los empresarios. Y en un segundo momento se tratarán otros asuntos como el coste del despido, que necesita el consenso de los interlocutores sociales. En España, el coste del despido se ha tratado tres veces durante la democracia. Dos fueron acordadas y una la fijó unilateralmente el PP.

“Reducir el déficit y devolver la deuda será prioritario para el  PSOE”

P. ¿Rebajar el coste del despido servirá para crear empleo?

R. En España ha habido un debate sobre cómo se entra o se sale y lo que hay que debatir es cómo se mantiene uno 30 años en el mercado laboral. Con cinco millones de parados y una recuperación frágil, ni los empresarios ni los desempleados están preocupados en el coste del despido. En cualquier caso, la recuperación va a crear empleo, en los próximos cuatro años. Gobierne quien gobierne es muy probable que acabemos la próxima legislatura con 1,5 millones de puestos de trabajo más.

Pero no se puede confiar solo al ciclo económico la reducción del paro. Cuando segmentas los parados que hay en el mercado laboral, hay núcleos de vulnerabilidad que no van ser recuperados con el ciclo económico. No me atrevo a llamarlo estructural, pero tengo claro que serán necesarios planes específicos para dos millones de parados: aquellos con baja formación, los que no han tenido nunca empleo y los mayores de 45 años. Y en esos tres colectivos las mujeres siempre están peor que los hombres.

Creo que hay que empezar a pensar que las medidas para que estos colectivos se reintegren tienen que tener mayor contundencia. No estamos a favor de bonificaciones en las cotizaciones, que lo único que hacen es reducir los ingresos de la Seguridad Social.

P. En un primer momento también hablaron de modificar el artículo 135 de la Constitución, que consagra como prioritaria la devolución de la deuda a los acreedores.

"Con una recuperación frágil, ni empresarios ni desempleados están preocupados por el coste del despido”

R. En el artículo 135 se ponía como prioridad absoluta la devolución de la deuda frente a cualquier otro tipo de compromiso. Nosotros lo que hacemos es matizar esa prioridad para decir siempre que se garantice un mínimo de servicios públicos. Mantenemos el compromiso, pero lo matizamos equiparándolo al respeto del cumplimiento de ciertos servicios públicos. Es una propuesta más equilibrada que la que se tuvo que hacer bajo la presión de la prima de riesgo, pero que no resta ningún punto a la credibilidad y a la solvencia de España.

Hemos hecho un esfuerzo de ajuste fino porque teníamos que trasladar un mensaje a los inversores internacionales de que una economía muy endeudada con el exterior va a cumplir con sus compromisos, pero le teníamos que decir a la gente que lo ha pasado fatal durante esta crisis que no nos vamos a olvidar de ellos.

La pertenencia al euro nos lleva a asumir un compromiso de reducir el déficit al 1% en la próxima legislatura. Y eso es una decisión que adoptamos por compromiso y por condición propia. Los intereses de la deuda son la primera partida del Presupuesto y a mí me gustaría reducirla para dedicar más dinero a otras partidas. Desde ese punto de vista reducir el déficit y devolver la deuda será una prioridad para el PSOE, más allá de que lo imponga la Unión Europea.

"Gobierne quien gobierne es muy probable que acabemos la próxima legislatura con 1,5 millones de empleos más”

La zona euro te condiciona con una senda decreciente del déficit, pero no te dice cómo llegar a ello. Sigue habiendo un amplio margen de decisión nacional y ahí es dónde radica la diferencia con el PP. La decisión de poner el copago sanitario, de recortar el gasto en I+D o de frenar el gasto en inversión no viene de fuera. Es una decisión política de un gobierno de derechas. En otras circunstancias y en otro contexto económico, nosotros lo haremos de otra manera.

P. Otra de las reformas del PP que cuestionan los socialistas es la de las pensiones, ya que consideran que erosiona el poder adquisitivo y los ingresos de la Seguridad Social.

R. El Fondo de Reserva se ha reducido a la mitad y el déficit de la Seguridad Social y se ha multiplicado por diez. Y esta vez no ha sido porque se hayan desmandado los gastos, sino porque se han reducido los ingresos como consecuencia de la reforma laboral. Es evidente que con el actual modelo de pensiones del PP, estas van a ser inferiores y ese es el motivo por el que no han enviado la carta que iban a mandar a los pensionistas para que calcularan su pensión. Tanto el secretario de Estado de Seguridad Social como el ministro de Hacienda ya han dicho que solo con las cotizaciones sociales no será suficiente para pagar las pensiones. Por ello han abierto la vía para buscar formulas alternativas de financiación y han propuesto que las prestaciones de viudedad y orfandad se financien con presupuestos

Nosotros estamos de acuerdo en abrir ese debate, pero el problema no reside en el número de cotizantes, sino en lo que cotiza cada uno de ellos. Esto tiene que ver con la precariedad de los salarios y en las políticas erróneas. Todo ello lo discutiremos después de las elecciones, en la que convocaremos a la Comisión del Pacto de Toledo. Debemos aprovechar para debatir también sobre el medio plazo. Estamos tan comprometidos con las pensiones en España que estamos dispuestos a que se cree un impuesto específico para financiarlas. Yo soy más partidario del modelo francés, de la creación de una contribución social generalizada, una cesta de recargos sobre impuestos, pero esto es una opinión personal. Estamos dispuestos a sacar dinero de un impuesto específico, pero siempre en el marco del Pacto de Toledo.

 

“No hemos querido pillarnos los dedos con los impuestos”

El programa económico con el que comparece el PSOE apenas desliza algunas ideas en materia tributaria y deja el grueso de medidas a un consejo de sabios que deberá establecer una hoja de ruta fiscal que entraría en vigor el 1 de enero de 2017. “No nos hemos querido pillar los dedos, pero tampoco hemos querido engañar a los votantes”, en clara alusión a la subida de impuestos que tuvo que acometer Rajoy tras las elecciones de 2011 frente a la bajada que prometió durante la campaña electoral.

Pregunta ¿Qué ideas baraja el PSOE en materia tributaria?

Respuesta. Tenemos el compromiso de evitar la guerra fiscal entre autonomías, sobre todo en Patrimonio y Sucesiones. También queremos evitar situaciones escandalosas de grandes empresas que pagan un tipo efectivo muy bajo en Sociedades, por ello fijamos un mínimo del 15%, y queremos relanzar la imposición verde dentro de un concepto más global de transición energética en la lucha contra el cambio climático.

P Otra de las ideas que quieren desarrollar se refiere a ligar el impuesto de la renta y el de patrimonio.

R En el ámbito del IRPF queremos hacer una reflexión de mucho calado. La Constitución Española dice que los ciudadanos contribuyen a la financiación de los servicios en función de su capacidad de pago. ¿Cómo se mide esta capacidad? Hasta ahora se ha hecho midiendo la renta anual. Si hay dos personas que ganan 100 y una tiene cinco veces más patrimonio que la otra, parece razonable pensar que tiene más capacidad de pago pese a que gane lo mismo. ¿Podíamos haber hecho esa reflexión con anterioridad y ponerla en programa? Sí, pero hemos querido fomentar el debate y asumir el compromiso de crear una comisión para que estudie un problema tan complejo.

Normas