X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Entrevista a Ching-Jiang Hsieh, presidente de MediaTek »

“Uno de cada tres ‘smartphones’ vendidos lleva nuestros chips”

Ching-Jiang Hsieh, presidente de MediaTek.

MediaTek puede presumir ya de ser uno de los principales fabricantes de chips del mundo. Pese a que su nombre aún es poco conocido fuera de los mercados asiáticos (y no suena tanto como los de Intel, Qualcomm, Nvidia o AMD), las cifras que arroja la compañía así lo demuestran:sus chips son ya la base de más de 1.000 millones de dispositivos de electrónica de consumo distribuidos cada año; tres de cada cinco smart TV vendidas en el mercado hoy llevan sus procesadores; la gente utiliza sus chips en DVD y Blu-ray, dos mercados donde son líderes mundiales, y “uno de cada tres smartphones fabricados en 2014 tiene un chip de MediaTek”, según destaca en una entrevista con CincoDías su presidente, Ching-Jiang Hsieh.

La empresa, con sus cuarteles generales en Hsinchu, Taiwán, fue creada en 1997, y desde entonces no ha parado de crecer. Hsieh explica cómo la multinacional cuenta ya con 27 oficinas en todo el mundo, 12.000 empleados y unos ingresos de 7.100 millones de dólares el pasado año. “En el ranking de empresas de chips que no tienen fábrica estamos terceros, por detrás de Qualcomm y Broadcom”, dice el directivo, que subraya que son “claros líderes en el segmento de móviles no inteligentes y segundos y terceros, respectivamente, en smartphones y tabletas”.

MediaTek, con su sede para el sur de Europa en España (desde donde gestionan también su negocio en Italia y Portugal), trabaja duro para darse a conocer en mercados ya maduros en el negocio móvil como Europa o EEUU, y para seguir creciendo en otras geografías donde ya pueden presumir de tener una buena posición en smartphones, como India, Latinoamérica o China. De hecho, muchos teléfonos de Lenovo, Xiaomi o ZTE, por ejemplo, llevan sus chips. “Queremos crecer en esos mercados maduros, asumir un rol de liderazgo en los países avanzados como ya lo tenemos en los países emergentes, y tener una imagen de compañía global. Para eso estamos invirtiendo fuertemente en innovación tecnológica”. La empresa invierte aproximadamente un 20% de sus ingresos anuales en I+D; 1.411 millones en 2014.

Una de las claves del éxito cosechado por MediaTek está en su solución turnkey, como explica Hsieh. La compañía proporciona a los fabricantes de smartphones una serie de opciones paquetizadas “que les permite en muy poco tiempo tener sus productos en el mercado. Y esto implica un gran ventaja para ellos, tanto desde el punto de vista de costes como del time to market”, continúa el directivo, que aclara que trabajan de la misma forma y con el mismo soporte con fabricantes de móviles globales como locales. Precisamente, algunos de sus mejores clientes son empresas como la india MicroMax, segunda tras Samsung en smartphones en ese país, o BQ, Wiko y Kazam, en España, Francia y Reino Unido, respectivamente.

De cara al futuro, el ejecutivo ve un gran potencial para su compañía en lo que han llamado el mercado “supermedio”. “En los dos últimos años hemos identificado un segmento de mercado muy importante que se va a desarrollar. Se trata de una clase media que va a tener a nivel mundial 5.000 millones de personas en 2030 [frente a los 1.800 millones que sumaba en 2009, según datos de la OCDE]. Estas personas van a demandar smartphones de gama media con funcionalidades avanzadas, y nosotros estamos trabajando en desarrollar los habilitadores tecnológicos que permitirán crear esos dispositivos que democratizarán el uso de los teléfonos inteligentes”, destaca Hsieh. El ejecutivo, que quiere aprovechar el auge de ese mercado, insiste en que este es uno de los “motores” de su compañía, pues aunque advierte que seguirá habiendo smartphones de gama de entrada y también de modelos de altísimas prestaciones, el crecimiento masivo estará en la gama media, que previsiblemente alcanzará el 80% de cuota de mercado.

Para jugar ese papel protagonista y conseguir colar sus chips en cada vez más teléfonos inteligentes, y competir de tú a tú con fabricantes como Qualcomm, Intel o la propia Samsung, la compañía taiwanesa también se ha convertido en el partner oficial de Google para el proyecto Android One. “Es la solución propuesta por Google para responder a la demanda de smartphones en los países en desarrollo y este es uno de los productos que nosotros estamos proponiendo para responder a esas necesidades del mercado supermedio”.

Archivado en:

Outbrain