Válido para el sistema operativo Windows 7 y superiores
Aumenta el rendimiento de Windows con una memoria USB que ya no utilices

Aumenta el rendimiento de Windows con una memoria USB que ya no utilices

Uno de los problemas principales de los ordenadores más antiguos es la memoria RAM. Se trata de uno de los componentes más importantes ya que, si esta memoria es inferior a la recomendada en un dispositivo, el sistema comenzará a fallar y su rendimiento disminuirá notablemente. Esta falta de memoria RAM se percibe de forma directa cuando abrimos varias aplicaciones y, por ejemplo los ordenadores de gama más baja (entre los que también podemos incluir los netbooks) se ven bastante afectados.

Para mejorar el rendimiento tenemos varias opciones como evitar la carga de aplicaciones segundarias que no utilizamos, aunque se trata de un pequeño “parche”. Sin duda alguna, lo más interesante es aumentar la memoria RAM del ordenador pero, ¿cómo podemos hacerlo si no es posible añadir más módulos en el interior? Pues bien, una de las alternativas más interesantes y sencillas desde el punto de vista del usuario es utilizar una memoria USB como memoria RAM gracias a la tecnología ReadyBoost.

En ordenadores con Windows 7 y superiores compatibles, al conectar un pen drive aparecerá una ventana de reproducción automática en la que se presentan opciones como “Abrir la carpeta para ver los archivos” o “Reproducir contenido multimedia” en el caso de que haya canciones o vídeos en el interior. No obstante, la opción de la que os hablamos es “Aumentar la velocidad del sistema” –a esta opción también puede accederse a través de la pestaña ReadyBoost, dentro de las propiedades del disco extraíble-.

Si el dispositivo que hemos conectado es compatible, tendremos la opción de dedicar la memoria total para el sistema (es decir, si la memoria es de 1 GB, dedicar ese giga al sistema para que lo utilice de memoria RAM) o utilizar el dispositivo de forma parcial, reservando cierta cantidad de memoria para Windows. Tras configurar el pen como deseamos, el rendimiento del sistema aumentará notablemente.

Aumenta el rendimiento de Windows con una memoria USB que ya no utilices

ReadyBoost es una opción ideal para aquellos que quieren utilizar sus memorias USB antiguas y perdidas en un cajón. No obstante, estas deben cumplir una serie de requisitos: que sean de tipo 2.0, con un tamaño mínimo de 64 MB y una velocidad de lectura y escritura mínimas de 3.5 y 2.5 MB/s respectivamente. Si no conocéis las características de vuestro pen, al conectarlo al PC se indicará si es compatible o no con la función.

Normas