Lo que debes saber sobre pantallas y fatiga visual
Pantallas IPS, OLED y AMOLED ¿cuál es peor para la vista?

Pantallas IPS, OLED y AMOLED ¿cuál es peor para la vista?

Los paneles LCD IPS y AMOLED están tomando protagonismo en todos nuestros dispositivos, desde monitores hasta teléfonos inteligentes, y pasando por los televisores. Cada fabricante utiliza su propia tecnología favorita, y algunos incluso varían en función del modelo, pero todos ellos presumen de las bondades de cada una de estas tecnologías. Efectivamente, cada cual tiene ciertas ventajas, pero también algunos inconvenientes. Nos centramos en las principales diferencias para desvelarte cuáles son peores para la vista.

La fatiga visual, el "cansancio de ojos" por mirar una pantalla

La fatiga visual se produce por un esfuerzo muscular durante la utilización de pantallas, y hay diferentes factores en la tecnología de los paneles que determinan en qué medida tenemos que forzar la vista, y por tanto la medida en que estos paneles nos producen esa fatiga visual. Paneles LCD y TFT, así como otras tecnologías derivadas y más modernas, no producen problemas graves sobre la vista, en cuanto a los riesgos a largo plazo. Ahora bien, su uso excesivo o mal uso sí pueden producirnos ciertos trastornos temporales en la vista.

Esto es lo que debes tener en cuenta para reducir la fatiga visual

La velocidad de refresco de un monitor es uno de los factores fundamentales, y cuanto mayor sea será menor la fatiga visual. Ahora bien, también es importante una alta resolución que nos permita ver con claridad. En cuanto al brillo, por ejemplo, valores reducidos también jugarán en favor de nuestra salud ocular, así como un contraste correctamente configurado y una buena orientación de la pantalla. Otro punto importante es que la luz azul es interpretada por nuestro cerebro como luz solar, luego puede dificultarnos el sueño.

Entonces, ¿qué tipo de pantalla es peor para mi vista?

Como habrás podido comprobar según las puntualizaciones anteriores, la mayoría de factores de que depende la fatiga visual tienen que ver con la configuración. Ahora bien, algunas de las diferencias principales entre este tipo de tecnologías en pantallas tienen que ver con la iluminación y los colores, luego también vamos a notar mayor o menor fatiga en función de si utilizamos una u otra tecnología.

Los paneles AMOLED y de tecnologías derivadas tienen un contraste más preciso con negros más negros, lo que es un dato positivo si pretendemos reducir la fatiga visual. Ahora bien, tienden a mostrar colores azulados, un factor que va a provocar mayor dificultad para conciliar el sueño si hacemos uso de estas pantallas cuando ya estamos en la cama, por ejemplo. En cuanto a los paneles LCD IPS, ofrecen un mayor brillo máximo por lo general, pero esto no quiere decir que vayan a producirnos mayor fatiga, sino que vamos a poder compensar de mejor manera la luz ambiental, lo que también juega en su favor.

Por lo tanto, realmente no existe una tecnología mejor, sino paneles concretos con características que favorecen la salud ocultar y, sobre todo, debemos atender a una correcta configuración del mismo. Cuando vayamos a comprar una pantalla, deberíamos revisar la velocidad de refresco y resolución, y en el uso diario configurar correctamente el brillo, el contraste y el escalado, para evitar fuentes muy pequeñas, por ejemplo. Un excelente consejo para reducir la fatiga visual es mirar objetos alejados durante 10 - 30 segundos de forma periódica, así descansaremos los músculos que utilizamos para la vista.

Normas