Las aerolíneas apuestan por aviones eficientes para reducir sus costes fijos

Las ‘low cost’ cruzan el Atlántico

Norwegian, Condor y Eurowings ofrecen viajar a América a bajos precios. ¿Se animarán pronto otras compañías?

Condor aumentará su frecuencia de vuelos Europa-América Latina esta temporada.
Condor aumentará su frecuencia de vuelos Europa-América Latina esta temporada.

Para recordar el primer vuelo transatlántico de la historia debemos viajar hasta 1902, cuando Charles Lindbergh se convirtió en el primer piloto en unir el continente americano con el europeo en un trayecto sin escalas y en solitario. El vuelo enlazó Nueva York y París.

Desde entonces, la aviación ha avanzado de una forma extraordinariamente rápida y en la actualidad ya son casi innumerables las compañías que se han aventurado a dar el salto. Iberia, Delta, Air Europa o Lufthansa son algunas de ellas.

Pero desde 2013, y de la mano de Norwegian, las low cost se han subido al carro de los vuelos de largo alcance, lo que supone una bajada sustancial de los precios en este tipo de trayectos.

Norwegian une las tres capitales escandinavas y Londres con Estados Unidos y, además, ofrece vuelos en conexión desde España. Su política de expansión parece que no tiene freno. Una muestra es el acuerdo de compra de 19 nuevos Boeing 787-9 Dreamliner con los que en 2020 ampliará su flota de largo radio hasta los 38 aviones.

Condor ofrece vuelos desde España vía Fráncfort o Múnich a Cuba, México o República Dominicana

Este modelo de avión es esencial para estas empresas, ya que consumen de media un 20% menos de combustible que sus compañeros de mercado, lo que se traduce en una disminución de los costes fijos por trayecto y, por lo tanto, en el precio por billete.

Otra low cost que acaba de anunciar la ampliación de sus rutas transatlánticas es Condor. La compañía ofrece vuelos desde España vía Fráncfort o Múnich a países de Latinoamérica como Cuba, República Dominicana o México, e incrementará esta temporada su frecuencia de vuelos.

Eurowings no se queda atrás y, a partir del 2 de noviembre, ampliará sus rutas. Varadero será el primer destino, pero días más tarde le seguirán otros como Punta Cana o Puerto de la Plata. Sus vuelos salen desde la ciudad alemana de Colonia, aunque disponen de múltiples conexiones con Hamburgo y Berlín.

Desde Eurowings afirman que su intención es seguir aumentando su oferta. La pasada primavera, Ryanair anunció que los vuelos transatlánticos serían una realidad para la compañía en cinco años y que sus ofertas partirían desde los 12 euros.

Modelo de la compañía Eurowings.
Modelo de la compañía Eurowings.

Pero la alegría de sus potenciales pasajeros duró muy poco, ya que comunicaron que finalmente no sería posible. Ahora afirman que están “centrados en el crecimiento europeo, ya que existen muchas oportunidades de crecimiento en el continente para Ryanair”.

En cuanto a emprender altos vuelos, la compañía asegura que “los servicios transoceánicos dependen de la consecución de una flota de aviones de largo radio y en este momento hay una escasez de estos aparatos”.

Lo cierto es que Airbus y Boeing, principales fabricantes de aviones, tienen una larga lista de encargos y que sus pedidos no dejan de sucederse. Quizá sea esta la razón por la que también otras aerolíneas como Easyjet o Vueling dicen no plantearse por el momento operar este tipo de vuelos.

Quién sabe si cuando Boeing o Airbus despejen sus agendas este reto entrará en su estrategia comercial. Lo que es seguro es que este hecho haría aumentar la competencia en el mercado, y eso equivaldría a una bajada generalizada de los precios, como ocurrió en su momento con los trayectos de corto alcance.

Qué se necesita para emprender altos vuelos

Diversos expertos aseguran que realizar vuelos transatlánticos a bajo coste es un proyecto inviable, ya que harían perder dinero a las compañías, que acabarían subiendo precios ante la necesidad de cubrir costes. Pero ¿qué gastos tiene un vuelo de largo alcance?

Lo primero con lo que se debe contar es con un avión capaz de hacer tal recorrido. Ryanair, Vueling o EasyJet no disponen de ellos, por lo que tendrían que invertir en una flota de estas características.

Desde Ryanair, aseguran que para hacer un proyecto viable deberían conectar de 12 a 14 ciudades europeas con 12 o 14 ciudades de Estados Unidos.

Para ello, según sus datos, se necesitaría una flota de 30 a 40 aviones. Además, todo vuelo tiene unos gastos fijos de combustible, personal y medioambiente, tasas que aumentan con el tiempo.

Por otro lado, la rentabilidad de una low cost se basa en el número de asientos vendidos; por esta razón, el espacio entre rodillas y asiento en estas compañías es significativamente menor, algo que resulta incómodo para los pasajeros en vuelos de corto y medio alcance. ¿Estarían dispuestos los potenciales clientes a aceptar estas condiciones en trayectos más largos?

Normas
Entra en El País para participar