Critica a Mas por las amenazas de impagar la deuda

Hacienda dice que una Cataluña independiente sería “inviable”

"Nadie que funda un Estado puede iniciar el proceso repudiando la deuda", dice el comunicado

El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro.
El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro. EFE

El Ministerio de Hacienda ha publicado un comunicado en su página web en el que defiende que un hipotético Estado catalán sería “inviable” y tendría dificultades para mantener los servicios sociales, incluyendo el pago de las pensiones. El departamento de Cristóbal Montoro entra así en el debate soberanista después de que el presidente de la Generalitat, Artur Mas, amenazara con impagar la deuda si el Gobierno central se negaba a negociar. El dirigente nacionalista indicó que, si ello sucediera, el Estado no podría asumir los compromisos con sus acreedores.

Hacienda considera irresponsable estas declaraciones, asegura que perjudican los intereses de Cataluña y afectan al “prestigio de las instituciones”. Además, el comunicado recuerda que el Estado tiene garantizado su acceso a los mercados y, en cambio, la deuda catalana está calificada como “bono basura”.

El departamento de Montoro insiste en que es la Administración Central quien “sostiene financieramente a Cataluña desde el año 2012”. Recordó que el Estado ha facilitado liquidez a la Generalitat por un importe de 50.000 millones y que las mejoras en las condiciones crediticias permitirán que el Gobierno catalán ahorre 1.597 millones este año y 1.368 el próximo. Hacienda concluye con la afirmación de que, sin la ayuda estatal, Cataluña hubiera quebrado.

La deuda de la Generalitat alcanza los 66.813 millones, importe que equivale al 32,8% del PIB frente al 23,2% de la media. Y casi el 60% del pasivo son préstamos concedidos por el Estado central a través del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) y el Plan de Pago a Proveedores.

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, insistió ayer en la idea de que el Gobierno debería estar interesado en negociar con Cataluña ante el riesgo de que la comunidad decida no abonar la deuda pendiente con el Estado. Defendió que, en caso de una ruptura por las bravas, España saldría más perjudicada. También aseguró que las pensiones de una Cataluña independiente podrían ser hasta un 10% superiores a las actuales, según la situación económica, ya que el nuevo Estado no tendría déficit fiscal y recaudaría sus propios impuestos.

Mas realizó estas declaraciones en la presentación de la “administración tributaria catalana”. Uno de los problemas que plantea la estrategia soberanista es que la Generalitat carece de un censo fiscal para reclamar el pago de impuestos a particulares y empresas.

Normas