También rebaja la ratio de reservas de la banca

China reacciona y recorta los tipos de interés

Una ciudadana frente a un cartel con varias divisas
Una ciudadana frente a un cartel con varias divisas

El Banco Popular de China mueve ficha. El creciente temor en el mercado a un menor crecimiento del gigante asiático, que ha generado desplomes en las Bolsas y salidas de capitales del país ha llevado a sus autoridades a aprobar un nuevo recorte de los tipos de interés.

En concreto, el tipo de interés de referencia de préstamos a un año se rebaja en 25 puntos básicos al 4,6%, la tasa de depósitos baja al 1,75% y la ratio de reservas exigida a la banca se reduce en otros 50 puntos básicos, lo que implica una inyección de liquidez en el sistema.

Es la quinta vez que el Banco Popular de China recorta los tipos de interés desde noviembre. Es su última medida para intentar contener la hemorragia de sus Bolsas y relanzar una economía estancada para la que los analistas internacionales prevén un crecimiento inferior al 7%, objetivo de las autoridades del país.

Esta medida llega tras otros estímulos sucesivos en las últimas semanas como la decisión el pasado 11 de agosto de devaluar el yuan tres días seguidos para relanzar las exportaciones del país, que cayeron más de un 8% el mes pasado. Además, se cambió el modo de establecer el tipo de cambio de la divisa china, para hacerlo menos rígido y más dependiente del mercado.

Antes de este nuevo recorte de los tipos de interés, el gobernador del Banco Popular de China, Zhou Xiaochuan, ya había decidido rebajar la ratio de reservas de la banca dos veces, y otra más para ciertos bancos. Además, las autoridades chinas están trabajando para relanzar el préstamo aumentando la capacidad de concesión de crédito de los bancos.

La decisión del banco central de china llega ante el imparable derrumbe que sufre la Bolsa de Shanghai, que hoy cerró con un descalabro de más del 7% después de la caída superior al 8% registrada el lunes. Hasta el momento, las medidas puestas en marcha por las autoridades chinas para detener la sangría bursátil no han tenido efecto, ni siquiera se dejó notar en el mercado el anuncio de permitir a los planes de pensiones chinos que inviertan hasta el 30% de su capital en renta variable, lo que supondría una inyección de liquidez a la Bolsa de cerca de 300.000 millones de euros. Los problemas del mercado chino han sembrado además la alarma en el conjunto de los mercados internacionales, donde se esperaba algún tipo de respuesta en política monetaria por parte de las autoridades chinas. 

El anuncio del recorte de tipos llega ya con los mercados asiáticos cerrados pero sí está teniendo un claro efecto de impulso en las Bolsas occidentales. El Ibex ha acelerado su ascenso y avanza más del 3%, hasta recuperar los 10.000 puntos. 

Normas
Entra en El País para participar