Cuando te creas Gordon Gekko…

Un buen amigo que trabaja en el sector financiero, me decía a modo de broma hace unos años: “cuando te creas Gordon Gekko, indéxate”. En las últimas semanas me viene esta frase a la cabeza debido al buen comportamiento de los fondos que gestiono en lo que llevamos de año.

Renta 4 Bolsa FI obtiene una rentabilidad superior al Ibex 35 en un 10%, Renta 4 Valor Europa FI bate al Euro Stoxx 50 en más de un 8%, por lo que si hoy me indexo (replico la composición del Ibex y del Euro Stoxx en estos fondos), garantizaría la diferencia de comportamiento entre los fondos y sus índices de referencia de aquí hasta final de año. Es decir, podría cogerme 3 meses de vacaciones….

El problema es que el solo planteamiento de esta estrategia de inversión pasiva echaría por tierra toda la filosofía de inversión de los fondos de inversión que gestiono y en general de la filosofía de inversión de la empresa en la que trabajo, Renta 4 Gestora.

Estaría defraudando las expectativas de los partícipes y clientes que confían en una forma de gestionar basada en el análisis de las inversiones que se realizan en los fondos que gestiono. Y lo que es peor, estaría defraudándome a mí mismo.

La industria de gestión de activos tiene estas cosas que solo el sentido común y el alineamiento de la filosofía de inversión del gestor y los clientes puede salvar.

Las inversiones que hacemos en los fondos de gestión están basadas en muchos criterios fundamentales, unos cuantitativos (valoración, generación de beneficios, generación de caja, balance, etc.), y otros cualitativos (equipo directivo, ROE, ROCE, posición competitiva, etc.).

A diferencia de los fondos mixtos o de retorno absoluto, los fondos de inversión de renta variable (que son los que gestiono) por normativa, tienen que estar permanentemente invertidos en acciones o productos de renta variable, por lo que las decisiones de inversión y la composición de la cartera de acciones de los fondos de inversión, están diseñadas para permanecer como accionistas durante años, y acompañar como accionistas una historia de creación de valor de una empresa, negocio o industria.

El simple hecho de plantearse la indexación en un fondo de gestión activa y en una gestora que ha apostado por la gestión de calidad y diferenciación con los índices de referencia por el simple hecho de que se ha obtenido mejor comportamiento que su benchmark en un periodo determinado, es en mi opinión, una falta de respeto hacia los clientes, la empresa y contigo mismo.

Todos deberíamos saber que los buenos resultados en términos de retornos o rentabilidad, se obtienen en el largo plazo, y eso incluye periodos en los que la gestión no está premiada por el mercado por modas u errores, y otros periodos en los que el mercado premia aquellas empresas en la que el gestor ha confiado.

Así que, para bien o para mal, la cartera de acciones de los fondos que gestiono seguirá basándose en los principios básicos de inversión que trato permanentemente de comunicar (con más o menos éxito):

  1. Invertir en empresas de alta calidad, con ventajas competitivas, solidez de ingresos y de balance.
  2. Invertir en empresas muy infravaloradas que el mercado, en mi opinión, no valore razonablemente.

Javier Galán, Gestor de Renta Variable Europea de Renta 4 Gestora

@JGalanR4

Normas