Lo probamos, VelaShape III

La potente máquina que remodela el cuerpo

Es el método más avanzado para atacar la celulitis, la piel de naranja y la flacidez

El tratamiento, que consiste en tres sesiones, cuesta 1.600 euros

La potente máquina que remodela el cuerpo

Se trata de la máquina más potente que existe en estos momentos para la remodelación corporal. VelaShape III, desarrollada por la firma israelí Syneron Candela, es el método más avanzado para atacar la celulitis, la piel de naranja, la grasa localizada y la flacidez. Combina los infrarrojos, la radiofrecuencia bipolar y el masaje de absorción para aplicar calor a los tejidos de forma precisa hasta llegar a los 3 milímetros y los 15 de profundidad. Esta combinación produce el calentamiento intensivo de las células de grasa (adipocitos), los tabiques fibrosos circundantes y las fibras dérmicas subyacentes de colágeno. Explicada la teoría, vamos a la práctica.

Lo probamos en Tacha Beauty, un exclusivo centro de estética en El Plantío (Madrid). Tras un previo análisis de la zona superior de las piernas, comienza el tratamiento, que consiste en tres sesiones (1.600 euros). En la primera sesión, de una hora de duración, nos ponemos en manos de Claudia Joana Dolete, enfermera fisioterapeuta, que empieza aplicando una crema conductora y refrescante antes de pasar el rodillo por las zonas a tratar. Al principio, molesta, por la presión de los cabezales, pero sobre todo por la temperatura que, advierte, hay que alcanzar, 45 grados, para que el tratamiento sea eficaz, o lo que es lo mismo, consiga reafirmar, drenar y moldear. Según se va cambiando de postura, hay zonas que duelen más, aunque es soportable. El resultado de la primera sesión: piernas rojas y mucho calor. La nutricionista, Iciar Digón, avisa de que se notará sobre todo una mejora en la zona de las rodillas y en el tensado de la piel. Se finaliza con una tisana. La sensación al salir es de ligereza en las piernas.

Hay que dejar pasar diez días entre cada sesión. De las dos siguientes se ocupa Ana Belén González, que va explicando, a medida que masajea con fuerza, que el calor hace que “empequeñezca el tejido graso y la celulitis”. Anima al decir que el tratamiento sigue actuando a nivel interno durante 10 semanas.

Normas