12 concentraciones piden a la patronal que suavice el convenio

Los sindicatos de ahorro fijan sus líneas rojas con protestas

Los sindicatos mayoritarios de las antiguas cajas de ahorro han avanzado que las protestas que inician hoy irán subiendo de calado si la patronal insiste en recortar sueldos y ampliar horarios.

Imagen de una de las concentraciones de este viernes, frente a la sede de Cecabank, en Madrid.
Imagen de una de las concentraciones de este viernes, frente a la sede de Cecabank, en Madrid.

CC OO, Csica, UGT y CIC, los sindicatos mayoritarios del sector de las antiguas cajas de ahorro, han hecho una demostración de unidad esta mañana al concentrar a centenares de delegados frente a las sedes de las principales entidades del sector para pedir a la patronal que suavice el nuevo marco laboral que negocian.

Los principales responsables de ramo de cada una de las plataformas han comparecido juntos en rueda de prensa en Madrid, minutos antes de unirse a la concentración de protesta organizada frente a la sede de Cecabank, para plantear las líneas rojas que no aceptarán en la negociación del nuevo convenio.

Básicamente, los sindicatos coinciden en señalar que no están dispuestos a renunciar al límite de movilidad geográfica de los trabajadores, situado en 25 kilómetros que las entidades quieren elevar a 50, ni al actual sistema de bonificación por trienios de antigüedad y ascensos por experiencia, que la patronal busca eliminar.

Por encima de todo, sin embargo, los sindicatos se niegan a aceptar la ampliación del horario laboral que buscan implantar las antiguas cajas de ahorros ni a abordar un sistema de jornada partida pues este serviría, denuncian, “para maquillar el número ingente de horas extraordinarias” que ya hacen los trabajadores del sector.

Finalmente, los empleados del sector no están dispuestos a aceptar recortes salariales después de la pérdida de poder adquisitivo y los sacrificios realizados durante la crisis, han avanzado.

"Hablamos de 40.000 puestos de trabajo perdidos últimos años. Parece increíble que en este marco de recuperación que nos cuentan quieran recortar más", ha subrayado Manuel García, Secretario General Sección Sindical de CCOO en Bankia. “Vamos a empezar una serie de movilizaciones esperamos que la patronal ceda y si no llegaremos hasta donde tengamos que llegar”, ha advertido.

"No queremos un convenio a cualquier precio. El convenio de ahora es una muestra de generosidad de los trabajadores para que las empresas fueran viables, si no se ha conseguido no es culpa de los trabajadores”, ha señalado Luis José Rodríguez, Presidente de Csica.

“Hemos sufrido de manera triple”, ha especificado Sebastián Moreno, Secretario del sector financiero de UGT, explicando que los trabajadores de las cajas, como contribuyentes han contribuido a rescatar a las entidades con impuestos, como empleados han sufrido drásticos recortes de plantilla y condiciones laborales y como cabezas visibles de las entidades han dado la cara frente al público.

“Tras muchos meses de negociación”, desde principios de este año ha especificado Moreno, hemos llegado a un impass de la negociación en la que no se producen avances.

Los responsables de las plataformas han asegurado que la “unidad sindical” es total y que irán programando nuevas movilizaciones, que irán creciendo hasta alcanzar una huelga de todo el sector del ahorro si es necesario.

De momento, no obstante, la expectativa es que la patronal rebaje el tono de sus propuestas tras la demostración de fuerza de este viernes que incluye manifestaciones frente a la sede de Cecabank, en Madrid; la de CaixaBank, en Barcelona; la de Bankia, en Valencia; la de Abanca (antigua Novagalicia) en La Coruña; la de Liberbank, en Oviedo; la de Banco Castilla la Mancha, en Toledo; la de Ibercaja, en Zaragoza; la de Cajasur, en Córdoba y ante las oficinas centrales de BMN en Granada, Murcia y Palma de Mallorca.

Las miras están puestas en el 20 de noviembre, día a partir del cuál la patronal de las antiguas cajas de ahorro amenaza con aplicar unilateralmente nuevas condiciones laborales con la última reforma laboral en la mano.

Los sindicatos defienden que aunque el actual convenio se denunció en noviembre de 2014, su validez debería contar con ultraactividad hasta el 31 de diciembre de este año y aún así defienden que las partes pactaron darse 18 meses para pactar, con lo que el margen llegaría hasta junio de 2016.

Los sindicatos admiten que Asociación de Cajas de Ahorros para Relaciones Laborales (Acarl), la patronal del ramo, trató de suavizar la situación en la reunión de negociación de este jueves. Critican, sin embargo, que no hubiera un cambio real en las posturas si no simples matices en sus planteamientos de partida, lo que consideran insuficiente.

Normas