Elecciones 24M

El PP gana por la mínima y puede perder plazas emblemáticas

Los populares pierden 2,5 millones de votos

Fuerte ascenso de Podemos y Ciudadanos mientras se hunden IU y UPyD

Ada Colau celebra su victoria.
Ada Colau celebra su victoria. REUTERS

Los electores propinaron ayer un severo correctivo a los dos partidos clásicos, PP y PSOE, fruto del desafecto generalizado como consecuencia de las políticas aplicadas para combatir la crisis y los innumerables casos de corrupción. El PP fue la fuerza más votada en las elecciones locales y con el 98,34% de los votos escrutados obtuvo el 27,017% de los sufragios, un total de 5.958.821, frente a los 8,5 millones de hace cuatro años. Apenas a 430.000 votos de distancia, y perdiendo 721.000 sobre 2011, se situó el PSOE con el 25,05% de los votos (5.526.049), lo que da idea de lo reñido que va a estar gobernar en muchos municipios.

Así, por ejemplo, en las dos principales capitales del país, Madrid y Barcelona aún se desconoce quién gobernará, ya que ningún partido ha obtenido una mayoría suficiente para hacerlo en solitario. Esperanza Aguirre logró ser la más votada, pero tendrá complicado erigirse como alcaldesa, ya que la suma de los concejales del PP y de Ciudadanos no sería suficiente para frenar una posible coalición de izquierdas (Ahora Madrid, segunda con un concejal menos, y PSOE).

Rosa Díez no se presentará a la reelección como líder de UPyD

Por su parte, en Barcelona, tal y como habían pronosticado los sondeos, Ada Colau, al frente de Barcelona en Comú logra ser el partido más votado, pero de nuevo será el baile de pactos el que decida para quién es el bastón de mando. No obstante, el alcalde en funciones, Xavier Trias, que optaba a la reelección, dio por hecho que la nueva primera edil de la capital condal será Colau.

Otra de las enseñanzas que dejó una noche electoral no apta para cardíacos fue el empuje de las nuevas formaciones Ciudadanos y Podemos, que en el ámbito local se presentaba en cada municipio bajo una marca electoral diferente. De hecho, con los datos del escrutinio facilitados por el Ministerio de Interior Ciudadanos se situaría como tercer partido más votado en todo el territorio nacional, con el 6,55% de los votos (1.446.416) e IU pasaría a ser la cuarta fuerza nacional, al obtener el 4,73% de los votos.

DVD 727(24-05-15) Manuela Carmena. © Bernardo Perez
DVD 727(24-05-15) Manuela Carmena. © Bernardo Perez EL PAÍS

Podemos no aparece como tal en los datos que ofreció anoche Interior al estar integrado con otros nombres en numerosas candidaturas de unidad popular en diferentes municipios. Además, CiU obtuvo el 3,02% de los votos, por delante de ERC, con el 2,32%; del PNV, con el 1,63% y EH-Bildu, con el 1,39%. Así, las nuevas formaciones emergentes serán la llave de la gobernabilidad en numerosos ayuntamientos y comunidades autónomas, en detrimento de Izquierda Unida, que registró un derrumbe sin paliativos, e UPyD, que en plazas emblemáticas donde había conseguido representación como el Ayuntamiento de Madrid, desaparece al obtener menos del 2% de los votos. Los resultados fueron tan inciertos durante buena parte de la noche electoral que lo que en otras ocasiones ha sido un constante ir y venir de líderes valorando los resultados, ayer se convirtió en un silencio sepulcral en las sedes de los partidos y unos pocos comentarios apelando a la prudencia hasta bien entrada la noche.

Nueve de trece comunidades

En cuanto a los resultados autonómicos, que comenzaron su escrutinio una vez culminado el de las elecciones locales, el PP también perdió buena parte del poder que había acumulado en los comicios de 2011. Consiguió ser el partido más votado en nueve de las 13 comunidades donde se celebraban elecciones; mientras el PSOE fue el más votado en dos de ellas: Asturias y Extremadura. Coalición Canaria logró ser el número uno en el archipiélago, mientras UPN volvió a ganar en Navarra.

En Madrid, el PP consiguió ser el partido más votado, pero no pudo reeditar la mayoría absoluta de hace cuatro años, por lo que Cristina Cifuentes tendrá que pactar para gobernar y todo queda pendiente a lo que pueda ocurrir entre las distintas fuerzas de izquierda.

Ciudadanos se ha situado como tercer fuerza, dado que Podemos no ha concurrido con sus siglas

Otro de los bastiones tradicionales del PP, la Comunidad Valenciana, puede pasar a manos socialistas, ya que el candidato popular Alberto Fabra no logró alzarse con la mayoría absoluta. Lo mismo ocurrirá en Extremadura y Castilla-La Mancha, donde los pactos pueden desbancar del poder al PP.

En conclusión, el Partido Popular perdió la mayoría absoluta en todas las comunidades autónomas y solo la mantendría en las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, con porcentajes de escrutinio significativos que varían entre comunidades. Ante la falta de las habituales escenas de los líderes políticos asomados al balcón para festejar su victoria en las urnas, las redes sociales se convirtieron anoche en un hervidero de reacciones en todos los sentidos.

El bipartidismo se queda en el 52%

En los próximos días se hablará sobre todo de si con este resultados puede darse por finalizado el bipartidismo. Lo cierto es que la suma del porcentaje de votos que obtienen las dos fuerzas mayoriatarias apenas suma el 52%, pero también es cierto que tanto PP como PSOE serán las fuerzas que ostenten el poder en la mayoría de plazas, en coalición, pero serán quienes gobiernen.

Rita Barberá, tras votar en Valencia.
Rita Barberá, tras votar en Valencia. REUTERS

Sobre el nuevo escenario que se abre en estos momentos, el secretario general de Podemos Pablo Iglesias aseguró en su cuenta de Twitter: “Empieza a escribirse en España el fin del bipartidismo”. “Nos hubiera gustado que el desgaste de los partidos viejos fuera más rápido”. Después, en una comparecencia pública declaró que hoy (por ayer) “es una noche mágica” e “histórica” en España, que apunta claramente hacia el cambio, y mostró el “orgullo y honor” de su partido por haber sido “la palanca de ese cambio”.

En una comparecencia ante los medios, Iglesias, sonriente y acompañado del candidato de Podemos en la comunidad de Madrid, José Manuel López, y del número dos de la formación, Íñigo Errejón, valoró así los resultados de las elecciones autonómicas y municipales. Por su parte, Esperanza Aguirre anunció que sea o no alcaldesa de la capital, seguirá al frente del PP local y Manuela Carmena, cartel electoral de Ahora Madrid, que podría gobernar el Ayuntamiento con el respaldo del PSOE, tachó la cita como histórica y dio las gracias a los electores por la confianza depositada en su equipo.

La cara más triste la protagonizó Rosa Díez, quien anunció que tras los resultados de ayer no presentará su candidatura para liderar el partido en el próximo congreso extraordinario de UPyD.

El diputado nacional de esta formación, Carlos Martínez Gorriarán, reconoció que los ciudadanos les han “dado la espalda” en las elecciones. “Pues sí, nos han dado la espalda”, afirmó en su cuenta en la red social Twitter, en lo que fueron las primeras declaraciones públicas de un dirigente de UPyD desde el cierre de los colegios electorales. El diputado dio las gracias a todos los que les han votado y a “todos los upeyderos”, y concluyó: “Seguiremos trabajando juntos”.

Por su parte, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, evitó opinar sobre los resultados de las elecciones municipales celebradas en esta jornada porque explicó que se lo impide la ley y se limitó a dar las gracias a todos los que habían colaborado para que la jornada transcurriera sin incidentes. Desde el PP, el vicesecretario de general del partido y director de la campaña, Carlos Floriano, dijo que la próxima legislatura será “la del diálogo y los pactos”.

Normas
Entra en El País para participar