Alemania obliga a revisar 2,4 millones de automóviles

Volkswagen llama a revisión a 8,5 millones de coches en Europa

El consejero delegado, Matthias Müller, aseguró ayer que la empresa no se recuperará hasta dentro de tres años.

El símbolo de Volkswagen en el volante de un Golf en Leipzig (Alemania).
El símbolo de Volkswagen en el volante de un Golf en Leipzig (Alemania).

Volkswagen informó hoy de que va a llamar a revisión 8,5 millones de vehículos en Europa. Se trata de la segunda llamada a revisión más grande de la historia, después de la de Ford en 1980, en la que se vieron involucrados 21 millones de vehículos por un defecto de transimión. El fabricante automovilístico alemán explica en un comunicado que la revisión empezará en enero y que no supondrá ningún coste adicional para los propietarios. La reparación podría afectar tanto al software como al hardware del coche.

Las soluciones, afirma el fabricante alemán, "se están desarrollando actualmente para cada serie y cada modelo afectado. Todas las medidas serán primero se presentarán a las autoridades responsables". La compañía afirma que el motor EA 288 no se encuentra afectado y que los vehículos que sí lo están, son de todas formas seguros técnicamente y se pueden conducir. Volkswagen informará los propietarios en las próximas semanas. 

“Tenemos buenas posibilidades de volver a brillar en dos o tres años”, aseguró el consejero delegado de Volkswagen, Matthias Müller, en un discurso a los altos cargos de la firma en Leipzig.

La decisión de Volkswagen llega después de que las autoridades alemanas exigieran al fabricante que llame de manera obligatoria para una reparación a todos los vehículos en el país afectados por el fraude de las emisiones de gases contaminantes, que cifró en 2,4 millones. Una demanda que el fabricante de Fráncfort celebró, al tildarla como "bienvenida".

La Oficina Federal de Vehículos a Motor (BKA) rechazó así la solución, que dejaba la reparación en la voluntad de los propietarios, que propuso la semana pasada el fabricante de automóviles, informó hoy el ministro de Transporte alemán, Alexander Dobrindt.

“La BKA ha enviado a Volkswagen hoy una comunicación legalmente vinculante” para reparar la manipulación en todos los vehículos afectados que circulan por Alemania “y yo apoyo políticamente su decisión”, aseguró el titular de Transportes.

La reparación debe abarcar al “100%” de los vehículos que incluyen la manipulación, enfatizó el ministro. Dobrindt explicó que el número de vehículos trucados en Alemania asciende en realidad a 2,4 millones de unidades, frente a los 2,8 millones anunciados previamente, ya que esos 400.000 de diferencia no se encuentran ya en el país o han sido retirados de la circulación con el paso de los años. La solución, como ya explicó Volkswagen, diferirá en las distintas versiones (1,2, 1,6 y 2,0 litros) del motor diésel afectado, el EA-189.

La BKA obliga a Volkswagen a retirar el software manipulador de todos los vehículos y le exige, de forma simultánea, que tome las medidas precisas para que estos automóviles cumplan con los niveles de emisiones de gases contaminantes exigidos. La solución informática deberá estar lista para finales de noviembre y su aplicación en los vehículos comenzará “a principios de 2016”, explicó Dobrindt.

En algunos modelos, la reparación implicará además la sustitución de algún elemento del motor, según el ministro, una operación en la que Volkswagen aún trabaja y que al parecer no estará disponible hasta septiembre del año que viene, aunque es preciso aún concretar el calendario.

Volkswagen remitió el pasado 7 de octubre a las autoridades alemanas su propuesta para reparar los vehículos afectados por la manipulación y la BKA se dio entonces unos días de plazo para analizar el plan técnico de la empresa.

Müller aseguró en una entrevista la semana pasada que su objetivo era empezar el próximo enero con las revisiones de los coches y ejecutar las reparaciones a lo largo de 2016. El consejero delegado señaló que previsiblemente el número de vehículos afectados en todo el mundo está por debajo de los once millones -la cifra facilitada hasta ahora por la empresa- aunque admitió que de todos modos “siguen siendo muchos”.

Volkswagen reconoció en septiembre, tras una denuncia de las autoridades medioambientales de EEUU, que había instalado en modelos de varias de sus marcas un software que rebajaba el nivel de emisiones sólo cuando el vehículo estaba en siendo testado, pero que en condiciones normales emitía por encima de lo permitido.

Tras destaparse el escándalo, que costó el puesto entre otros al entonces presidente del grupo, Martin Winterkorn, las autoridades alemanas exigieron a Volkswagen un plan para subsanar en su país la manipulación, que afectaba según el fabricante a 2,8 millones de vehículos.

363.000 vehículos afectados en Austria

Después de que las autoridades alemanas exigieran hoy a Volkswagen una reparación obligatoria de los vehículos afectados por el fraude de las emisiones de gases contaminantes, el Gobierno de Austria anunció lo mismo en relación con unos 363.000 coches que circulan por ese país.

El ministro de Transporte, Alois Stöger, explicó hoy que en cuanto al calendario de estas llamadas, las autoridades austríacas seguirán el ejemplo de las alemanas.

Los conductores y propietarios de vehículos afectados en Austria recibirán, igual que en Alemania, una notificación por correo, indicaron fuentes del ministerio a la agencia de noticias APA.

Se trata, según datos del ministerio, de 180.000 turismos y 24.400 camionetas de Volkswagen, 72.500 coches de la marca Audi, 54.300 de Skoda y 31.700 de Seat.

Mientras tanto, el diario “Salzburger Nachrichten”, asegura hoy que las autoridades austríacas ya sabían desde hace tiempo que existían irregularidades en cuanto a los datos de contaminación de los vehículos de Voldkwagen.

De hecho, Austria había avisado a la Comisión Europea que el aumento de valores de óxido de nitrógeno en Austria no deberían ser achacados a la república alpina, ya que las mediciones de vehículos demostraban que las emisiones superaban los valores establecidos.

La Oficina Federal de Vehículos a Motor de Alemania (KBA) rechazó hoy una solución voluntaria propuesta por Volkswagen para subsanar la manipulación, un plan enviado el miércoles de la semana pasada a las autoridades alemanas.

En total, estarán afectados en Alemania unos 2,4 millones de vehículos del principal fabricante germano. 

Normas
Entra en El País para participar