El cicloturismo mueve 1.600 millones en España

Irse de vacaciones a pedaladas y no arrepentirse en el camino

El sello Bikefriendly destaca los hoteles adaptados a los cicloturistas

Irse de vacaciones a pedaladas y no arrepentirse en el camino

Si los runners hace tiempo que invadieron las ciudades, las bicicletas, intentan seguir, poco a poco, el mismo camino. Aunque la gran ciudad española sigue siendo territorio casi hostil para ellas, el verano es una ventana inmejorable para las pedaladas, y el respeto por la bicicleta y los ciclistas, un reclamo turístico cada vez mayor.

Al menos así lo vieron hace tres años cinco socios que crearon el sello Bikefriendly, y que distingue a los establecimientos hoteleros y empresas que facilitan la vida a los ciclistas. Algo que no responde a una idea aislada, porque el cicloturismo es una actividad con un importante componente económico. Según los datos de la Feria Internacional de la Bicicleta, Unibike, que se celebrará en septiembre en Madrid, el turismo en este medio de transporte mueve al año 44.000 millones de euros en Europa, aunque la cifra en España se reduce a 1.600 millones. Hay, por tanto, senda para el crecimiento:“cada año hemos duplicado el número de hoteles que se han adherido al sello”, afirma Raúl Villacampa, uno de los socios fundadores del sello Bikefriendly.

De los 35 con los que cerraron el primer año, ahora superan los 150, la mayoría, hoteles situados en las principales zonas turísticas del país:“el sello está muy presente en toda la zona de costa, el interior de Andalucía, los Pirineos, y las islas. Aún tenemos regiones menos cubiertas, como Extremadura o las dos Castillas”, añade.

Irse de vacaciones a pedaladas y no arrepentirse en el camino

El tirón del cicloturismo se comprueba con el hecho de que, como relata el portavoz de la compañía, no les hace falta un trabajo comercial para atraer a los establecimientos. “Son los hoteles los que nos llaman. No hay que convencerles mucho del potencial del cicloturista. El cicloturismo es una filosofía, y si tenemos que ir convenciendo a empresas, que en principio recelan de sus beneficios, sabemos que no van a a tener paciencia”.

Por volumen, los acuerdos con hoteles son su principal vía de negocio. Estos pagan una cuota única de 250 euros, con la condición de cumplir ciertos requisitos mínimos de infraestructuras, como contar con un espacio para estacionar las bicicletas de forma individual, disponer de información de rutas del entorno, y de herramientas básicas de mantenimiento. Tienen la posibilidad de comprarlo todo a Bikefriendly, en el caso de no disponer del material.

Un 15% más de empresas en cinco años

Irse de vacaciones a pedaladas y no arrepentirse en el camino

La búsqueda de medios de transporte baratos, tanto en su compra como en su mantenimiento, y la mayor concienciación medioambiental, han ayudado a que el sector de las bicicletas en España haya salido reforzado de la crisis. Según los últimos datos de la Asociación de marcas y bicicletas de España (Ambe), en los últimos cinco años las empresas que operan en el sector, ya sean fabricantes, vendedores o importadores, se ha incrementado en un 15% en los últimos cinco años. A cierre de 2014, eran 304 compañías, la mayor parte, el 56%, importadoras.

También se ha incrementado el número de establecimientos que venden bicicletas, hasta los 8.828, un 5,75% más que en 2013, aunque el mayor incremento se registra en las tiendas especialistas, que aumentaron en un 10%.

Todo ello ha ayudado a que en el ejercicio pasado, la facturación total del sector volviera a incrementarse y rozara los 880 millones de euros, un 8% más que en 2013. Según Ambe, en el último lustro el sector ha acumulado aumentos medios anuales superiores al 10%. El 40% de las ventas son bicicletas ya montadas. En el último año, se vendieron por valor de 240 millones de euros, un 11% más que en 2013. El 60%restante son productos relacionados con el ciclismo. Los componentes representan el 35% de la facturación.

Según Villacampa, el 98% de los hoteles lo hacen, con un coste añadido de entre 500 y 550 euros, que incluye placas, soportes, material para el lavado de las bicicletas y otro tipo de elementos.
A cambio, el hotel entra a formar parte de uno de los buscadores más potentes de establecimientos respetuosos con los ciclistas:“tiene un poder de concentración, y les da difusión de cara a los ciclistas. Los hoteles, por lo general, están muy contentos”.

El sello, al fin y al cabo, es un reclamo, no un método infalible para atraer cicloturistas. Y es que la otra vía de negocio, y que reporta un mayor margen a la empresa, es el de trabajo de consultoría. “Lo damos a los establecimientos que quieren aumentar sus clientes en base puramente al cicloturismo, para ayudarles de manera individual a incrementar su valor añadido”. La tercera pata de Bikefriendly son las empresas, al mismo modo que los hoteles, aunque el número es mucho menor: “lo hemos empezado más tarde, pero creemos que la movilidad urbana va por la bicicleta”.

Normas
Entra en El País para participar