Las empresas dejan que los empleados tengan tiempo para crear sus propios negocios

Martínez, póngase con su 'startup'

Los modelos de innovación abierta implantados en grandes corporaciones buscan aliados en los emprendedores tecnológicos.

Martínez, póngase con su 'startup'

Invitar a los propios empleados a que dediquen parte de su tiempo de trabajo al desarrollo de proyectos personales puede parecer extraño. Sin embargo, algunas grandes empresas han entendido que estas iniciativas revierten en su beneficio ya que pueden incrementar exponencialmente su capacidad de innovación.

Son los llamados intraemprendedores, es decir, aquellas personas que forman parte de la plantilla de una compañía pero, en cierta forma, se comportan como lo haría un emprendedor. Además, cuentan con la capacidad y se desenvuelven en el entorno adecuado para desarrollar iniciativas de innovación que permiten a su empresa crecer.

Para que las compañías puedan funcionar como un ecosistema en favor del emprendimiento desde dentro es, sin duda, necesario que sea la propia dirección la que facilite esa labor, no solo aportando las herramientas, sino también los incentivos necesarios tanto para el desarrollo de las ideas como para ponerlas al servicio de las corporaciones.

Así, grandes compañías con un gran potencial de innovación han convertido a sus propios empleados en agentes del crecimiento, empujándoles a plasmar ideas y proyectos para colocar a la empresa en una posición de vanguardia.

Un ejemplo de esta política de empuje es Google, que anima a sus empleados a que dediquen el 20% de su tiempo de trabajo a desarrollar proyectos propios que puedan ayudar a la compañía a continuar en la cresta innovadora.

Raúl del Pozo, fundador de Cink Emprende, consultora española especializada en emprendimiento, señala que “las empresas que impulsan la actividad de sus intraemprendedores tienen un potencial innovador considerablemente más alto que las que no lo hacen”.

También otras empresas, como Telefónica o BBVA, han apostado desde hace tiempo por adoptar un modelo de innovación abierta y fomento del intraemprendimiento. Con esta política, “han creado un ecosistema emprendedor propio donde dan cabida a múltiples agentes externos como emprendedores, inversores y otros agentes del ecosistema empresarial”, resalta Del Pozo.

“En el fondo, hay empresas que están funcionando como si se tratasen de incubadoras, ya que no solo se dedican a producir los bienes y servicios que son objeto de su actividad, sino que también trabajan para que sus empleados cuenten con los medios, la motivación, la formación y los incentivos necesarios para que puedan llevar a cabo esas ideas que pueden ayudar a crecer a la empresa para la que trabajan”, insiste.

Además de apoyar el intraemprendimiento, Google prepara la apertura oficial del Campus Madrid para el próximo 22 de junio. El de Madrid será el cuarto centro en todo el mundo creado para que los emprendedores puedan establecer contacto, aprender y crear compañías innovadoras.

Uno de los objetivos es reunir a las comunidades de startups. La colaboración con los mejores partners espera conseguir que Campus Madrid se convierta en un centro donde los emprendedores tecnológicos locales entren en contacto y crezcan. En definitiva, pretende ser un lugar para estar conectado.

TechHub, que gestiona una comunidad global de emprendedores digitales con espacios en todo el mundo, desde Bangalore hasta Boston, también va a estar presente en Campus Madrid. TechHub alquilará a tiempo parcial mesas siguiendo un modelo flexible, así como espacio de oficinas a tiempo completo para startups.

 

 

 

Normas
Entra en El País para participar