El gobernador Linde podrá sancionar a las entidades por infracción grave y muy grave

Economía prioriza la comisión del cajero frente a la del emisor de la tarjeta

Un hombre saca euros de un cajero automático. EFEArchivo
Un hombre saca euros de un cajero automático. EFE/Archivo EFE

El supervisor baraja dos posibilidades para concretar la nueva norma. La primera posibilidad que valora el Ministerio de Economía es modificar el artículo 3 de la norma de Transparencia. En ese caso, el cobro de comisiones en los cajeros a los clientes cuando vayan a sacar efectivo en una máquina distinta a su banco corresponderá únicamente a la entidad propietaria del terminal. Es el modelo por el que ha optado CaixaBank, banco que cobra desde marzo dos euros por sacar efectivo de sus 9.700 cajeros a los demandantes no clientes. BBVA y Santander también han comunicado ya su intención de cobrar dos euros por sacar dinero de sus cajeros a los clientes ajenos a la entidad, pero han aplazado su aplicación hasta que no se resuelva la nueva norma que legislará este tipo de comisiones.

Otra alternativa que valora el ministerio que encabeza Luis de Guindos es incluir una disposición en la Ley de Servicios de Pago para que en la retirada de efectivo de los cajeros, la entidad propietaria de los mismos no pueda exigir comisión al cliente, aunque se la cobre al banco emisor de la tarjeta.

En este caso, cuando un usuario saque dinero de un terminal de otra entidad ajena a la suya sabrá que el propietario del cajero puede cobrar una comisión al banco emisor de la tarjeta, y por lo tanto que este último puede imponer una tarifa a su cliente por retirar efectivo en otro terminal, en su totalidad o solo en parte.

En este último caso, el Ministerio de Economía pretende que la comisión se establezca por acuerdo de las dos entidades (el dueño del cajero y el emisor de la tarjeta), y si no hubiere pacto, lo establecerá el dueño del cajero. Este es precisamente el punto en el que los bancos se enquistaron cuando intentaron desde el mes de julio pasado llegar a un acuerdo en el reparto de las comisiones entre el dueño del terminal y el de la tarjeta, y fue cuando tuvo que intervenir el Banco de España y finalmente el Ministerio de Economía, que ha decidido legislar.

En este caso, CaixaBank ha propuesto dar un 0,2%, que normalmente equivale a 0,2 euros (la media que se saca en cajeros es de 100 euros por operación) al emisor de la tarjeta de los dos euros que está cobrando en sus terminales a un no cliente. Esta oferta ha sido considerada por entidades como Bankia y Sabadell como “muy baja” y reclaman al menos 0,6 o 0,5 céntimos como mínimo por operación. De esta forma, si no hay acuerdo, sería CaixaBank la que impusiera su criterio, explican expertos.

La nueva norma exige que el Banco de España esté informado en todo momento de las comisiones a aplicar. Si no se hace, el supervisor lo podrá considerar una infracción muy grave si es una actitud recurrente; si es la primera vez, será una infracción grave.

Normas