Mirae cree que existen oportunidades en México y Asia

Cómo invertir en emergentes sin morir en el intento

Inversores chinos frente a pantallas que muestran la evolución de su mercado
Inversores chinos frente a pantallas que muestran la evolución de su mercado

"Los mercados emergentes están rodeados de un sentimiento negativo y creemos que, aunque la volatilidad puede seguir en el corto plazo o incluso empeorará en algunos países antes de mejorar, no es una mala idea de inversión". Con esta frase de José Morales, codirector de inversiones de Mirae Asset, se resume la visión de la gestora nacida en Corea del Sur sobre los mercados emergentes, en la que está especializada. Junto a Elliot Berman, director de distribución de la gestora para Europa, Morales ha compartido sus perspectivas para los países emergentes y sus recomendaciones de inversión, porque creen que "aunque los países emergentes crecerá menos,eso no significa que no haya opciones atractivas". Estas son las seis claves.

1. China tiene margen de acción

El gran temor del mercado es que China, la segunda economía mundial, sufra un aterrizaje brusco que ralentice el crecimiento global. Los expertos de Mirae reconocen que existen el mercado dudas sobre la habilidad de las autoridades chinas para evitar el frenazo, pero creen que el gigante asiático cuenta con herramientas suficientes para contener el golpe. Además, no piensan que la depreciación del yuan acordada a comienzos de agosto pretendiera comenzar una devaluación sostenida de su divisa, sino avanzar hacia un tipo de cambio más flexible que permita al yuan entrar en la cesta de divisas del FMI.

2. Diferencias entre los emergentes

El tiempo en el que se podía invertir casi indiscriminadamente en cualquier activo que llevara el sello de emergente o de los BRIC ha acabado. Los expertos de Mirae destacan que se debe diferenciar mucho entre los países emergentes y, dentro de cada mercado, también entre las compañías. Como ha explicado Elliot Berman, su criterio de inversión está orientado a la búsqueda del valor, de empresas con buenos fundamentales y positivas perspectivas de crecimiento de beneficios. 

Cada país emergente tiene una situación particular. Por ejemplo, un dólar fuerte no es malo, de por sí, para todos estos países, sino solo para los que tienen déficit en su balanza por cuenta corriente, están muy endeudados en dólares o son exportadores netos. Así, los países menos vulnerables ante una divisa estadounidense fuerte son Taiwán, Corea del Sur, Tailandia y Filipinas, mientras que los más perjudicados son Sudáfrica, Brasil, Turquía, Chile e Indonesia.

Tampoco es negativo para todos los emergentes que caiga el petróleo. Más bien, al contrario. Según datos de la gestora, el efecto de una caída de 15 dólares del precio del crudo sobre el PIB de los países emergentes es positivo a un año vista en la mayoría de estos países. Solo es negativo para Rusia (a la que resta 1,2 puntos del PIB) y Malasia. Sin embargo, Filipinas elevaría su crecimiento más de un 0,6% y Tailandia, Turquía y Sudáfrica, un 0,4%, porque los menores costes energéticos fomentan el consumo interno.

3. Si la Fed sube tipos despejará incertidumbres

"No hay ninguna razón para no subir los tipos de interés". Así de claro se ha mostrado José Morales en la presentación. En su opinión, la fortaleza de la economía estadouidense y de su mercado laboral invita a pensar que la Reserva Federal subirá tipos antes de fin de año. Este experto advierte del riesgo de que una repentina subida de la inflación obliga al banco central estadounidense a acelerar su proceso de normalización de la política monetaria. "El foco está fuera de Estados, en China", ha declarado, aunque piensa que sería positivo para despejar la incertidumbre del mercado que la Fed decida al fin la primera subida del precio del dinero en nueve años.

4. Invertir en México, olvidarse de Brasil

Los expertos de Mirae creen que América Latina es la región emergente más débil, aunque la gran excepción a esta afirmación es México. La cercanía a Estados Unidos, los efectos positivos de su reforma energética y el buen comportamiento del consumo interno les llevan a mirar con buenos ojos al país azteca. Nada que ver con Brasil ("un desastre"), donde la recesión económica, la debilidad de su moneda, la inflación dispadada y la crisis política oscurece el horizonte para los inversores y les lleva a alejarse de este mercado. 

5. Sectores con potencial de crecimiento

Los expertos de Mirae han compartido también recomendaciones concretas de inversión en Bolsa en base a una idea central, el crecimiento de la clase media en los países emergentes y todas sus consecuencias futuras. El primero de estos sectores es el de la tecnología, porque el porcentaje de penetración de internet en los países emergentes sigue siendo baja si se compara con los países desarrollados, pero se prevé que suba en los próximos aos hasta el punto de que Asia aumente su liderzago en el nímero de usuarios de móviles de aquí a 2017. Relacionado con esta idea, ven con buenos ojos a las compañías emergentes de comercio electrónico.

También creen que crecerán las compañías farmacéuticas y del sector sanitario. En concreto, el desarrollo de medicamentos genéricos y las empresas que gestionan en los mercados emergentes hospitales privados. Un ejemplo es la sudafricana Kalbe Farma, la mayor compañía del sector farmacéutico de aquel país. Otro sector que debería crecer es el de los viajes, pues la incipiente clase media de los países emergentes viaja aún menos que lo que se prevé en los próximos años. Aquí aconsejan invertir en Amorepacific, empresa coreana de cosméticos. ¿Y por qué se beneficia del turismo? Porque aumentan los viajes de ciudadanos chinos a la vecina Corea del Sur, lo que eleva las ventas de esta empresa. El crecimiento de la clase media también impulsará al negocio asegurador y de créditos de consumo  (más compras de coches, más seguros y más préstamos).

Una última idea de inversión en los mercados emergentes es el sector de consumo interno porque en los países emergentes hay marcas muy consolidadas. Ponen dos ejemplos, la filipina Universal Robina y la mexicana especializada en productos de pesca Curimba.

En su opinión, estas empresas se han visto castigadas injustamente por las ventas indiscriminadas en los mercados emergentes ante el temor generalizado, pero son "una buena historia de futuro".

Normas