La formación morada cuantifica su coste en 15.000 millones de euros

La renta de Podemos alcanzaría a 7,8 millones de ciudadanos

La profesora Nuria Alonso, los profesores James Galbraith y Vicenç Navarro, y el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, presentan el consejo internacional de economía que asesora la formación morada.
La profesora Nuria Alonso, los profesores James Galbraith y Vicenç Navarro, y el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, presentan el consejo internacional de economía que asesora la formación morada.

Con el objetivo de “eliminar la pobreza monetaria”, un eventual Gobierno presidido por el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ofrecería una renta garantizada a 7,8 millones de ciudadanos que cumplan determinadas condiciones, lo que equivale al 16,5% de la población española. La medida, en el caso de que la formación morada llegue al poder, sería de inmediata aplicación.

Esta propuesta fue detallada este miércoles por el responsable del área de economía de Podemos, Nacho Álvarez, durante la presentación del consejo internacional de economía que asesora a la formación morada, que tuvo lugar en el madrileño Círculo de Bellas Artes. Se trata de un think tank de una cincuantena de expertos de distintas procedencias, entre los que destacan Lourdes Benería, Thomás Piketty, Marina Subirats, Robert Pollin, y Andrew Watt.

Acompañado por el secretario general, Pablo Iglesias, y tres de los miembros del consejo –Viçenc Navarro, James Galbraith, y Nuria Alonso–, Álvarez explicó que la renta garantizada tendría dos componentes: “una renta para aquellos hogares que carecen de ingresos o que no llegan a 600 euros” y, por otro lado, “un complemento salarial para los que estén por debajo de los 900 euros”. Este rédito, avanzó el responsable del programa económico de Podemos, se modulará según el número de miembros que forman parte del hogar.

“La tarea de una fuerza política como la nuestra es ser capaces de poner sobre la mesa unas propuestas que se puedan desarrollar al día siguiente de ganar las elecciones”, aseveró Álvarez. Lo dijo al contestar a la pregunta sobre por qué Podemos no apuesta por la renta básica universal, es decir, unos recursos que se distribuirían a todos los ciudadanos, independientemente de los ingresos que tengan. De todas formas, Álvarez añadió que la renta garantizada es un paso para llegar a la renta básica posteriormente. “Nadie debe quedarse por debajo del umbral de pobreza”, aseveró.

A la pregunta sobre el “coste razonable” que, en sus palabras, una medida de este tipo conllevaría, afirmó que se trata de invertir alrededor del 1,5% del PIB, es decir, “15.000 millones de euros en los primeros años de la próxima legislatura”.

Entre las propuestas del programa económico sobre el que está trabajando Podemos y que se presentará “en los próximos días”, según dijo Álvarez, se encuentra también la derogación de la reforma laboral aprobada por el Gobierno de Mariano Rajoy, desincentivos para el trabajo temporal y el fin de la “austeridad salarial”.

Sobre la posible pérdida de competitividad de la economía española al subir los costes laborales, Iglesias se mostró tajante: “No volveremos a considerar a los ciudadanos como números. No tenemos que olvidar que detrás de lo que se llama coste de trabajo hay seres humanos que a veces no llegan a fin de mes”.

Por su parte, Álvarez sostuvo que la competitividad no depende solo del factor salarial y que el salario es, además de un coste para la empresa que tiene un impacto innegable en las exportaciones, también un componente importante de la demanda.

Álvarez hizo hincapié en el hecho de que, si bien el sistema euro constituye un “corsé” respecto a algunas decisiones que Podemos tomaría una vez llegada a la Moncloa, éstas se podrían implementar igualmente. “En el marco del pacto de estabilidad y crecimiento y del pacto fiscal, se pueden hacer las cosas de una forma distinta”, aseguró. “Cuando el presidente del Gobierno italiano, Matteo Renzi, dice que Bruselas no es nadie para examinar los presupuestos de la economía italiana y que, si no los aceptan, él volverá a enviarlos, nosotros estamos de acuerdo”. El planteamiento de Podemos, según el responsable de su área económica, “no es un incremento del déficit, sino su reducción a un ritmo más bajo que el actual”. De esta forma, según Álvarez, se conseguirían aquellos recursos que España necesita en el ámbito social.

Sobre el hecho de que el consejo internacional de economía de Podemos no cuenta con la colaboración de Juan Torres, el economista que, junto con Vincenç Navarro, elaboró el primer programa económico de la formación, tanto Iglesias como Álvarez rehusaron hacer comentarios. De todas formas, ambos subrayaron que el documento sobre el que se está trabajando en este momento, y que será presentado próximamente, tiene “coherencia y continuidad” con el precedente. “¿Dónde está la variabilidad con el programa redactado con Torres?”, preguntó Navarro. “Quien la encuentre, me envíe un mensaje”, dijo.

Iglesias se imagina investido como presidente por el PSOE

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, salió este miércoles al paso de quienes hablaron de su cansancio tras el debate televisado que mantuvo con el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, y enfatizó que se siente “en plena forma”, y no sólo para ganar las elecciones generales, sino también para trabajar mucho “en los próximos cuatro años”. “A nosotros se nos nota el esfuerzo porque nos esforzamos”, señaló para añadir que en política se necesita más gente esforzándose y menos para “hacerse ricos”.

De cara al futuro, Iglesias ve muy posible un escenario en España como el de Portugal, donde gobernará una alianza de partidos de izquierda en detrimento de los conservadores que ganaron las elecciones. “Me gustaría imaginar la investidura de mi candidatura como presidente apoyada por Pedro Sánchez y otras fuerzas políticas y que juntos pudiéramos construir un país diferente y mejor”, subrayó Iglesias, quien también estimó viable llegar a acuerdos con Ciudadanos.

Según el líder de Podemos, el partido de Rivera tiene cosas viejas, como su política económica, pero también “cosas nuevas” como las propuestas a favor de la transparencia, del cambio del sistema electoral “dentro del espíritu proporcionalista que es el de nuestra Constitución” o la revocabilidad de los cargos, en las que podrían ponerse de acuerdo. En el lado negativo, Iglesias calificó como una “barbaridad moral” proponer el copago en el ámbito sanitario o universitario, lo que en su opinión, además de “viejo” es “ineficaz y torpe”.

Sobre el debate con Rivera, explicó que no acudió a rebatir con él, sino a “convencerle” y que no expuso entonces el coste de su plan de rentas -15.158 millones de euros- porque recurrir a la batalla de las cifras es caer en lo más “abyecto” de la vieja política.

Con ese programa –recalcó Iglesias– Podemos “ocupa el espacio que casi todos han abandonado, que es el del sentido común”, en una alusión al PSOE. El líder de la formación morada argumentó que los socialistas sólo se han puesto del lado de la mayoría social cuando Podemos les ha superado, como se ha visto en ciudades como Madrid o Cádiz. Y aprovechó para lanzar un guiño a los votantes socialistas, quienes, en su opinión, “se han dado cuenta de que para tener al PSOE donde les gustaría tienen que votar a Podemos”, a un Gobierno que apueste por los derechos sociales, como hacía la socialdemocracia hace apenas 30 años.

Normas