Radiografía del sector hospitalario

Los grandes grupos van a por las pequeñas clínicas

El mercado de la sanidad privada crece y, según los analistas, lo seguirá haciendo

La concentración, dominada por una decena de compañías, aún no ha acabado

Los grandes grupos van a por las pequeñas clínicas
Thinkstock

Uno de cada cinco españoles tiene un seguro de salud. El gasto sanitario privado supone ya el 28,3% del total, que asciende hasta los 98.000 millones de euros, según datos del Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS). En términos absolutos, el peso del sector privado en el sistema solo es superior en Alemania y Reino Unido. Representa el 3,8% del PIB y da empleo a 236.567 personas. El 53% de los hospitales españoles ya son de propiedad o gestión privada.

Los datos que maneja IDIS, organización participada por los principales operadores privados del país, reflejan una lenta pero constante ascensión del sector. La facturación de la industria hospitalaria privada (excluidas las mutualidades) fue de 6.185 millones de euros en 2013, último año del que hay cifras. Ha crecido un 1,2% desde 2011. Siguiendo con los datos de IDIS, se calcula que los seguros de salud ahorraron entre 4.000 y 8.800 millones de euros al Sistema Nacional de Salud (SNS) solo en 2014. Y dada la pirámide de edades española, responsable entre otras cosas de que el desembolso en sanidad haya pasado del 7,2% del PIB en 2000 al 9,7% en 2010, y el recorte presupuestario que afecta al SNS, el papel del componente privado se antoja cada vez más relevante en la balanza.

Que el sector goce de buenas perspectivas de crecimiento no significa que haya logrado su posición de forma fácil. Una sucesión de fusiones y adquisiciones animada por la competitividad se han encargado de configurar un mapa de actores reducido, en el que los cinco mayores grupos hospitalarios controlan el 40% del mercado. El mayor de ellos, Quirón Salud, nació en julio del año pasado con la unión de IDC Salud y Grupo Hospitalario Quirón. Gestiona 42 hospitales y tiene una cifra de negocio agregada cercana a los 1.700 millones de euros, de acuerdo con las cifras que maneja IDIS. Le siguen la aseguradora Asisa, el grupo Vithas, HM Hospitales y Sanitas.

“La sanidad privada española está sufriendo ahora el proceso de concentración que ya hemos observado a nivel europeo”, explica Silvia Ondategui, socia de salud de EY. “Creo que las fusiones irán a más, aunque las adquisiciones de las grandes cadenas se centrarán en hospitales pequeños”, opina. No en vano, el 58% de los hospitales privados del país y el 46% de las camas están en manos de centros independientes, destinados a sucumbir ante el peso de los grandes grupos.

“Las clínicas independientes serán uno de los objetivos principales para mejorar el posicionamiento geográfico de grupos mayores”, coincide Jorge Bagán, socio responsable de salud y ciencias vivas de Deloitte. “Los inversores financieros, uno de los aceleradores críticos del proceso, siguen considerándolo como un sector atractivo”, añade.

El imparable ascenso de la industria sanitaria, no solo farmacéutica sino también de gestión de infraestructuras, entre las preferencias de los analistas es un hecho. “El sector sanitario supone entre el 10% y el 15% del PIB mundial, un porcentaje que aumentará en las próximas décadas. A ello contribuye el envejecimiento de las poblaciones y el cambio en los patrones de alimentación en países emergentes debido a la globalización, con el consecuente aumento de enfermedades cardiovasculares y diabetes”, reseña Nathalie Flury, gestora del fondo Pictet Health.

Los movimientos clave de 2014

Quirón Salud. IDC Salud y Grupo Hospitalario Quirón, unida en 2012 con USP Hospitales, se fusionaron en julio de 2014. Ese mismo año, IDC Salud adquirió el grupo Ruber.

HM Hospitales. Adquirió el grupo Modelo por más de 50 millones en 2014.

Sanitas. La aseguradora compró el año pasado el grupo chileno Cruz Blanca por 250 millones.

Vithas. En mayo de 2014 se hace con el grupo malagueño Xanit por unos 70 millones.

Bagán augura unas perspectivas de crecimiento para la industria hospitalaria de en torno al 5% para los próximos dos años. “Se trata de un sector resistente al ciclo económico, apoyado por factores como el envejecimiento de la población o el incremento de enfermedades crónicas y que ha mostrado un comportamiento razonable durante el periodo de recesión”, explica.

En España ya se están tomando posiciones para exprimir esta veta. “Las fusiones no dejan de ser una respuesta natural a la evolución general de la economía en nuestro país”, señala Bagán. En su opinión, se trata de algo más que una forma de ganar escala para hacer frente a las adversidades y soportar la presión competitiva que ha propiciado la contracción del gasto familiar. “La concentración debe entenderse como una respuesta defensiva a la posición de la industria aseguradora, el principal cliente del sector hospitalario y que supone un 70% del mercado”, subraya.

Esta última industria tiene un gran poder de compra y un nivel de concentración igualmente relevante: las cinco primeras aseguradoras sanitarias, Adeslas, Sanitas, Asisa, DKV y Mapfre, acaparan más del 70% del mercado.

Todo apunta a que el número de asegurados seguirá creciendo, así como las fórmulas de convivencia entre el sistema público y privado. Los datos de IDIS revelan que los conciertos entre la sanidad pública y los centros sanitarios privados representan el 12% del gasto sanitario público. “Las reformas del sistema están orientadas hacia el pago por uso”, sostiene Ondategui, de EY. “Detectamos muchas iniciativas a nivel de provisión de servicios (atención primaria y servicios sociales) que miran la eficiencia pero que no acaban de implementarse a largo plazo. Eso es porque el sistema de financiación no está orientado a resultados por salud”, concluye.

En 2014, el gasto sanitario público per cápita fue de 1.219 euros, frente a los 531 destinados al sector privado. De esta última cifra, 123 euros corresponden a aseguramiento, la fórmula dominadora en España entre quienes van más allá del SNS. El desembolso en salud privada, de hecho, ha aumentado sin parar desde 2000 con contadas excepciones. Y seguirá sucediendo. La Fundación IDIS lo tiene claro: “La sanidad privada debería ser identificada como un deseable aliado estratégico para la SNS y la sociedad española”.

Normas