En menos de un año, beBee logra nueve millones de seguidores en más de 100 países

Hacer contactos y encontrar empleo en una ‘colmena’

España, Brasil, México, Chile e India son los mercados estrella de esta nueva red social española.

Esperan facturar más de dos millones en 2015 con un modelo basado exclusivamente en la publicidad.

El ex concursante de Top Chef, Javier Peña; el director general de beBee, Javier Cámara, y el inversor Eduardo Díez-Hochleitner.
El ex concursante de Top Chef, Javier Peña; el director general de beBee, Javier Cámara, y el inversor Eduardo Díez-Hochleitner. Cortesía beBee

Con nueve millones de usuarios en nueve meses, beBee se posiciona como una de las redes sociales más utilizadas en España para la búsqueda de empleo. ¿Su clave? Unir personas a través de sus afinidades.

En un sistema donde la mayor parte de las ofertas de trabajo se establecen en lo que se denomina mercado oculto o, lo que es lo mismo, donde la mayor parte de vacantes se cubre a través de relaciones personales y donde casi el 70% de los profesionales de recursos humanos acuden a las redes sociales para buscar talento (de acuerdo con un informe de Adecco e Infoemplo), dos claves se vuelven imprescindibles a la hora de encontrar empleo.

La primera, estar bien conectado y saber utilizar adecuadamente esos contactos. La segunda, contar con una buena marca personal. Para ello es necesario participar de forma activa en redes sociales, debatiendo contenido ajeno, compartiendo contenido propio…

Ante este panorama, en febrero surgió en España una nueva red social: beBee. Una red, que mediante el concepto affinity networking, es capaz de unir a personas por sus intereses comunes. La plataforma social segmentada en colmenas (sectores profesionales) y grupos temáticos de ocio, ofrece a sus usuarios espacios determinados de conexión, donde entablar relaciones personales y donde poder encontrar empleo.

“La manera habitual de conectar entre usuarios en las redes sociales tradicionales se basa en las relaciones entre amigos y/o familia, o en las relaciones por un contacto en común (amigo de un amigo), y lo definen como conexiones de primer y segundo grado respectivamente. En beBee, esto se amplia en un grado más ya que los usuarios pueden interrelacionarse entre sí por compartir bien la profesión o una afición sin necesidad de tener un contacto en común, lo que se conoce como el tercer grado de conexión”, explica su director general, Javier Cámara.

“Aquí no todo el mundo cuelga de todo y no todo vale. En el grupo de cocina compartimos recetas y tendencias de todos los países e incluso es posible hacer colaboraciones que de otro modo no se harían”, explica Javier Peña. El exconcursante de Top Chef es un influencer, una de las celebridades presentes en cada grupo de afinidad. Ona Carbonell, capitana del equipo olímpico español de natación sincronizada o Andrea Vicens, ex concusante de Top Chef, son otras de ellas.

Presente en más de 100 países, cuenta con una presencia destacada en España, Brasil, México, Chile e India, donde de momento ha conseguido captar 650.000 usuarios. En sus primeros nueve meses de vida, beBee cuenta con nueve millones de usuarios, de los cuales 3,7 se sitúan en España.

En Brasil ya son 1,1 millones de usuarios y en México cuenta con más de medio millón. Unos datos que, según Cámara, les van a permitir facturar dos millones de euros este año. ¿Su objetivo? Crecer en Estados Unidos e India y penetrar en Canadá y Australia para conseguir en los próximos dos años los 50 millones de usuarios.

Entre los usuarios se encuentra una mayor presencia femenina que masculina, de edades comprendidas entre los 25 y los 45 años y, en su mayoría, perfiles profesionales tales como médicos, comerciales, economistas, ingenieros, administrativos o ejecutivos.

“La estrategia de beBee es que el usuario se automodere, que nadie tenga que ver algo que le disgusta. De todos modos pronto vamos a inaugurar un botón de dislike (no me gusta en inglés) y cuando un usuario dé a ese botón, el contenido será revisado y, si supone realmente un problema, se eliminará”, apunta Cámara. En cuanto a las ofertas de empleo, un departamento de moderación de contenidos es el encargado de controlar todas las propuestas.

“Además, cuando una empresa se da de alta, la revisamos y una vez revisada damos por bueno el contenido que vaya a publicar, siempre y cuando sea fiable”, continúa. Por otro lado, los usuarios tienen la posibilidad de denunciar las ofertas, si es que alguna se ha pasado por alto.

El modelo de negocio de beBee, según Cámara, se basa únicamente en la publicidad segmentada en los grupos de afinidad: “A través de los grupos de afinidad las empresas pueden llegar a su target perfecto. Por ejemplo, el grupo de running puede ser patrocinado por Nike”.

En el terreno laboral, beBee también es una oportunidad. Tras comenzar con dos personas, ahora tiene 50 trabajadores en Madrid y cuenta con delegaciones comerciales en México y Brasil. Además, el próximo año espera abrir en Estados Unidos.

Pero, ¿quién está detrás de un proyecto de tal envergadura? Empresarios como Eduardo Díez–Hochleitner que, tras quedar cautivado con el proyecto, ha apostado por invertir en él. “A la hora de invertir en una empresa lo primero que busco son personas con visión y con determinación, que quieran impulsar una idea que al mismo tiempo sea su sueño y que por ello quieran llevarla a cabo como sea”, dice Díez–Hochleitner.

“Los emprendedores –añade– tienen una característica que valoro infinitamente y que los empresarios no suelen tener: la autocrítica”.

Normas