El euro pierde posiciones frente al dólar

El Ibex resiste al miedo terrorista

La Bolsa de Nueva York con una bandera francesa
La Bolsa de Nueva York con una bandera francesa REUTERS

La sede de la Bolsa de París se encuentra en la Place des Reflets, en pleno centro de la capital francesa, muy cerca de algunos de los escenarios del horror terrorista del viernes. La cercanía física y emocional ha impedido a los inversores de Francia y del resto del mundo pensar en algo distinto a los atentados, pero su efecto en los mercados financieros ha sido limitado, y así creen los analistas que seguirá siendo en el futuro. Las Bolsas han abierto con descensos próximos al 1%, aunque moderaron sus números rojos a medida que avanzaba la sesión.

El Cac francés se deja un 0,2% en la jornada. En el selectivo galo encabezan las pérdidas las cotizadas relacionadas con el turismo y los viajes, igual que en el resto de Bolsas europeas. Air France cae un 6,5% y la firma hotelera Accor, un 4,7%. En el Stoxx 600, el sector de turismo y tiempo libre baja un 1,3% y es el peor del día. Así, son notables las caídas de Thomas Cook (-3,9%), Tui  (-3,7%), Lufthansa (-2,5%), Carnival (-2,6%) y Ryanair (-1,3%). También en EE UU caen con fuerza compañías de estos sectores, que serán los más afectados por los ataques yihadistas.

En el Ibex 35, el peor del día es precisamente el grupo aéreo IAG, que se deja u  2,6%. El selectivo español repunta levemente tras dos sesiones a la baja  cierra en los 10.124,5 puntos con un descenso del 0,13%. Técnicas Reunidas, por su parte, desciende un 2,3% después de que Sabadell haya empeorado su recomendación para la compañía de comprar a vender. Al frente de los ascensos se sitúan Gamesa (+3,05%) y Ferrovial (+2%). Fuera del selectivo español, los dos grupos hoteleros que cotizan en Bolsa se han visto afectados por los atentados de París: NH Hoteles desciende un 0,92% y Meliá, un 2,24%. 

El repunte fugaz del crudo ha sido otra de las reacciones al atentado. La lógica dice que cuanto mayor es la tensión geopolítica, más sube el precio del petróleo. Y así ha sido esta mañana, aunque después han vuelto los números rojos. El barril de petróleo Brent ha llegado a disparase un 3% por la mayor tensión en Oriente Medio que apareja el ataque terrorista y la respuesta militar de Occidente contra el Daesh. Pero ahora incluso desciende un 0,66%, así que pesa más el exceso de oferta que el aumento de las tensiones.

El precio del petróleo se había visto perjudicado en los días previos por la fortaleza del dólar. Hoy, el euro se deprecia otro 0,5% hasta las 1,071 unidades del billete verde, su nivel más bajo desde abril. Varios expertos creen que el clima de más tensión creado por los atentados terroristas podría empujar al BCE a ampliar su plan de estímulos en su encuentro del 3 de diciembre, si bien hoy se ha conocido un dato de inflación en la zona euro mayor de lo esperado, lo que daría más margen a la institución presidida por Mario Draghi para posponer esta medida.

Hoy, el vicepresidente del BCE, Vitor Constancio, ha dicho que es pronto para evaluar el impacto sobre los mercados y la economía europea de estos atentados, aunque ha reconocido que pueden dañar a la confianza de los inversores y aumentar la aversión a los activos de riesgo. 

IBEX 35 8.813,20 -2,64%

En contra de lo que cabría esperar,  los inversores no han buscado refugio en los activos más seguros. El oro, por ejemplo, ha llegado a subir más de un 1%, pero ahora reduce al 0,2% sus alzas. También las otras materias primas han avanzado durante la mañana para después despejar esos ascensos y volver a estar presionadas. El índice de Thompson Reuters de las mayores commodities baja hoy un 0,6%.

Lo habitual en estas situaciones es que los inversores busquen cobijo también en la deuda más segura, aunque tampoco aquí se ha visto un movimiento claro. El interés del bono alemán a una década baja, pero solo levemente, hasta el 0,53%. Los inversores han comprado deuda francesa (su deuda a diez años pasa del 0,87% al 0,85%) y bonos españoles. La rentabilidad del bono a diez años baja al 1,8%, mientras que la prima de riesgo se mantiene en los 126 puntos básicos.

Un impacto limitado

La mayoría de los expertos consultados destaca que el efecto sobre los mercados de los ataques yihadistas en París será negativo, pero reducido y de corto plazo. Miguel Ángel Paz, director de gestión de Unicorp, explica que “nada ha cambiado, salvo la demostración de que la amenaza del Estado Islámico es más cierta y cada vez hay que tenerla más presente en nuestros modelos de valoración de los mercados”.

En opinión de los expertos del departamento de análisis de Bankinter, lo que toca en las Bolsas es espera y tensión, algo que iba a ser así de todas las maneras antes de los atentados, aunque ahora, aún lo será más. Esta semana no habrá referencias realmente capaces de mover el mercado y este deberá digerir los ataques, así que nos espera una semana bajista pero no preocupante”.

En esta línea, los expertos del departamento de análisis de Renta 4 aventuran que noviembre seguirá siendo un mes errático y volátil en las Bolsas ante la espera de los inversores de las próximas reuniones del BCE y la Reserva Federal estadounidense.

Por su parte, los expertos de JPMorganseñalan que el impacto sobre las Bolsas y la economía de los ataques de París será limitado y de corto alcance.Así, prevén un daño a la confianza y menores gastos en los sectores de consumo, turismo y viajes, pero solo a corto plazo. “Por supuesto, si los ataques de París son el principio de una campaña sostenida, las consecuencias macroeconómicas serían mucho más significativa”, destacan.

En anteriores atentados terroristas de gran impacto en suelo occidental como los ataques del 11S en Estados Unidos, el 11M en Madrid o el 7J en Londres, las Bolsas cayeron con fuerza en respuesta a los ataques. Como recuerdan desde Banca March, “el S&P 500 de EEUU cayó un 7% en los cinco primeros días tras el 11 de septiembre de 2001; el Ibex, un 7,2% tras el 11 de marzo de 2004 y el Footsie británico, un 2% tras el 7 de junio de 2005”. Pero, añaden, “suele tratarse de movimientos muy acusados con una recuperación posterior muy rápida”.

Normas