El 41% de los clientes de esta clínica son extranjeros

La genómica desembarca en el negocio de la estética

El Instituto Javier de Benito, especializado en cirugía estética, diversifica sus actividades creando la empresa Genomic Genetics International

Cirugía estética en el Instituto Javier de Benito de Barcelona.
Cirugía estética en el Instituto Javier de Benito de Barcelona.

Jeques, famosos, extranjeros adinerados..., la fama internacional no ha abandonado al Instituto Javier de Benito. Aún así, el negocio de cirugía estética de esta prestigiosa clínica barcelonesa se resiente. La crisis no ha perdonado y los clientes buscan soluciones menos drásticas, sin el costoso paso por el quirófano. Así que este centro ha decidido reinventarse para seguir creciendo (y existiendo).

“Las cirugías han caído un 30% en todo el mundo desde el comienzo de la crisis. Nosotros lo hemos sufrido a esos niveles. En España ha caído aún más”, asegura el médico Javier de Benito, fundador de este instituto situado en Barcelona. La solución de esta clínica ha sido diversificar sus negocios, introduciendo nuevas actividades como la genómica a través de una nueva empresa, Genomic Genetics International.

“La crisis sobre todo se ha notado en la clase media y media-alta, que ha dejado de solicitar cirugías. Ahora piden tratamientos no invasivos, de medicina estética”, explica, intervenciones ambulatorias en las que no es necesario pasar por el quirófano y que es mínimamente invasiva.

“La gente teme perder sus puestos de trabajo si están de baja muchos días por una lenta recuperación tras una cirugía. Así que demandan soluciones más rápidas, aunque tengan menores resultados y sean menos duraderos, y que tengan que volver cada año o año y medio”, asegura el cirujano. “Nosotros hemos sido pioneros en este tipo de intervenciones”, añade. Entre las más frecuentes se encuentran la inyección de toxina botulínica, rellenos y la depilación láser.

En 2013 se hicieron en el mundo 11,8 millones de estas intervenciones de medicina estética, frente a las 11,5 millones de quirúrgicas, según la asociación internacional ISAPS.

La clientela de esta clínica es en un 72% de fuera de Barcelona y el 41% son extranjeros. Además del centro base de Barcelona, el instituto tiene filiales en Madrid, Moscú y Arabia Saudí.

La empresa facturaba en 2008, en el periodo precrisis, 3,8 millones de euros. Aunque en los últimos años los ingresos han ido cayendo hasta los 2,3 millones en 2014. La factura del negocio de medicina estética, sin intervenciones, sin embargo, ha ido aumentando hasta alcanzar los 805.000 euros.

“Hemos dado una vuelta al negocio. Hasta ahora teníamos una marca mundial en cirugía y ahora vamos a ampliar el abanico de servicios médicos y tratamientos”, reconoce De Benito.

Eso incluye que el nuevo instituto incorpore una zona wellness o spa, servicios médicos de vascular, maxilofacial, especialistas en láser (por ejemplo para borrar tatuajes), dermatología, oftalmología o cosmecéutica (que une terapias sin receta a la cosmética). Pero la gran apuesta del instituto es la empresa Genomic Genetics International, que propone aplicar la genómica en la medicina predictiva y preventiva. Esta empresa ya facturó el pasado año 175.000 euros.

Este centro de medicina genómica ofrece a los pacientes integrar la genética con la medicina tradicional, identificando genes candidatos para enfermedades y desarrollando pruebas diagnósticas para identificar a los individuos en riesgo, y al mismo tiempo prevenir o tratar.

Información genética

El paciente recibe unos resultados de sus test genéticos, con información de sus vulnerabilidades y posibles afecciones futuras, con lo que se le recomienda cierto estilo de vida. Al frente de la filial se encuentra el especialista José Ignacio Lao, médico genetista. Los usos van desde soluciones antienvejecimiento, para deportistas, en nutrición, o en chequeos médicos para ejecutivos.

“Conocer el mapa genético y actuar sobre los factores ambientales que influyen en cada uno de esos análisis genéticos es una apuesta segura para una mejor calidad de vida”, aseguran desde la clínica, aunque los expertos recuerdan que los factores ambientales y otros circunstancias como la epigenética pueden hacer evolucionar otros patologías no marcadas en los genes.

Además, esta empresa desarrolla test, enfocados a la infancia, para detectar los diferentes tipos de autismo o el trastorno de déficit de atención.

Normas