Remote Mouse es la opción ideal para estos casos
Cómo convertir tu Android en un teclado o ratón para el ordenador

Cómo convertir tu Android en un teclado o ratón para el ordenador

Nos disponemos a ver una película en el televisor y, para ello, conectamos el cable HDMI de éste a nuestro ordenador portátil. Enchufamos, comprobamos que todo se encuentra correctamente, pulsamos el Play, nos tumbamos en el sofá y nos damos cuenta de que no le hemos dado voz al ordenador, por lo que no podemos escuchar nada. Desde luego, se trata de algo realmente molesto puesto que implica levantarse cuando ya nos habíamos acomodado. Seguramente tienes al lado el teléfono y murmuras: “ojalá pudiera subir el volumen con el teléfono”.

Pues bien, lo cierto es que realmente puedes si tienes un Android y, además, de una forma mucho más sencilla de lo que crees. Actualmente existen varias aplicaciones que te permiten disfrutar de un teléfono o tablet como si de un ratón o un teclado para Windows se tratara. Uno de los mayores ejemplos de estas aplicaciones es Remote Mouse, capaz de convertir el teléfono en un mando a distancia inalámbrico con su propio panel multifunción. Por una parte, cuenta con una parte táctil para controlar el ratón, aunque también es posible hacer surgir un teclado para realizar cualquier combinación de teclas.

De esta forma, es mucho más sencillo controlar aplicaciones como Windows Media Player, iTunes e incluso programas de ofimática como PowerPoint. Además, es compatible tanto con redes WiFi como 4G, por lo que no tendrás problema alguno a la hora de utilizar tu ordenador, ya sea con Windows o con Mac OSX. Para conseguirlo, simplemente debes instalar, desde la web del desarrollador, el programa servidor de Remote Mouse en tu ordenador y, obviamente, instalar la aplicación en tu Android a través de este enlace. Una vez abiertos ambos, serás capaz de conectarte y utilizar tu teléfono o tablet como si de un de estos periféricos se tratara. Aunque es gratis, lo cierto es que es posible pagar un módico precio para obtener características adicionales.

Lo cierto es que el resto de soluciones son similares a la que acabamos de contar. Por ejemplo, en el caso de que tengamos un teléfono móvil con procesador Intel, existe la posibilidad instalar una aplicación especial algo más completa y desarrollada específicamente para este tipo de terminales. También cuenta con la posibilidad de utilizar ratón y teclado además de distintas combinaciones y gestos de ratón.

Por otra parte, en el caso de que tengáis instalado Team Viewer, también es posible utilizar el teléfono como ratón de una forma sencilla, aunque lo cierto es que es ligeramente distinto. En lugar de tener un panel táctil, tenemos acceso directamente a lo que vemos en la pantalla del ordenador tal y como nos contamos en este artículo.

Normas