Tu Internet vía Wi-Fi puede ser más rápido y potente, y sin cambiar de router
Consigue un Wi-Fi mucho más potente sin cambiar de router

Consigue un Wi-Fi mucho más potente sin cambiar de router

Los problemas de cobertura y velocidad en una red Wi-Fi tienen muchas posibles soluciones, y sí, algunos de ellos pasan por cambiar el router. Pero este cambio, que nos va a suponer el mayor desembolso posible en nuestra red, es la última opción que deberíamos tener en cuenta. Y entre todos estos pasos intermedios posibles, uno de ellos es cambiar la antena o antenas que utiliza nuestro router inalámbrico para emitir la señal.

Los router que te regalan no son los mejores

Al contratar con un operador, en el propio paquete de Internet que te venden se incluye un router básico, y dadas sus características correspondientes a la gama baja de este tipo de dispositivos, lo más frecuente es que tengan una o dos antenas y de baja potencia. Sustituyendo estas antenas lo que buscamos es precisamente eso, amplificar la potencia de emisión y variar la forma en que se reparte la señal radioeléctrica.

Este es el dato importante que debes revisar en una antena

La amplificación de la señal se mide en dBi, y apenas vamos a tener que gastar 10 ó 15 euros para antenas que ya nos ofrecen valores de hasta 10 dBi, con lo que vamos a conseguir una cobertura notablemente mayor y, sobre todo, una intensidad mejor para que nuestro Wi-Fi no pierda potencia en los puntos más alejados del router.

Otros aspectos que debemos tener en cuenta es que la antena sea omnidireccional o direccional, lo que quiere decir que la señal se reparte en 360 grados en el caso de una omnidireccional, o bien la señal se envía en una dirección concreta, como ocurre en el caso de las antenas direccionales. Para la mayoría de los casos, se recomiendan omnidireccionales en el ámbito doméstico.

La instalación es "lo más fácill del mundo"

No vas a necesitar ayuda alguna por parte de un técnico, ni de tu operador, porque estas antenas se instalan enroscadas, luego sólo vamos a necesitar dar unas vueltas a nuestra antena anterior para extraerla, y haremos exactamente lo mismo para colocar la nueva antena en la posición que corresponde. Si nuestro router Wi-Fi tiene más de una antena, conviene que cambiemos todas ellas, y así disfrutaremos de más cambios en favor de la potencia de nuestra conexión a Internet sin cables.

Normas