Los orígenes y los porqués de las pesquisas

¿Trama corrupta en la CNMV? Las claves de la investigación

Sala de reuniones en la CNMV.
Sala de reuniones en la CNMV.

¿Hay o ha habido una trama corrupta en la CNMV? La Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal de la Policía (UDEF) está investigándolo, como publicó el pasado 29 de julio el blog del futuro diario El Español. Fuentes conocedoras de la investigación revelan que estas pesquisas han surgido por la denuncia ante la Policía de la fundadora de la Empresa de Asesoramiento Financiero (Eafi) Dracon Partners, Sara Pérez Frutos.

Tanto la firma como su administradora fueron multadas por la CNMV, como se publicó en el BOE del pasado 25 de marzo, con 1,875 millones de euros, por varias infracciones muy graves. El expediente sancionar se inició, eso sí, en 2011, bajo el mandato de Julio Segura.

Unos años después, en octubre de 2013, y en medio de una gran disputa entre Sara Pérez Frutos y la CNMV, el supervisor le retiró la licencia para operar tras una investigación que se alargó durante meses. La Eafi fue una de las primeras en obtener la licencia, exactamente fue inscrita en los registros con el número 14, en diciembre de 2009.

Dracon Partners, que llegó a contar con más de 50 empleados, tenía una gran presencia mediática en programas especializados de radio y televisión gracias a Pérez Frutos, que había liderado el desembarco en España de la gestora estadounidense Eaton Vance. Fue su directora en el país entre enero de 2006 y octubre de 2008.

1,9
millones de euros de multa impuso la CNMV a Dracon Partners a inicios del presente ejercicio.

2011
es el año en el que la CNMV comenzó a investigar a Dracon Partners.

2005
fue el año en el que se inició el expediente sancionador contra Vetusta Wealth Managers, que fue archivó en abril de 2007.

Dracon Partners ha sido sentenciada a indemnizar a un cliente con casi 150.000 euros y se enfrenta a una querella criminal –por la vía penal, por lo tanto– abierta hace más de dos años. Este proceso aún está en proceso de instrucción. “Solicitamos la imputación de los delitos de estafa, coacciones, asociación ilícita, publicidad engañosa y alteración del precio de las cosas, y además pedimos una indemnización de tres millones de euros”, explica Lourdes Álvarez Laube, de Evolutiza Abogados, despacho que se encarga del caso y representa a más de 20 afectados. Hasta el momento, ya han pasado por los juzgados madrileños de lo Penal dos técnicos de la CNMV, la propia Sara Pérez Frutos (dos veces) y uno de sus exempleados. A partir del próximo 23 de octubre, se tomará declaración además a 24 extrabajadores de Dracon.

Fuentes conocedoras de la operativa de Dracon Partners apuntan que su consejos se centraban en la compraventa de warrants sobre unos pocos activos, trigo, oro y acciones de Repsol y Apple, esencialmente. Sara Pérez Frutos, tras ser contactada por CincoDías, ha indicado que “de momento está todo en fase de investigación policial [...]”. “Hasta que ellos no den el visto bueno yo no debo comentar nada por el bien de la investigación”, ha agregado.

La CNMV publicó ayer un comunicado en el que aclara que el otro expediente sancionador que ha sido objeto de denuncia fue iniciado en 2005. Aunque la nota no lo especifica, se refiere a la gestora de carteras Vetusta Wealth Managers, como publicó El Confidencial. El supervisor añade que “la UDEF, en ningún caso, sometió a interrogatorio a la presidenta de la CNMV sino que se limitó a entregar en mano un requerimiento de información”. “La CNMV ha colaborado desde el primer momento, y sigue colaborando, con las investigaciones policiales y ha mostrado su disposición a trabajar con el máximo interés para aclarar los hechos investigados”, continúa.

La UDEF examinará ahora otros expedientes sancionadores en busca de indicios sólidos de actuaciones irregulares de los técnicos de la CNMV. Fuentes próximas a la investigación detallan que, en caso de que no hallen más indicios, no habrá actuación por parte de la Fiscalía. “No puede ser que una trama corrupta se sustente en dos expedientes incoados a lo largo de 10 años y con una diferencia entre ambos de seis años”, explica una fuente próxima al supervisor.

Sobre la adjudicación provisional a la gestora de Renta 4 de los activos de Banco Madrid Gestión de Activos, la CNMV puntualiza que “se invitó a participar a 19 sociedades gestoras y que fue resuelto a la vista de la valoración de la documentación presentada por las entidades interesadas [...]”. El grupo de servicios de inversión presidido por Juan Carlos Ureta recibió en 2007 los activos de Vetusta, una vez que se produjo su baja como gestora de carteras, según fuentes conocedoras de la marcha de la investigación. Cuando la gestora fue suspendida tenía un patrimonio bajo gestión de unos 35 millones de euros.

La entidad que no fue multada pero se dio de baja

Fuentes conocedoras del funcionamiento interno de la CNMVniegan la existencia de una trama corrupta dentro del supervisor. Ni en los tiempos de Manuel Conthe –entre octubre de 2004 y abril de 2007–, ni en los de Julio Segura –entre mayo de 2007 y septiembre de 2012–, ni en el mandato de la actual presidenta, Elvira Rodríguez. Eso sí, reconocen que pueden existir expedientes sancionadores con fundamentos menos sólidos.

La CNMV inició un procedimiento contra la sociedad gestora de carteras Vetusta Wealth Managers en 2005 y dos años más tarde, en enero de 2007, suspendió su actividad por no cumplir los requisitos necesarios para sus operaciones. Pese a todo, el supervisor concluyó que no existían indicios de delito. En marzo de ese ejercicio, la firma, capitaneada por Guillermo Menéndez Escandón, solicitó la baja de los registros del supervisor español. Finalmente, no hubo ninguna multa contra la entidad, tras el archivo del expediente abierto contra ella en abril de 2007.

Manuel Conthe, presidente de la CNMV durante el proceso contra Vetusta, declaró el martes a Negocios.com que no descartaba que “en algunas ocasiones el supervisor se pase un poco de frenada y que, para proteger al ahorrador, tome acciones que luego a la postre se demuestre que hubieran sido innecesarias porque esos temores eran infundados”. “Si yo no recuerdo mal, en las postrimerías de mi paso por la CNMV pasó algo de eso. Hubo un caso en el que tomamos una decisión muy drástica y luego las irregularidades que encontramos eran menores a las que habíamos temido. Pero eso no tiene nada que ver con tramas corruptas, cohechos ni cobros de comisiones”, sentencia Conthe.

Normas
Entra en El País para participar