Espera el visto bueno de la CNMV para ampliar capital

Villar Mir se plantea rebajar un 9% su participación en OHL

Juan Miguel Villar Mir, tercero por la izquierda, junto a un grupo de ejecutivos de OHL esta mañana en la rueda de prensa previa a la junta de accionistas del grupo.  Pablo Monge
Juan Miguel Villar Mir, tercero por la izquierda, junto a un grupo de ejecutivos de OHL esta mañana en la rueda de prensa previa a la junta de accionistas del grupo. / Pablo Monge

El presidente del Grupo OHL, Juan-Miguel Villar Mir, se plantea hacer caja con parte de sus derechos de suscripción de la ampliación de capital por 1.000 millones que el grupo de infraestructuras prevé lanzar este mes. El presidente del grupo se ha comprometido a acudir a la recapitalización hasta garantizar que su holding inversor, Grupo Villar Mir, mantendrá una participación superior al 50% en OHL. Sin embargo, el veterano empresario dice no haber decidido aún su posición final. Es decir, analiza la posibilidad de bajar del 59,5% actual a poco más del 50%, según ha reconocido.

OHL celebra esta mañana en Madrid una junta extraordinaria de accionistas en la que el consejo obtiene la delegación de facultades para lanzar la amplición. En la rueda de prensa previa, Villar Mir ha explicado que los bancos que aseguran la operación habían puesto como condición que Grupo Villar Mir mantuviera la mayoría en el capital. Las entidades en cuestión son Merrill Lynch, JP Morgan, Société Générale y UBS.

A partir de este punto, la empresa espera el visto bueno de la CNMV al folleto de la ampliación y prevé que esta será lanzada a lo largo de este mes de septiembre. En cuanto se obtenga luz verde del regulador, el consejo volverá a reunirse para decidir cuántas acciones se emiten, a qué precio y cuál será el periodo de suscripción. "Una operación como esta precisará un mínimo de 30 días para que pueda crearse un mercado de derechos de suscripción", ha avanzado Villar Mir.

El objetivo de la ampliación es la mejora de los ratios de solvencia de la empresa, a través de una rebaja de 650 millones en la deuda corporativa o con recurso, y obtener otros 350 millones para respaldar nuevas concesiones con capital propio.

OHL cerró 2014 con un ratio de deduda neta frente a ebitda de 5,2 veces, que se vería rebajado a 4,3 veces tras el anunciado ajuste de deuda. Pero Villar Mir da mayor importancia al ratio de deuda neta con recurso, de 828 millones excluida el endeudamiento respaldado por las concesiones, frente al ebitda con recurso, 335 millones, que era de 2,5 veces en diciembre y que descendería a 0,5 veces con la ampliación. A través de esta drástica mejora OHL tiene claro que recuperará la nota de investment grade de las agencias de calificación, "aunque no será de inmediato", y mejorarán los costes financieros de la compañía.

De forma paralela, OHL mantiene activos en venta por unos 200 millones, de los que espera cristalizar alguna pequeña operación antes de que finalice el año.

La venta de Torre Espacio está abierta, pero "no corre prisa"

Juan Miguel Villar Mir ha reconocido esta mañana que no tiene ofertas vinculantes, "ni me he vinculado a ninguna oferta", por Torre Espacio, uno de los cuatro rascacielos de la zona norte de la Castellana. en el mercado se especuló durante semanas con el interés de Amancio Ortega y de Corporación Financiera Alba, brazo inversor de la familia March.

El edificio fue puesto en venta antes del verano y el propietario de Grupo Villar Mir, titular del activo, asegura que no tiene necesidad de vender de forma preciopitada para acudir a la ampliación de capital de OHL. 

Tras comentar que "no hay prisa" para materializar esta desinversión, Villar Mir ha explicado que son varios los proyectos inmobiliarios de gran calado que está arrancando su grupo, lo que aconseja rotar la cartera de activos. Destaca el proyecto Canalejas en Madrid, la adjudicación de la quinta torre también en la capital y el desarrollo del Old War Office de Londres, donde está proyectado un hotel de lujo.

Respecto al quinto rascacielos en la Castellana, Villar Mir se ha ofrecido al Gobierno municipal de Manuela Carmena, para ofrecer cualquier tipo de información acerca del proyecto. El anterior equipo municipal le adjudicó el desarrollo de los 70.000 cuadrados que tendrá la torre. el uso previsto es social, no de alquiler de oficinas, por lo que Villar Mir piensa en "un hospital de primer nivel mundial,  del tipo de la Clínica Mayo, o incluso un centro educativo". El empresario ha revestido de normalidad la decisión de la alcaldesa Carmena de querer revisar el proyecto.

Normas
Entra en El País para participar