Empresa de Elche factura 15 millones tras patentar un sistema para bicis de montaña

Se trata de un sistema de doble suspensión que mejora la conducción y la seguridad

Empresa de Elche factura 15 millones tras patentar un sistema para bicis de montaña

La compañía Mondraker, con sede en Elche, consiguió facturar casi 15 millones en el último año después de patentar un sistema de doble suspensión que facilita la conducción e incrementa la seguridad de las bicicletas de montaña, como recoge EFE. Pretenden hacerse un hueco dentro del mercado de las bicicletas de gama media-alta y para ello han apostado de manera decidida por la innovación y la tecnología.

Los esfuerzos realizados durante los últimos meses en materia de investigación y tecnología aplicada les permitirá sacar el próximo año al mercado 68 modelos distintos, que contarán con precios que van desde los 499 euros hasta los 9.000. Esta compañía surgió en 1992 como distribuidora de bicicletas Teambike, pero a comienzos de este siglo pasó a trabajar como una firma independiente.

Las bicicletas que oferta Mondraker destacan por su escaso peso debido a que se fabrican mayoritariamente con fibra de carbono y disponen de un sistema de doble suspensión llamado 'zero', que permite absorber mucho mejor las irregularidades. Se manejan de una manera distinta a las de la competencia, pudiendo compararse a las motos de motocross. Las bicicletas de la categoría descenso se encuentran por debajo de los 15 kilos, cuando la mayoría de las bicicletas que se le asemejan rondan de media los 18.

El trabajo que realizan en esta compañía se puede comprobar desde hace tiempo en la Copa del Mundo, que definen como "la Fórmula uno de la mountain bike", consiguiendo entre otros éxitos varios campeonatos del mundo en la modalidad de descenso, que es una de las categorías más apreciadas por parte de la Unión Ciclista Internacional (UCI). Precisamente el campeón del mundo utiliza la bicicleta de gama alta que tiene un precio de 9.000 euros.

En los últimos años esta empresa ubicada en Elche ha conseguido hacerse un hueco en el mercado internacional. Pese a que las piezas y los materiales proceden de Estados Unidos, Italia o Taiwan, el montaje y el embalaje de las bicicletas que cuestan más de 1.000 euros se realiza en España, en donde el proceso se alarga algo más de una hora. La asignatura que tiene pendiente en estos momentos es llegar al mercado americano, en donde se encuentran con muchas trabas a consecuencia de las tasas y aranceles.

 

Normas
Entra en El País para participar