El ahorrador puede obtener rentabilidades de doble dígito anual

El ahorrador puede obtener rentabilidades de doble dígito anual

Los fondos de inversión son el principal activo de inversión en casi cualquier país desarrollado exceptuando en España, lo cual nos tiene que hacer pensar que algo mal se ha hecho en la industria de gestión de activos desde su creación hace más de 30 años.

En los últimos años, parece que las familias españolas van rebajando su ponderación patrimonial en depósitos e incrementando la inversión en fondos de inversión, pero está por ver si esta tendencia está motivada por un mejor enfoque de las gestoras dedicadas a la gestión de instituciones de inversión colectiva, o por el ridículo nivel de tipos de interés que ofrecen los depósitos.

En el gráfico inferior, se muestra la oferta de productos de Renta 4 Gestora. Es un gráfico que me parece interesante ya que muestra claramente los fondos de inversión donde debemos esperar mayor rentabilidad, en cuales menos, y su relación con la volatilidad y riesgo asumido.

Lo fondos de renta variable son imbatibles en el largo plazo en términos de rentabilidad o retornos, pero ese comportamiento estelar se consigue con mayor volatilidad que no todos los inversores son capaces de asumir o tolerar.

Dado el bajo rendimiento esperado por los fondos de inversión de renta fija y/o conservadores, la única manera de obtener retornos razonables en el entorno actual de los mercados es a través de la composición de una cartera de varios fondos de inversión que combinen fondos de renta fija, de retorno absoluto (con baja volatilidad y retornos esperados lo más predecibles posibles), con fondos de renta variable para obtener la rentabilidad añadida que se pretenda obtener. A mayor horizonte temporal, mayor probabilidad de que los retornos sean mejores.

La semana pasada repasando las rentabilidades de los principales fondos de la gama de fondos de Renta 4 Gestora, me encontré con la siguiente tabla que creo muestra perfectamente la reflexión de este artículo:

Como se puede observar, los fondos con un perfil más conservador, los fondos de renta fija, muestran rentabilidades positivas todos los años y obtienen rentabilidades del entorno del 5% a 3 años y del 10% a 5 años. Estas rentabilidades acumuladas suponen una rentabilidad anualizada del 2% si tomamos como referencia la rentabilidad acumulada a 5 años.

Si el ahorrador asume un poco más de riesgo e invierte en los fondos de retorno absoluto que comercializa Renta 4 Gestora, el mercado “le paga” con mayores retornos. La media ponderada de la rentabilidad de Pegasus, Retorno Dinámico y Valor Relativo (los principales 3 fondos de retorno absoluto de la gestora), a 3 años es del 12% y la rentabilidad a 5 años es del 13%, lo que lleva a ofrecer rentabilidades anualizadas de casi el 3% con una volatilidad muy baja y bajo riesgo asumido por el ahorrador a medio plazo. Es decir, siendo solo un poco más tolerante al riesgo (en vez de conservador, moderado) se obtienen rentabilidades casi un 50% superiores a si se invierten en fondos muy conservadores.

La rentabilidad anualizada se dispara en el caso de los fondos de renta variable. La rentabilidad ponderada de los principales fondos de renta variable de Renta 4 Gestora (Bolsa, Valor Europa, Cartera Selección Dividendo, USA y Japón) es de casi el 50% a 3 años y del 44,5% a 5 años, lo que significa que en los últimos 5 años, los fondos de renta variable de la gestora han ofrecido a sus partícipes una rentabilidad anualizada del 9%. Obviamente, la magnífica rentabilidad de los fondos que invierten mayoritariamente en bolsa en sus respectivas áreas geográficas, se consigue con mayor volatilidad y episodios como el que se observa en la tabla superior en los que las rentabilidades son negativas a 6 meses.

En conclusión, el ahorrador puede obtener rentabilidades de doble dígito anual a través de la inversión en fondos de renta variable, pero éstas solo pueden obtenerse con mayor fiabilidad, invirtiendo con un horizonte temporal superior a los 3 años, ya que la volatilidad de la bolsa (o renta variable), como activo de inversión es sustancialmente superior a la del resto de activos y puede suponer que periodos de incertidumbre, como el que hemos vivido desde junio, conlleven retornos negativos durante unos meses que hay que soportar. Está claro que la bolsa retribuye muy generosamente la inversión y el ahorro, a través de los dividendos, el crecimiento de los beneficios y la apreciación de las acciones a cambio, eso sí, de mayor volatilidad.

Javier Galán, Gestor de Renta Variable Europea de Renta 4 Gestora

@JGalanR4

Normas
Entra en El País para participar