¿Qué les toca hacer al Eurogrupo, al BCE y al país 'salvado'?

Los seis pasos siguientes (y tortuosos) del rescate a Grecia

 El primer ministro girego, Alexis Tsipras (centro), seguido de su ministro de Finanzas (izquierda), Euclides Tsakalotos.
El primer ministro girego, Alexis Tsipras (centro), seguido de su ministro de Finanzas (izquierda), Euclides Tsakalotos. EFE

La rendición griega de ayer fue solo un primer paso. Uno de muchos más que deberán darse en los próximos días, semanas, meses y años. Es más, el inicio de la negociación del tercer rescate está supeditado a que se hayan legislado las primeras medidas los días 15 y 22 de julio.

El primer ministro heleno, Alexis Tsipras, ha traspasado prácticamente todas las líneas rojas que se marcó a la hora de obtener el rescate, y una parte de los ciudadanos griegos se siente decepcionada ante el giro de 180 grados de su Gobierno. El referéndum, en el que se cuestionaba la conveniencia de aceptar medidas más leves, rechazó con una aplastante mayoría del 61,3% de los votos seguir con las recetas de austeridad del FMI, la Comisión y el Banco Central Europeo.

1. Deudas a corto plazo. El primer objetivo es liberar dinero de forma inmediata para el país. Y los ministros de Finanzas de la zona euro (Eurogrupo) ya están trabajando en ello. Grecia necesita unos 11.000 millones de euros para hacer frente a sus compromisos financieros en julio y agosto. Atenas debe abonar unos 225 millones de euros en intereses al Banco Central Europeo (BCE) el 19 de julio y otros 3.500 millones al día siguiente. A estos se suman los 1.600 millones de euros que dejó a deber el 30 de junio al FMI, al que además tiene que pagar 178 millones de euros de intereses el primero de agosto, mes en que de nuevo le vencen con el BCE otros 3.200 millones y 194 más de intereses. En total, en el segundo semestre Grecia tiene obligaciones de pago por valor de 26.600 millones de euros, al BCE, al FMI y a compradores de letras.

2. Liquidez para la banca. Mario Draghi acordó ayer no ampliar la liquidez de emergencia a los bancos griegos, que está congelada desde el lunes 27 d de junio en los 89.000 millones de euros, pero el Banco Central Europeo volverá a reunirse mañana, y, esta vez sí, existe la posibilidad de que comience a aliviar la asfixia del sector financiero. Fuentes gubernamentales precisaron a Efe que en los bancos hay aún en torno a 350 millones de euros disponibles, una cifra relativamente alta si se tiene en cuenta que el jueves pasado quedaban ya solo 700 millones de euros.

3. Aprobación de medidas. Mañana mismo, el Parlamento heleno debe autorizar las primeras reformas que le exige Europa, entre ellas la del sistema de pensiones y la subida del IVA. La segunda parte deberá ser aprobada el 22 de julio.

4. Luz verde en otros parlamentos. Al menos siete países europeos deben dar luz verde al tercer rescate de Grecia en sus respectivos parlamentos: Alemania, que se reúne el viernes, Holanda, Austria, Estonia, Francia, Eslovaquia y Finlandia, según Bloomberg. Es posible que Angela Merkel, pese a las medidas endurecidas, tenga problemas entre sus propias filas para obtener el visto bueno al plan de salvamento griego.

5. Negociación firme. El 22 de julio, si se han cumplido todas las condiciones anteriores, será el día en que se comience a negociar de forma oficial el tercer rescate.

6. Reestructurar la deuda. En ningún caso se habla de perdonar una parte del dinero que se debe, pero el Eurogrupo abre la puerta a negociar un periodo de carencia más amplio y a alargar los plazos de devolución del dinero si fuera necesario. La gran condición para que este alivio se produzca es que las reformas reciban una evaluación positiva en su primera revisión, previsiblemente en otoño.

Normas
Entra en El País para participar