El peso de estos países crece de nuevo pese a la debilidad de Francia

El mercado europeo compra el 90% de coches exportados desde España

Una trabajadora de la fábrica de Renault de Valladolid
Una trabajadora de la fábrica de Renault de Valladolid

El progresivo deterioro de los mercados europeos de venta de coches durante la crisis, con el de España entre los más damnificados, motivó a los fabricantes de vehículos en España a buscar nuevos destinos de exportación para sus modelos, para evitar que una bajada dramática de las producciones obligara a cerrar las plantas. Las instalaciones han sobrevivido a siete años de caídas en las matriculaciones y en ese tiempo, los coches españoles han llegado de EE UU a Corea, Australia o Sudáfrica.

Sin perder estos destinos, en el primer semestre del año en curso, los coches españoles han vuelto a sus mercados tradicionales con fuerza. Así, los países de Europa se han llevado el 90% de las exportaciones de vehículos realizadas desde España entre los meses de enero y junio, según los datos de la patronal española de fabricantes de coches, Anfac. En lo que va de ejercicio, se han fabricado 1,45 millones de vehículos en España y se han exportado 1,18 millones.

La potencia de crecimiento no viene, sin embargo, de los cuatro mercados más fuertes (Alemania, Francia, Reino Unido o Italia) porque el francés ha perdido fuerza para las ventas españolas. En 2013, este país compraba el 30% de las exportaciones de coches de España. En el primer semestre de 2015, ese porcentaje se ha reducido al 17%. Esto supone que, aunque los otros tres países incrementan la tasa de importación de coches españoles, entre los cuatro solo absorban el 59% de las exportaciones frente al 65% que representaban en 2013.

Mientras Francia decaía, el mercado inglés está creciendo progresivamente. En 2013, asumía el 11,5% de los coches españoles. En 2014, ese porcentaje de compras creció hasta el 13,3% y en el primer semestre de este año ha alcanzado el 16,8% de las exportaciones de automóviles españoles. Italia, que se ha mantenido en un 7,5% en 2013 y 2014, ha ganado un poco de relevancia en las ventas desde España. Ha adquirido el 8,9% en este semestre. Alemania, por su parte, ha pasado de comprar el 14,4% de los coches en 2014 al 16,3% en los seis primeros meses.

Se muestran progresivamente más atractivos el resto de los países de Europa, que se hacen con el 30% de los coches que salen de las fronteras españolas. Turquía, considerada dentro de la Europa importadora, va camino de duplicar las compras realizadas a las fábricas españolas el año pasado. Ya ha adquirido 70.010 vehículos en los seis primeros meses mientras que el año pasado compró 77.872 unidades. El 6% de los vehículos que se exportan desde España van allí.

Aunque en porcentajes menores, Polonia incrementa también sus compras desde España. Las adquisiciones de coches españoles desde este país ascendieron a 22.411 unidades en el primer semestre, lo que representa un 2% del total de las exportaciones. El año pasado, las compras de este país se quedaron en 33.443 unidades, un 1,6% del total de lo exportado.

El mercado español se queda con más

Pese a que la mayor parte de la producción de coches de España se destina a la exportación, el mercado interno está absorbiendo cada vez más modelos de los que salen de las líneas de fabricación del país. De los 1,45 millones de vehículos fabricados en España, el 18,6% se quedó en el país. La tasa de exportación sobre producción de este primer semestre, 81,4%, es la más baja desde 2005. Supone además cuatro puntos porcentuales menos de lo que estimaba Anfac que se exportaría en 2015, un 85%.

Los datos de la patronal estiman que el año se cerrará con una producción total de 2,6 millones de coches desde todas las plantas españolas. Se exportarán, según Anfac, unos 2,21 millones de vehículos este año.

El continente asiático gana protagonismo

Asia compra coches españoles cada vez con más interés. Hace un año, el conjunto de los países de este vasto continente se agrupaban, en las estadísticas de exportaciones de la asociación española de fabricantes Anfac, bajo la categoría de otros, en la que se unían las cifras de compras de coches de territorios con escasa relevancia. Entre todos, en 2014, solo sumaban el 2,6% del total de las exportaciones. Este año, el continente asiático se ha ganado su propio epígrafe porque ya se lleva hasta Oriente un 2,7% de los vehículos fabricados en España. Oceanía compra el 0,6%.

Este tirón exportador lo protagonizan dos países: Corea del Sur y Japón. En conjunto, ya han comprado, en los seis primeros meses del año, prácticamente el mismo número de coches que en todo el año pasado. Corea del Sur ha importado ya 19.710 vehículos, un 1,7% del total de las exportaciones, frente a los 21.724 automóviles que se llevaron hasta ese país en 2014.

Hasta Japón se han trasladado en el primer semestre del año unas 4.348 unidades, lo que supone el 0,4% del total. El año pasado, España exportó hasta el país asiático 4.334 vehículos, un 0,2% de la exportación total.

Tanto Japón como Corea del Sur hicieron su aparición en las plantas españolas con fuerza el año pasado. Corea incrementó sus importaciones de vehículos españoles un 895% el pasado ejercicio. Se vendieron los mencionados 21.724 coches cuando hace dos años se enviaron solo 339 unidades hasta allí.

Las comercializaciones entre España y Japón se han más que duplicado con estas cifras. Entre 2013 y 2014, las ventas crecieron un 225%. Singapur está, por su parte, consolidando los 1.000 vehículos anuales desde España.

Normas